Todos los resultados de la Semana 13 en la NFL

Resultados NFL

Todos los resultados de la Semana 13 en la NFL

Todos los resultados de la Semana 13 en la NFL

OTTO GREULE JR

AFP

Los Seattle Seahawks, con su gran victoria ante los Philadelphia Eagles, igualaron aún más lo que ya era una temporada muy apretada en la cima.

Hay un resultado que reluce más que ningún otro en esta jornada de la NFL: el triunfo de los Seattle Seahawks sobre los Philadelphia Eagles. Por lo que supone para los primeros, y para la carrera por los playoffs en la NFC, y porque nos deja a los Eagles en un estrato más terrenal del que estaba hasta esta semana. Ahora, aún en la cima, es uno más de los mejores.

Atlanta Falcons 9 - Minnesota Vikings 14

Hay tres datos de este encuentro que resumen a la perfección la maravillosa campaña de los Minnesota Vikings. El primero es que Case Keenum, ese jornalero de la NFL, completó los doce pases que intentó en la segunda mitad. El segundo es que se enfrentaban a uno de los mejores ataques de tercer down de la liga, y dejaron a los Falcons en uno de diez en este apartado. Y el último es que Julio Jones, que venía de un partido de más de 250 yardas, fue perseguido por Xavier Rhodes y se quedó en dos balones atrapados para 24 yardas. Juego, set y partido en Atlanta.

Tennessee Titans 24 - Houston Texans 13

Los Titans sólo saben ganar jugando feo, sin brillo y dejando dudas sobre su verdadero nivel. Y, así, ya llevan ocho victorias en doce partidos disputados. Yo no recuerdo un equipo 8-4 que me causara tantas dudas como estos Titans. De hecho, hasta el resultado parece exagerado para los méritos contraídos contra unos Texans que, descontado ese puñetero amo que es DeAndre Hopkins (80 milagrosas yardas le contemplan), fueron muy poca cosa.

New York Jets 38 - Kansas City Chiefs 31

Hemos gastado la frase "todas las alarmas han saltado en los Chiefs", así que no sé lo que ha saltado tras perder en Meadowlands, dejándose seis derrotas en los últimos siete partidos. Casi nada. Y eso con un Alex Smith desatado que buscó con ahínco la big play... y la encontró, con sendos bombazos a Tyreek Hill. El espectáculo de Marcus Peters, lanzando un pañuelo amarillo de los árbitros a la grada, yéndose al vestuario, volviendo sin calcetines y, ahí va lo relevante de verdad, siendo parte de una espantosa defensa, es como para decirle cuatro cosas muy seriamente.

Miami Dolphins 35 - Denver Broncos 9

Cuando una temporada coge una cuesta abajo tan pronunciada como la de los Broncos te puedes encontrar que los Dolphins de las victorias imposibles e invisibles te ganan un partidos, cometes los safeties que haya que cometer y nadie ni nada se salva. Es tal la debacle que no me extrañaría que Vance Joseph fuese un entrenador de un sólo año. A ese punto se está llegando.

Jacksonville Jaguars 30 - Indianapolis Colts 10

Una intercepción de Jalen Ramsey y un sack de Calais Campbell. Se podría hacer un feliz estribillo con esa frase para que se cantase como himno en el estadio de los Jaguars. Con esa defensa se ha conseguido que Blake Bortles juegue a un nivel vamos a decir decente y que ganen partidos como este de los Colts sin ponerse ni medio nerviosos. Tienen el mismo récord que los Titans, pero que diferentes me parecen.

Green Bay Packers 26 - Tampa Bay Buccaneers 20

El grave riesgo que tienen los Packers de creerse aún con opciones de meterse en playoff. Buenos, seamos justos: es que las tienen. Y siempre hay que pelear cada opción que se tenga. Partido que se fue a la prórroga porque, perdón por esto que voy a decir y me va a servir de oprobio cuando se saque de contexto (incluso dentro de contexto), los Buccaneers juegan peor con Jameis Winston de quarterback que con Ryan Fitzpatrick. Jamaal Williams puede ser una solución al juego de carrera de los Packers.

Baltimore Ravens 44 - Detroit Lions 20

Y hablando de soluciones a juegos de carrera abandonados de la mano de Dios: Collins, el bailarín irlandés de los Ravens. Me gusta mucho este jugador. Fue una de las claves de este partido que vio al mejor Joe Flacco del año y a un Mike Wallace desatado en el otro lado del ataque aéreo. Ah, sí, y un Eric Weddle soberbio. Buenas sensaciones para unos Ravens que se encaminan a enero. Lo peor, la lesión en la mano de Matthew Stafford; ojala sea poco.

Buffalo Bills 3 - New England Patriots 23

Los New England Patriots son mucho mejor equipo que los Buffalo Bills. Pueden ganar con comodidad incluso en un día en el que Tom Brady no es exigido en exceso. Tanto la defensa como la línea ofensiva de los campeones, dudosas a principio de año, tuvieron un partido soberbio. Y Stephon Gilmore demostró por qué pagaron lo que pagaron con él; en Buffalo, donde jugó los primeros años de su carrera, mostró lo que se han perdido los Bills. Gronkowski fue de lo mejor, con unas 150 yardas de recepción, y de lo peor, con una agresión, sí, agresión a White que debería costarle una buena sanción. Hasta Bill Belichick se disculpó con Sean McDermott por el comportamiento de su jugador.

Chicago Bears 14 - San Francisco 49ers 15

¡La era Garoppolo comienza con victoria! No sería el mejor de los partidos a nivel estadístico del quarterback de los 49ers, pero sí se puede decir que su pose en el pocket, su manera de mover el ataque, hizo que los esperanzados seguidores de San Francisco tengan aún más motivos para el optimismo. Por el lado de Chicago, John Fox debe ser despedido; es intolerable perder partidos como éste y, quizás aún peor, ver qué clase de plan de juego diseña (jajaja) semana tras semana.

Los Angeles Chargers 19 - Cleveland Browns 10

Es increíble que el resultado de este partido sea tan justo. En un momento dado, acabando el tercer cuarto, los Chargers casi cuadriplicaban a los Browns en yardas totales. Fue una soberana paliza basada en el estado de gracia de Keenan Allen y su conexión con Philip Rivers, y en un Casey Howard fabuloso sobre Josh Gordon, al que DeShone Kizer buscó quizás en exceso para ser un jugador que llevaba tres años sin jugar en la NFL. Claro que, con la ausencia de talento general del equipo de Cleveland, algo tan grande, brillante y reluciente es difícil de evitar, de buscar.

Oakland Raiders 24 - New York Giants 17

El triste partido de la suplencia de Eli Manning, porque eso es lo único que se recordará de este bodrio. Bueno, quizás también que Marshawn Lynch, con 73 años, pudo salir de la línea de scrimmage sin un sólo jugador de los Giants en doce hectáreas a la redonda para anotar un touchdown surrealista. Qué temporada de los Giants, que proyecto derrumbado hasta lo más profundo de sus cimientos.

New Orleans Saints 31 - Carolina Panthers 21

A Alvin Kamara el título de rookie ofensivo del año se le está quedando corto. Mucho. Otras sesenta yardas de carrera, otras sesenta y seis yardas de pase, otros dos touchdowns. Es un espectáculo verle romper placajes. Es una absoluta maravilla. Y tan excelente como está siendo, Mark Ingram no le anda a la zaga. Qué par. Sumadle a Michael Thomas y a Drew Bress, y tendréis el armazón de un ataque supremo. Mucho demasiado para unos Panthers que son buenos, sí, lo son, pero no a este nivel.

Arizona Cardinals 16 - Los Angeles Rams 32

Los Rams no sólo son grandes en ataque y defensa, sino que son enormes en equipos especiales. El trío que forman Greg Zuerlein, Johnny Hekker y Pharoh Cooper tiene que ser considerado como el mejor de kicker, punter y retornador de toda la NFL. Ayer volvieron a brillar sin par ante los Cardinals, con números escandalosos. Esa pata es crucial para ganar partidos, y siempre está del lado de los Rams. En Arizona, Larry Fitzgerald sigue acumulando yardas al punto de que va a acabar sobrepasando a todo el mundo salvo Jerry Rice cuando su carrera termine.

Seattle Seahawks 24 - Philadelphia Eagles 10

El gran, gran resultado del fin de semana. Imposible no sentir que lo de estos Seahawks es una barbaridad tras otra. Es cierto que los Eagles llevan semanas siendo llevados en volandas más por su defensa que por su ataque, y que eso es peligroso cuando enfrente está Russell Wilson, que sufre y disfruta por igual de las buenas que de las malas defensas, pues a todas puede destrozar con sus trucos de magia e incluso las más pobres pueden ponerles en problemas. Lo que era más difícil de prever es que esa diezmada defensa de Seattle anulase al poderoso ataque de los Eagles. Y lo hicieron Bobby Wagner ha de ser considerado para jugador defensivo del año sin genero de dudas.

Dallas Cowboys 38 - Washington Redskins 14

El partido del jueves fue la confirmación de que ese no es el año de los Redskins y que no pueden hacer gran cosa para cambiar ese destino. Los Cowboys vivieron su momento de más orgullo, y gran juego, desde la sanción a Zeke Elliott. Como los Packers, mantienen un hilo de vida mirando a los playoffs y esperando que retorne su estrella para dar la puntilla a la temporada regular.

0 Comentarios

Mostrar