Competición
  • Champions League

PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

Messner y Wielicki: un Premio Princesa al “arte de sufrir”

Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki

José Luis Cereijido

EFE

Los alpinistas reciben este viernes (18:10, La 1) en el Teatro Campoamor de Oviedo el Princesa de los Deportes por sus hitos en las montañas.

El alpinismo está alejado de los focos, de las portadas; de la aristocracia del deporte. La dedicación no siempre es compensada por la opinión pública. Por eso, el Premio Princesa de los Deportes que esta tarde (18.10, La 1) reciben en el Teatro Campoamor de Oviedo Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki adquiere un especial significado. “El alpinismo no tiene que ver con los Juegos Olímpicos. Aquí no hay dinero”, expresa Messner como primera puntualización, ya en el hotel de La Reconquista de la capital asturiana. La intervención tiene lugar 24 horas antes de recoger su galardón. Orgulloso el italiano del carácter “underground” de su especialidad, su discurso se dirige a exaltar los valores que le acompañan a cada aventura en la montaña.

Reinhold Messner es el más mediático de la pareja: le avala su cima en el Lhotse, allá por 1986, cuando se convirtió en el primer hombre en el mundo que conquistaba las 14 cimas de más de 8.000 metros. Es un mito. El italiano aterriza en Asturias un día después que su compañero Wielicki (el cuarto en alcanzar la cima en los 14 ochomiles), que ya el jueves pudo comprobar el calado de su distinción con alumnos del colegio Paula Frassinetti, en Avilés. El italiano aprovecha el foco para destacar la esencia del alpinismo y distinguirlo de nuevos usos de su disciplina que se van, poco a poco, extendiendo. “Hay gente que ni toca la roca, que va directamente a los rocódromos. Y en la montaña te encuentras a turistas. Los alpinistas ricos solo tienen interés en colgarse una medalla”, expone, antes de resumir su sentir en la montaña: “Te sientes renacido en lugares peligrosos y vuelves a soñar con nuevos proyectos”. Y sentencia: “El alpinismo es el arte de sufrir, no un deporte para ricos”.

La intervención de Messner sirve, además, para subrayar la importancia de Wielicki, alguien que es su opinión no había logrado una reconocimiento unánime. El polaco responde con elegancia a su compañero de premio: “Tú eres la leyenda”. Hoy, los dos se convierten en leyenda de los Princesa de los Deportes, en un homenaje al “arte de sufrir”.