Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

SKELETON

El legado de Mirambell: siete pilotos, a Innsbruck

Mirambell.

FERRAN ZUERAS

La Federación busca talentos con unas jornadas de entrenamiento. La RFEDH quiere pilotos para los Juegos de 2022 y Mirambell quiere crear una escuela.

Ander Mirambell se introdujo en un deporte desconocido como un explorador en la Edad Media. Fabricó un trineo con sus manos y se lanzó a 120 km/h por una pista de skeleton. Sin recursos ni entrenador, logró participar en los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010 e introdujo esta disciplina en España. Ocho años después, con el apoyo de la Federación de Deportes de Hielo (RFEDH), ha lanzado un proyecto para descubrir talentos que puedan dar continuidad a sus hazañas. Mirambell quiere dejar su legado.

"Sería un fracaso que me retirara y que no hubiera nadie detrás. Que haya continuidad es lo máximo a lo que puedo aspirar, es mejor que ganar un oro", explica el catalán en el CAR de Sant Cugat, donde se realizaron los primeros entrenamientos con once seleccionados de una lista de 100. "Los deportistas deben ser personas especiales. Tienen que ser rápidos en la salida, pero también deben tener un buen trabajo de propiocepción y saber pilotar. Hay que adaptarse a las situaciones extremas: al frío, a la velocidad... Y por eso hemos hecho un trabajo mental. Si tienen miedo, por muy buenos que sean, no lo lograrán", aseguró.

La lista se redujo a siete, cuatro chicos y tres chicas, quienes se desplazarán este fin de semana a Innsbruck (Austria) a entrenarse en una pista oficial. Paula Raúl, barcelonesa de 22 años que es atleta y estudia en Lleida, es una de las pilotos de prueba. "Me decían que debía probar este deporte, porque reunía los requisitos físicos y mentales. Me enteré de esta oportunidad y no lo dudé", comenta.

Pero no todos los seleccionados proceden del atletismo. Marta Ferrer hace softball y judo. "Casi todos vienen del atletismo. Y yo tengo un hándicap en la velocidad. Pero mi destreza corporal puede ser una ventaja para saber hacia dónde girar", explicó. Mirambell cree que las mujeres pueden tener más oportunidades de ser olímpicas, debido a que “el nivel no es tan alto”.
Hay deportistas intrépidos, como Luis Izquierdo. "Había visto a Ander por la televisión y me entraron ganas de probarlo. Contacté con él y me dijo que me fuera a una escuela de pilotos a Noruega. Y lo probé, nos enseñaron los conceptos básicos para bajar con seguridad. El lema era Don’t panic, don’t move ('No tengas miedo, no te muevas')". También acudirá Javier Sanz, el más mayor, quien espera a “probarlo para opinar más a fondo”.

La meta de la RFEDH es que alguno llegue a los Juegos de 2022. La de Ander, "que esto sea un proyecto de futuro. Miramos a 2030 y ojalá podamos crear una escuela de pilotos". Así sigue la locura de Ander.

Sergi, el niño de 13 años apasionado del skeleton

Sergi Martínez tiene 13 años y es de Manresa (Barcelona), el piloto más joven de los 11 convocados, aunque no viajará a Innsbruck. Su historia refleja la propagación del skeleton y la humanidad de Ander Mirambell. "Con once años, en el colegio La Flama de mi ciudad, decidimos ponerle un nombre a la clase. Y un compañero dijo skeleton. Todos nos informamos", comentó el niño, que ha podido desplazarse con el trineo por la pista de atletismo del CAR. "Contactamos con Mirambell y vino a darnos una charla. Nos explicó todo. Nos encantó. Me compré su libro y para mí es un referente", explicó.

No lo dudó cuando salió esta oferta: "Habitualmente practico hockey patines, pero escribí la carta y me apunté. Es un honor que me hayan llamado, mi madre no se lo cree".
"Me gustaría ser Ander Mirambell. Avanzó de cero, sin información. Y eso tiene mucho mérito", comentó Sergi, quien ha compartidos dos días inolvidables. Quién sabe si, con los años, será él el protagonista.