Pittsburgh Steelers

Nos vemos en septiembre, Pittsburgh Steelers

Nos vemos en septiembre, Pittsburgh Steelers

Kevin C. Cox

AFP

La mayor parte del drama y la tensión de la offseason de los Steelers era saber si volvía Big Ben o no; con eso resuelto, el foco es para Le'Veon Bell.
Kansas City Chiefs vs Los Ángeles Rams, NFL; partido en vivo

¿Cómo se va a retirar Ben Roethlisberger, hombre? ¿Cómo va a existir duda si quiera tras verle en uno de los mejores partidos de su carrera, probablemente uno de los mejores partidos de la historia de cualquier quarterback? Por favor, que ayer, ¡ayer mismo! Don Big Ben pegó cinco pases de touchdown como cinco soles, al menos cuatro de ellos de antología, y alcanzó las 469 yardas. Que con todo en contra, con un marcador imposible de 28-7 abajo, siguió lanzando, peleando, luchando hasta el mismísimo último instante del encuentro.

Y eso sin citar el hecho que, de retirarse, tendría que devolver más de 12 millones de dólares que ya cobró como signing bonus de su último contrato y dejaría de cobrar 36 millones en los próximos dos años. 48 millones de dólares son muchos para cualquiera.

No, no cuadra por ningún lado. El problema es que es él mismo el que lleva un par de años insistiendo en que no sabe, que ya verá, que hablamos en verano, etc. Y, tampoco lo olvidemos, precisamente ante los Jaguars, en temporada regular, dijo aquello de "igual ya no tengo lo que hay que tener para jugar a esto" tras sus cinco intercepciones.

Es obvio que sí lo tiene. Vaya si lo tiene. Así que la gran incógnita de la offseason de los Steelers ya está resuelta. Sin dejar pasar ni un minuto, Roethlisberger contó ayer ante la prensa que planea volver en 2018, así que aquí paz y después gloria.

Por lo tanto, la preocupación para por la situación de otra de las Killer Bees. Le'Veon Bell ha jugado esta temporada con contrato de jugador franquicia y ya ha dicho que no tiene intención de volver a hacerlo. Además, quiere salir al mercado libre a pedir sueldo de running back Y de receptor; tan loco como suena, pues nadie le va a dar el dinero que pide, sí que es capaz de crear un buen huracán de problemas para los Steelers, que querrán tenerlo contento y mantenerlo, pero el precio adecuado.

Hay las suficientes franquicias desesperadas en esta liga como para convertir esas negociaciones en un infierno, para inflar el precio y llevarse a una de las verdaderas joyas de la NFL. E igual no hay que mirar muy lejos de la propia AFC Norte...

Más allá del culebrón Bell, que intuyo nos tendrá ocupados una temporada, los Steelers han de asumir que la baja de Ryan Shazier ha dejado un boquete en el medio de la defensa que les tiene contra las cuerdas. Es ahí, y en la secundaria, donde han de poner el acento y donde intuyo que lo harán.

Porque con las palabras de Big Ben de ayer, y con su juego, queda evidenciado que este proyecto tiene, al menos, una campaña más de validez. Lo que nos vamos a encontrar en septiembre en Pittsburgh son a los mismos Steelers de los últimos años. No creo que eso sea nada malo, salvo para sus rivales.