Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

Gimnasia

Simone Biles, la gimnasta con más oros mundiales de siempre

Simone Biles.

Francois Nel

Getty Images

Pese a su año sabático y a un cálculo renal, la estadounidense es inigualable: a falta de dos finales ya lleva tres títulos y una plata

Con su victoria en la final de salto, el Aspire Dome de Doha asistió a un nuevo récord de Simone Biles: si un día antes había ganado su cuarto título mundial en la general individual, más que nadie en la historia de la gimnasia, hoy ha sumado el oro número trece entre las cuatro citas mundialistas que ha disputado, uno más que Vitaly Scherbo.

La ganadora de otras cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Río ya es la gimnasta más exitosa de la historia. Mañana le quedan dos aparatos más, suelo y barra de equilibrios, y en ambos parte con la mejor nota. Si por lo menos sube al podio igualará las 20 medallas mundiales que tiene la rusa Svetlana Khorkina (39 años), con quien compartía la marca de ser las únicas que, hasta ahora, habían alcanzado tres títulos mundiales en el concurso general. Lo de batir el récord de podios en los Mundiales de la gimnasia tendrá que dejarlo para 2019, en Stuttgart (Alemania), porque Scherbo mantiene el récord de 23 (y doce ellas de oro).

Pero lo más extraordinario de la mejor gimnasta moderna no es que sea la que más oros ha logrado en los mundiales, sino las condiciones en cómo lo hace: tras los Juegos de Río se tomó más de una temporada sabática, lo que era ya algo excepcional en la gimnasia, porque tenía 19 años. Cuando regresó, con una nueva entrenadora, Laurent Landi, y tras unos meses complicados al verse salpicada por el escándalo sexual del doctor Nassar, que también abusó de ella, Simone reapareció en el Campeonatos de Estados Unidos en agosto. Y alzó en Boston un nuevo títulos con más de 60 puntos, una barbaridad con el nuevo código.

Otro asunto: llegó a Doha convencida de ganar, y a 40 horas de la competición sufrió un cólico por el que fue hospitalizada. “Un cálculo renal no me va a impedir realizar lo que he venido a hacer en Qatar”, comentó a los periodistas de Estados Unidos cuando abandonó el centro médico para conquistar el oro por equipos.

Más aún, en la final del concurso general falló en dos aparatos: no se recuerdan de ella dos errores en la misma competición (salto y asimétricas). Y aun así se llevó la medalla de oro (57,491) por casi dos puntos de ventaja sobre la segunda clasificada, la japonesa Mai Murakami (55,798). Desde que debutó en el Mundial de Amberes (2013), Simone Biles no ha perdido la general en ninguna de las competiciones en las que ha participado.

Su éxito lo anula todo, aunque en Bélgica celebran el oro de Nina Derwael en asimétricas (Biles debió conformarse con la plata), y en México el bronce de Alexa Moreno en salto. Hitos para sus países.

Oksana Chusovitina, la mamá del Mundial

Cuando Oksana Chusovitina compitió en los Juegos Olímpicos de Barcelona no había nacido ninguna de las mejores gimnastas actuales. La uzbeca, de 43 años, ayer acabó cuarta en la final de salto, el aparato en el que tiene ocho medallas mundiales (otra plusmarca). Ha competido en siete Juegos Olímpicos con tres nacionalidades. Cuando competía por Alemania recaudaba dinero para atender la enfermedad de su hijo.