Escándalo

Acusan a NFL Network de ser un infierno de abusos sexuales

Marshall Faulk, Heath Evans, Donovan McNabb, Ike Taylor y Warrenn Sapp, entre otros, han sido suspendidos mientras se investigan los hechos.

Acusan a NFL Network de ser un infierno de abusos sexuales

La cadena de televisión NFL Network, propiedad de la NFL, ha sido acusada de ser un infierno de abusos sexuales y un lugar de trabajo que permite el acoso, la humillación y el abuso de poder como norma. Entre los señalados por este escándalo están los ex jugadores Marshall Faulk, Ike Taylor, Heath Evans, Warren Sapp, Donovan McNabb y el ejecutivo Eric Weinberger.

El caso es tan grave que los acusados han sido suspendidos de manera indefinida mientras se lleva a cabo la investigación, según anunció la propia liga profesional de fútbol americano.

La demandante es Jarni Cantor. Esta señora, de 51 años de edad, trabaja como estilista en NFL Network hasta finales del año 2016, cuando fue despedida acusada de robar vestuario, algo que ha negado desde entonces.

En su acusación, Cantor detalla hechos de extrema gravedad, y lo hace con profusión de detalles.

La estilista cuenta como Eric Weinberger, que hoy es el Predisente de The Ringer, le mandó fotos desnudo, le dijo "estás en este mundo para darme placer", "tendrías que ser f****** todos los días", amén de cogerle de los pechos y del culo en más de una ocasión.

De Marshall Faulk dice que le hacía preguntas de todo punto inapropiadas acerca de sus gustos sexuales, de sus prácticas, de su opinión sobre el sexo oral y de que "haría a un hombre negro".

Añada Cantor que Warren Sapp, por ejemplo, orinaba delante de ella porque tenían que compartir servicio, a pesar de que le pidió que no lo hiciera, y que Donovan McNabb, Ike Taylor o Heath Evans le mandaron mensajes de texto invasivos, ofensivos y de contenido sexual. Evans, en concreto, con fotos de su pene.

Todos ellos han sido suspendidos. No sólo por la NFL Network. Donovan McNabb trabaja en la ESPN y, como ya he dicho, Weinberger en The Ringer. Sus respectivas empresas han actuado de inmediato a la espera de futuros acontecimientos y que la justicia diga cuanto hay de verdad en las alegaciones de la estilista.

Cantor, además, afirma que no ha podido encontrar trabajo tras estos episodios porque desde NFL Network se ha difundido que es una mala trabajadora y la han boicoteado en la búsqueda de otros empleos. Acusa a los directivos de la cadena de estar al tanto de estos episodios y de no haber hecho nada al respecto, y que lo que le está pasando es debido a que no se plegó al acaso sexual que sufrió.