Competición
  • Champions League

Balonmano

El Barcelona desatado arrolla al Ademar en la segunda mitad

Ariño, titular ante el Ademar

@fotofdiaz

DIARIO AS

Pese a un inicio atascado, el equipo leonés equilibró el partido antes del descanso, pero en la segunda mitad ya no pudo aguantar a los locales

El Barcelona sumó otra victoria, la undécima de la temporada en la Liga Asobal, y que parecía decidida en los primeros cinco minutos (8-2) de partido cuando los visitantes estaban a la deriva, pero una llamada al orden de Guijosa, el cambio de director de juego, y menos pérdidas de balón, ayudó a los visitantes a equilibrar el partido, para caerse en la segunda mitad cuando se quedó sin contestación a un Barça desatado, que pasó del 17-17 al descanso al 37-29 final.

El Ademar de este encuentro tuvo en el banquillo su mejor aportación, en especial con Juanín García y Juanjo Fernández. El veterano extremo, de regreso a una casa que fue la suya durante nueve años, tuvo momentos de gran inspiración en la primera mitad, con cuatro goles sin fallo que ayudaron a los suyos a recuperar las diferencias. Incluso cuando el Barça ordenó un 5-1 en defensa, fue Juanín el que echó una mano para desequilibrar con sus cambios de posición. Eso impidió que los azulgrana sacasen partido al avanzado, incluso que rebajasen el ritmo del partido para que el Ademar recuperase el resuello.

En la segunda mitad marcó antes del Ademar (17-18, su única ventaja en el partido), pero se encontró con un Barcelona desatado, que a mil por hora, sin descanso, marcaba en jugadas casi individuales, de Men, de Duarte, de Víctor Tomás. Otra vez a los cinco minutos pidió tiempo Guijosa, pero ahora ya no tuvo opción de recomponer a los suyos; el Barça no le dio una segunda opción,

 

 

 

pero que tuvo contestación del Ademar en la primera mitad para irse con empate al descanso (17-17), e incluso llegó a ponerse por delante (17-18). Pero el Barcelona actual no necesita un gran juego colectivo para decidir, y con la primera línea productiva (Mem y Duarte sobre todo) aniquiló a los leoneses en la segunda mitad: cada error visitante era gol local, y de ahí esa renta en media parte