Kielce
36
FIN
42
Barcelona

BALONMANO

El Barça, un rodillo en la pista del Kielce de los Dujsebaev

Consolida su liderato en el grupo de la Champions en un partido en el que el portugués Gilberto fue el desequilibrante

0
Gilberto Duarte.
PIOTR POLAK EFE

Esta plantilla que ha montado el Barcelona para acceder a la lucha por la Champions da la impresión de que no tiene límites. Se impuso en Polonia al Kielce de los Dujsebaev, que sí, que tenía bajas muy serias, como la del central Cindric que obligó a Talant a organizar a su equipo de una manera ortodoxa, pero es el que Barça se impuso por 36-42, rompiendo la barrera de los cuarenta tantos, en una tarde en el que el protagonista fue Gilberto Duarte.

Porque Duarte, de nacionalidad portuguesa, sin un rol definido en el equipo azulgrana, hasta el punto de que los rumores apuntaban que podría salir del equipo en enero, en este partido fue uno de los hombres desequilibrantes, y eso que reaparecía N´Guessan. Acabó con nueve tantos, los mismos que Mortensen, pero el extremo son los que suma casi a diario.

Tras una primera mitad de tanteo, aunque casi siempre con el Barça por delante, los polacos no pudieron evitar la velocidad barcelonista, con casi 15 goles de contragolpe, con lo que eso supone de desgaste para cualquier defensa rival.

De esta manera el cuadro catalán mete distancias sobre sus perseguidores, ya a cuatro puntos, con lo que si mantiene la dinámica actual bien podría evitarse la primera eliminatoria de la Champions como primero de grupo. Su solidez está fuera de duda, aunque, por buscar un pero, concedió 36 goles, una cantidad exagerada para un equipo con tantos jugadores de primer orden.