ATLETISMO

Daniel Pardo, lanzador de peso que se gana la vida como minero

Trabaja en el desmantelamiento de una mina en La Robla (León). "Es un desgaste extra", dice el atleta, subcampeón de España tras Carlos Tobalina.

León
0
Daniel Pardo, lanzador de peso que se gana la vida como minero

Su progresión le colocó el cartel de heredero de su paisano 'Supermán' Martínez, sin embargo Daniel Pardo cree que este traje todavía le queda muy grande y que quizá nunca llegue, siquiera, a acercarse a lo que logró el excampeón del mundo y medalla olímpica en Atenas 2004, y mientras tanto sigue trabajando en la mina.

Y es que pese a ese futuro que se le auguraba Pardo tiene que "buscarse la vida", como él en entrevista con Efe, para poder compatibilizar el deporte, en este caso el atletismo, con la vida laboral, trabajando en un entorno tan duro como es la mina, con labores de desmantelamiento de una explotación en La Robla (León).

"Es difícil poder vivir del atletismo para la gran mayoría de atletas, pero lo es más cuando todavía se están empezando a conseguir los resultados", señala el lanzador del Club Marathon de Madrid que recientemente logró su mayor éxito, el subcampeonato de España absoluto, tan solo por detrás del cántabro Carlos Tobalina.

Por eso, el éxito logrado en Getafe (Madrid) le dejó, afirma, "un sabor de boca inesperado, porque el resultado superó, en muchísimo, las expectativas que estaban marcadas en superar los 18 metros, pero ni mucho menos en alcanzar los 18,82".

El actual discípulo de Víctor Rubio, que con anterioridad compartiera entrenamientos con el ''gurú' de la especialidad, el también leonés Carlos Burón -que moldeó a Manuel Martínez o Margarita Ramos entre otros dominadores de la especialidad-, aprovechó la inercia positiva en cuanto a motivación de su anterior título nacional sub-23, para dotarle de más valor con esta plata.

Si Tobalina (FC Barcelona) logró su primer título absoluto al aire libre rozando los 20 metros, Daniel le secundó en el podio, dejando el tercer escalón para José Angel Pinedo, que se quedó a 14 centímetros del leonés, en una prueba donde la gran ausencia fue la del malagueño Borja Vivas por lesión.

Precisamente esta circunstancia incrementó las esperanzas del atleta leonés que, sin embargo, cree que éste primer éxito le ha llegado "quizá algo tarde, porque en otras competiciones, sobre todo en pista cubierta, hubo opciones para haber logrado ya cosas importantes, pero faltó que
lo realizado en los entrenamientos saliera, como aquí ocurrió, en una gran competición".

Este subcampeonato de España le abre más puertas y sobre todo dispara las esperanzas de Pardo que ya se fija como siguiente objetivo "a medio plazo", empezar a acercarse a la barrera de los 20 metros "intentando adquirir una regularidad con marcas de mayor valor", comenta.

Todo eso continuando con su ritmo habitual de trabajo-entrenamientos que le supone, reconoce, "un desgaste extra" para poderse centrar, aún más, en el atletismo y dar ese salto cualitativo que le permitiera, por ejemplo, "mejorar en la técnica, para seguir puliendo defectos".

Lo que tiene claro Daniel Pardo es que sus dos principales rivales, Tobalina y Vivas son "como el Madrid y el Barcelona, si ellos no fallan estarán siempre por delante, aunque lógicamente, por edad, debería de haber una progresión diferente, pero todavía están lejos",
apunta.

Todavía lo está más el que fuera su referente en la niñez, con el que comparte actualmente instalaciones, el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León, el actualmente entrenador Manuel Martínez, que ya le ha dado algún consejo pero al que considera "único, porque difícilmente
otro lanzador llegará a lo conseguido por él", afirma rotundo.

Para el 2019 los objetivos serán, la Copa de Europa de lanzamientos, donde ya ha participado en alguna ocasión como atleta sub-23 y el Europeo en pista cubierta de Glasgow (Escocia), para el que "sueña, porque es gratis" con poder ganarse la plaza y debutar como internacional absoluto.