Texans y Patriots: el calendario más fácil de la NFL

NFL

Texans y Patriots: el calendario más fácil de la NFL

Texans y Patriots: el calendario más fácil de la NFL

Basándonos en la previsión de partidos ganados que las casas de apuestas de Las Vegas dan a cada equipo tras el draft, Houston y New England sonríen.

El primer párrafo de un artículo debe servir para atrapar al lector, para venderle que lo que viene a continuación es estupendo y que no se lo debe perder. Vamos allá. El concepto de dificultad de calendario en la NFL es una milonga infumable que no aporta nada; voy a hablar de la dificultad de calendario en la NFL. Que tengáis muy buen día.

No, esperad. Voy a hablar de los New England Patriots. Hola otra vez.

El caso es que la mayor parte de los métodos que tratan de calcular qué equipo va a tener un camino más complicado para la siguiente temporada se basan en mirar el récord del año anterior y aplicarlo al futuro. Ese es el grave problema de estos ejercicios, porque la NFL cambia de manera radical de año en año y es absurdo extrapolar el récord pasado a los resultados futuros. Por eso cada vez que veo un artículo analizando la dureza del calendario me muero de risa y paso página a toda velocidad.

Sin embargo, me gusta el método que emplea Warren Sharp en Rotoworld que consiste en fijarse, sobre todo, en las previsiones de victorias de la temporada que dan las casas de apuestas de Las Vegas, así como los handicaps, y que se van adaptando con la agencia libre y el draft. De esta manera se tiene una visión mucho más certera de lo que va a ser la campaña futura.

Por supuesto, nada especialmente científico ni fiable, pero sí que mucho más aproximado. Porque se factoriza cada partido de tal manera que se incide en las ventajas o desventajas concretas de cada emparejamiento. Eso es lo que se valora por los apostantes y, por lo tanto, lo que opina la gran mayoría de seguidores y expertos de la liga.

Pues según este método resulta que los dos equipos que mejor calendario tienen en 2018 son los Houston Texans y los New England Patriots. Sí, digo dos para poder meter a los Patriots en el titular. Ambos, no lo olvidemos, se enfrentan en la jornada inaugural de la temporada en Fóxboro.

En el top diez de equipos más "afortunados" (entre comillas y a priori, claro) destacan los Jacksonville Jaguars, en el #4, los Green Bay Packers, #8 y unos San Francisco 49ers sobre los que están centradas muchas miradas y que tienen el décimo calendario más fácil. Quiero subrayar a Los Angeles Chargers, equipo en el que tengo centradas muchas esperanzas (John Elway también cree que serán muy bueno; Elway y yo, uña y carne) y que están en el #3 de esta ranking.

Si nos vamos a la parte baja nos encontramos con que los más perjudicados son los Arizona Cardinals, con el añadido de que se enfrentan en septiembre a una plétora de grandes pass rushers (Joey Bosa, Cameron Jordan, DeMarcus Lawrence, Von Miller) a los que la salud de Sam Bradford puede recibir con los brazos abiertos y dar paso a Josh Rosen antes de lo imaginado.

Siguen a los Cardinals en esta clasificación los Tampa Bay Buccaneers y los Seattle Seahawks, a los que parece que los problemas se les acumulan. Entre los peor parados por el calendario y, a la vez, favoritos a ganar la Super Bowl aparecen los New Orleans Saints en el #27, Los Angeles Rams en el #23, los Philadelphia Eagles en el #22 y los Minnesota Vikings en el #21.

Vuelvo al principio: por supuesto que el significado de la dureza del calendario es escaso. De hecho, es nulo en la inmensa mayoría de los casos. Es algo diferente en el artículo que nos ocupa, porque creo que Sharp se ha trabajado un método que merece atención (y aplauso). Eso sí, al final todo se decidirá en el campo con innumerables sorpresas y equipos que superan cualquier expectativa mientras que otros se hundirán de manera inexplicable, y eso no lo puede valorar nadie hoy.

0 Comentarios

Mostrar