BALONAMNO

Granollers gana en Puente Genil y Alcobendas al Anaitasuna

Granollers gana en Puente Genil y Alcobendas al Anaitasuna

El conjunto catalán derrotó 26-27 al cuadro andaluz en un partido vibrante. Por su parte, el Alcobendas confirmó su mejoría en casa ganando a los navarros.

El Fraikin Granollers se llevó un trabajado triunfo por 26-27 en Puente Genil, donde llegó a ir perdiendo por tres tantos a los ocho minutos de la reanudación, pero, con el buen hacer de Figueras y su mayor experiencia, acabó por superar a un buen Angel Ximénez-Avia que sigue sin ganar ante su afición. Los catalanes, que con esta victoria se afianzan en la zona alta de la tabla, empezaron mejor y pronto cobraron ventaja (0-2, minuto 3), aunque los pontanenses no tardaron en reaccionar y merced a un parcial de 3-0 le dieron la vuelta al marcador poco antes de llegar a los diez minutos de juego (3-2).

A pesar del empuje local, el conjunto dirigido por Antonio Rama volvió a coger el mando gracias al infalible Adriá Figueras desde la posición de pivote, pero nunca dispuso de una ventaja superior a los dos tantos. Por el bando cordobés era el central Juan Castro el que mantenía a su equipo en el partido con su dirección de juego y goles, hasta que, a seis minutos del descanso, el Ximénez logró adelantarse de nuevo (12-11, m.24). Fue entonces cuando los pupilos de Julián Ruiz se asentaron más en el juego y, con un gol de Juanlu Moyano, consiguió su mayor renta, el 15-13 con el que se llegaba al descanso.

Tras el paso por los vestuarios se repitió la historia inicial, pues el Granollers marcó pronto dos goles con los que, en este caso, igualó la contienda, pero en esta ocasión el Angel Ximénez no permitió que los hombres de Rama se adelantaran en el electrónico. El equipo de Puente Genil volvió a situarse por delante (19-17) e incluso el sevillano Juan Antonio Vázquez 'Chispi' firmó la máxima ventaja para los locales, un prometedor 20-17 a los ocho minutos del segundo tiempo.

Sin embargo, cuando peor pintaba para los catalanes, emergió la figura de Antonio García, que, junto al incombustible Adriá Figueras, le dieron la vuelta a la situación con un parcial de 0-4 que situó el 20-21 en el marcador casi al filo del ecuador del segundo periodo. Los de Granollers supieron administrar esta diferencia a la perfección y, a pesar de que los locales igualaron a 25 a cinco del final, los catalanes lograron un 25-27 tras una doble parada de 'Bombón' que les acabó dando una victoria por la mínima (26-27) y que deja en los últimos puestos al Angel Ximénez.

Alcobendas confirma su transformación como local con un nuevo triunfo

El Secin Group Alcobendas encadenó su segunda victoria consecutiva como local, tras imponerse este domingo por 27-26 al Helvetia Anaitasuna, en un encuentro en el que los madrileños volvieron a demostrar la transformación radical que muestran cuando juegan como local. Y es que si el conjunto madrileño cuenta por derrotas todas sus salidas, incluida la eliminatoria de la Copa del Rey que le enfrentó el pasado miércoles con el BM. Torrelavega, equipo de la División de Honor Plata, al abrigo de su público, los de Angel Castaño se convierten en un equipo realmente competitivo. Tal y como este domingo pudo comprobar el Helvetia Anaitasuna, un equipo diseñado para luchar por objetivos mucho mayores que los del Alcobendas, que cayó atrapado en el batalla táctica en la que los locales necesitan convertir sus partidos para tener la más mínima opción de ganar. Lastrados por su inferioridad física, como refleja el hecho de que el jugador más grandes de los madrileños sea el pivote Javi Rodríguez, un chaval de apenas 16 años que debutó este domingo en la Liga ASOBAL, el Alcobendas necesita apoyarse en la estrategia para poder competir.

Especialmente en defensa, donde los locales, como recalcó el preparador Angel Castaño, deben tratar de forzar a sus rivales a elaborar al máximo sus ataques para impedir que el juego derive en una sucesión de unos contra uno en los que el Alcobendas tiene poco o nada que hacer. En definitiva, jugar con la paciencia de sus oponentes, un peligroso juego como pudo comprobar este domingo el Helvetia Anaitasuna, que durante muchos minutos careció de la calma necesaria para hacer valer su ventaja de kilos y centímetros. Y eso que los navarros no pudieron empezar mejor, moviendo con celeridad y criterio el baló hasta encontrar a los extremos, en particular, a Carlos Chocarro, que con sus tres tantos permitió la primera escapa (4-6) del Anaitasuna en el marcador. Pero cuando todo parecía más favorable para los visitantes, los de Iñaki Aniz comenzaron a perder la serenidad ofensiva que habían mostrado hasta entonces con precipitados lanzamientos que permitieron entonarse al portero local.

Una circunstancia que permitió al Alcobendas no sólo ya igualar la contienda, sino situarse con una ventaja de dos tantos (9-7), tras un contundente parcial de 5-1 que encendió todas las alarmas en el banquillo del Helvetia Anaitasuna, obligado a pedir con urgencia un tiempo muerto. Parón que pareció devolver la calma a los de Pamplona, que con la salida a la pista del central serbio Mladen Krsmancic e Ibai Meoki, recobraron la paciencia para hacer circular el balón hasta encontrar al hombre libre. En esta ocasión, el extremo Alvaro Gastón que con sus goles no sólo permitió al Anaitasuna llegar con ventaja al descanso (12-13) sino que pareció mostrar a los navarros el camino para llegar a la victoria. Una lección que los de Iñaki Aniz se dejaron olvidada en los vestuarios, tal y como se demostró en el arranque de la segunda mitad, en la que el ataque del conjunto navarro volvió a estar marcado por las prisas y al precipitación.

El combustible que necesita el Secin Group Alcobendas para alimentar su vertiginoso juego de contraataque, el arma que los locales necesitan para abrir brecha (20-17) en el marcador. Una renta que los madrileños, pese a su inexperiencia y juventud, lograron conservar hasta los minutos finales, en los que una exclusión del islandés Stefan Thorssson, permitió al Anaitasuna situarse a tan sólo un tanto (26-25) a un minuto y medio para la conclusión. Pero entonces surgió la figura del portero bielorruso Dzmitry Patotsky, el héroe de la victoria sobre el Quabit Guadaljara, que con una soberbia parada al lanzamiento de seis metros de Carlos Chocarro acabó con las esperanzas de victoria de los navarros. Y es que ni nada, ni nadie pudo arrebatar ya el triunfo (27-26) a un Secin Group Alcobendas, que no sólo sumó su segundo triunfo consecutivo en casa, sino que logró escapar de los puestos de descenso que hasta ahora siempre había ocupado.