Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC WAC

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

ATLETISMO | MUJERES CON HISTORIA

Gail Devers: a la velocista-vallista de las 17 medallas le querían cortar los pies

Gail Devers compite durante la final de 100 metros vallas de la IAAF World Athletics Final de Mónaco de 2003.

JEAN-PAUL PELISSIER

REUTERS

Sufrió el ‘Mal de Graves’, una extraña enfermedad a la que combatió con terapia radiológica. Se recuperó y se convirtió en una estrella.

La estadounidense Gail Devers, la mujer que mejor ha compatibilizado los 100 metros lisos y con vallas, estuvo a punto de que le amputaran los pies a causa de una extraña enfermedad denominada ‘Mal de Graves’, que tiene su origen en disfunciones de la glándula tiroides. Unos médicos estaban a favor de esa medida drástica, para salvarle la vida, pero otros se inclinaron por un tratamiento radiológico, que dio sus frutos y que no impidió que fuera una de las grandes coleccionistas de medallas olímpicas y mundialistas de la historia, con 17 en total.

Muy a menudo había tenido problemas físicos, como migrañas y perdidas de visión, pero el ‘Mal de Graves’ le fue detectado a finales de los años ochenta, tras ser eliminada en las semifinales de los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.

El tratamiento fue muy agresivo y sufrió problemas para andar por ella misma, pero consiguió reaparecer en los Mundiales de Tokio 1991, en los que ganó la medalla de plata por detrás de la rusa Ludmila Narozhilenko, que años después iba a tener un cáncer de mama que obligó a la amputación de uno de sus pechos.

El gran paso adelante lo dio Devers en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, en los que venció en los 100 metros en una final apretadísima, con cinco mujeres en seis centésimas de segundo, sucediendo a su compañera de entrenamientos, la estadounidense, Florence Griffith, aún plusmarquista mundial y fallecida mientras dormia varios años después de su retirada.

Experiencia agridulce para Devers, porque después se cayó aparatosamente en los 100 metros vallas, cuando iba en cabeza, y sólo consiguió terminar en la quinta posición en una carrera en la que venció la griega Voula Patoulidou. El golpe impidió que se alineara en el 4x100 metros norteamericano, que así y todo fue el campeón.

En Atlanta 1996 repitió el título de los 100 metros lisos y se convirtió en la segunda mujer en la historia que lo conseguía, tras su compatriota Wyomia Tyus, vencedora en Tokio 1964 y México 1968. Posteriormente hizo lo propio la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Brown en Pekín 2008 y en Londres 2012. No es fácil renovar títulos olímpicos de 100 metros: en hombres sólo lo han conseguido el estadounidense Carl Lewis (Los Ángeles 1984 y Seúl 1988, tras la descalificación de Ben Johnson) y Usain Bolt (Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016), que lo ha logrado en tres ocasiones.

Aparte de por su extraordinaria calidad como atleta, Gail Devers (Yolanda era su nombre inicial, por el que nadie la llamaba) se hizo famosa por las uñas extraordinariamente largas y policromadas que exhibía. Como hizo anteriormente Florence Griffith. El motivo de Gail para llevar esa especie de garras es curioso: su padre la castigaba de pequeña por mordérselas y, cuando se emancipó, decidió dejárselas crecer casi hasta el infinito.

Gail Devers se desata las zapatillas con sus uñas largas tras ganar la prueba de 60 metros lisos en los Mundiales de Pista Cubierta de Budapest de 2004.

Sus 17 medallas

Juegos Olímpicos:

Barcelona 1992: Oro en 100 (10.82)

Atlanta 1996: Oro en 100 (10.94) y en 4x100 (41.95)

Campeonatos del Mundo:

Tokio 1991: Plata en 100 mv (12.63)

Stuttgart 1993: Oro 100 m (10.82) y en 100 mv (12.46) y plata en 4x100 (41.49)

Gotemburgo 1995: Oro en 100 mv (12.68)

Atenas 1997: Oro en 4x100 (41.47)

Sevilla 1999: Oro en 100 mv (12.37)

Edmonton 2001: Plata en 100 mv (12.54)

Mundiales en pista cubierta:

Toronto 1993: Oro en 60 m (6.95)

París 1997: Oro en 60 m (7.06)

Maebashi 1999: Plata en 60 m (7.02)

Birmingham 2003: Oro en 60 mv (7.81)

Budapest 2004: Oro en 60 m (7.08) y plata en 60 mv (7.78)

0 Comentarios

Normas Mostrar