Laidlaw descose a Francia a pateo limpio tras el descanso

RUGBY | 6 NACIONES

Laidlaw descose a Francia a pateo limpio tras el descanso

Greig Laidlaw

LEE SMITH

Action Images via Reuters

Escocia remontó gracias a la sucesión de infracciones de los franceses (32-26). El Gallo podría jugarse la Cuchara de Madera contra Italia.

Tampoco en Edimburgo. Francia continúa con su crisis y pese a un inicio esperanzador en Murrayfield, era cuestión de tiempo que la versión actual del Gallo se fuera desinflando. Un doblete de Teddy Thomas hacía soñar a los galos con un triunfo que le diese, sobre todo, crédito.

 Pero no, tampoco tuvo que hacer tanto Escocia, sólo aprovechar los fallos de su oponente, las infracciones defensivas, y así, uno tras otro, fueron cayendo hasta seis golpes de castigo con los que Laidlaw dio forma a la remontada tras el descanso. Del 20-26 al 32-26 en apenas 20 minutos, y con ello adiós a la ilusión de una Francia que en doce días recibe a Italia en Marsella con la Cuchara de Madera en juego. Para estas cosas se ha quedado la histórica Francia.

¿Y Escocia? Pues ganó, que era lo que necesitaba, pero tampoco está para tirar cohetes. El juego de la ventana de otoño, tuteando a los All Blacks, queda ya algo lejosThomas animó el partido pronto. En una acción similar al ensayo que firmó ante Irlanda, volvió a romper a la defensa rival, de fuera a dentro y aprovechando los fallos de placaje del Cardo. Eso, sumado a un golpe de castigo rascado por Francia en un ruck, permitía a Machenaud colocar el 0-10.

Escocia no podía permitirse otro ridículo como el de Cardiff y Hogg buscó con una patada romper la defensa del Gallo, aunque Thomas abortaba el peligro. Apretaba el Cardo y en una buena carga de sus segundas (Gray y Gilchrist) habilitaban a Maitland para posar en la esquina. Finn Russell, muy flojo ante Gales, se empeñaba en demostrar que sigue sin estar fino y con sus pateos echaba por tierra varias opciones locales.

La defensa de ambos contendientes era más bien floja y Thomas y Huw Jones lo aprovecharon. Primero, el doblete del ala francés, con una patada larga en la que Laidlaw se veía sorprendido por el bote irregular del oval para que Thomas posara. Respondería el segundo centro con una ruptura entrando en diagonal después de un ruck. Dos ensayos para cada uno, aunque con sendos golpes de castigo pasados por Machenaud (el segundo al filo del descanso) el tanteo dejaba un 14-20.

Serin entró por el medio melé al descanso y comenzó un duelo de pateadores con Laidlaw. El escocés iba haciendo la goma y el francés respondía. En ese intercambio de golpes, aprovechando los golpes de castigo de uno y otro, se mantuvo la ventaja visitante hasta el 20-26 del minuto 57. Ahí se acabó el Gallo. El Cardo apretó y en cada una de sus embestidas iba cayendo en infracciones el cuadro de Jacques Brunel.

En algo más de un cuarto de hora pasó cuatro veces más el oval entre palos el caledonio y dejó el tanteo en el 32-26. Francia se aferró a un Beauxis lento, errático, y que regalaba balones incluso en campo propio. Escocia remontó y celebró una victoria necesaria tras el desastre de Cardiff, aunque aún le falta mucho si quiere ganar el torneo (alguna opción tiene si gana los tres partidos restantes... y con un bonus que fue incapaz de rascar ante el Gallo). Al otro lado de los Pirineos continúan a lo suyo. Cuesta abajo y sin frenos.

0 Comentarios

Normas Mostrar