ATLETISMO | MONTAÑA

Las tormentas obligan a evacuar a mil atletas en Gipuzkoa

Las tormentas obligan a evacuar a mil atletas en Gipuzkoa

El polideportivo de Beasain se ha convertido en refugio después de la suspensión de la carrera nocturna de montaña Ehunmilak. Se han vivido momentos de mucha tensión.

El polideportivo de Beasain ha sido un hervidero durante toda la jornada. Se ha convertido en refugio para mil personas tras la suspensión de la ultra trail Ehunmilak. Cruz Roja dio por finalizado el dispositivo a las cuatro de la mañana tras una noche "muy difícil", según reconocen los organizadores de la carrera nocturna de montaña. Las terribles tormentas que han azotado la zona han elevado el reto de los promotores del evento, que en coordinación con los servicios de emergencia han tenido que emplearse a fondo para sacar del monte a los deportistas que habían decidido hacer frente a dos de las pruebas (también estaba en juego la Goierri Trail G2haundiak). Por Larraitz y Azpeitia era imposible transitar.

Los 893 atletas participantes ya habían tomado la salida en autobuses contratados por la organización. El club Arrastaka Mendi Taldea, promotor de la prueba, estaba pendiente desde la noche anterior de los pronósticos del tiempo porque existía una alerta amarilla por riesgo de tormentas, a pesar de lo cual, los atletas decidieron salir en la Ehunmilak, sobre un recorrido de 168 kilómetros, y la G2H, sobre un trayecto de 88 kilómetros.

No obstante la situación meteorológica se complicó y, sobre las 00:30 horas, obligó a neutralizar la Ehunmilak en Azpeitia, tras 52 kilómetros, y la G2H en Larraitz (Abaltzisketa), tras 19, a la espera de ver como evolucionaba el tiempo. Finalmente "se tomó la decisión de suspenderlas para no perjudicar a los corredores", según precisa Ignacio Martín, portavoz de la organización.

Seguidamente se preparó un plan de evacuación para trasladar, desde ambos puntos al polideportivo de Beasain, a los 435 atletas de la Ehunmilak y a los 458 de la G2H, para lo que se contrataron autobuses y se requirió la ayuda del dispositivo instalado por la Cruz Roja para cubrir la prueba, que, tras solicitar refuerzos, emplearon 14 todoterrenos, 13 ambulancias y 13 vehículos de 9 plazas en los traslados. De esta manera, todos los participantes fueron conducidos al citado polideportivo, donde pudieron ducharse y recuperar sus pertenencias, antes de regresar a sus casas sin que se produjera percance alguno. Aún queda por celebrar una tercera prueba, un maratón que tendrá lugar mañana.

Aspecto de la zona de meta

0 Comentarios

Normas Mostrar