Nico González se reencuentra y Sánchez gana el Nacional

BOXEO

Nico González se reencuentra y Sánchez gana el Nacional

Nicolás González ganó por KO en su retorno.

CHEMA DIAZ

DIARIO AS

El madrileño ganó por KOT en el tercer asalto a Gabor Kovacs en un combate que utilizó para recuperar sensaciones. Mientras, Jesús Sánchez ganó a Morete por decisión dividida.

Aseguraba Nicolás González en la previa a su retorno al ring, que quería volver a reencontrar su esencia. Lo hizo ante Gabor Kovacs, pero su combate en Alcobendas le sirvió para mucho más. El húngaro, zurdo, plantó más cara de lo esperado y se acabó convirtiendo en el contrincante perfecto para volver a hacer vibrar a un público que volvía a gritar entusiasmado con cada golpe del madrileño. Al final fue KO técnico en el tercer asalto, pudo llegar antes, pero Kovacs se mostró como un gran encajador.

El primer asalto Nicolás González se lo tomó con calma. Estudio a su rival y lanzaba seguro, pero con cautela. Su rival no lo vio así, lanzó golpes, pero el influjo de Tinín Rodríguez se notó ahí, una mejor esquiva. Después, comenzó a lanzar arriba y abajo, un clásico… pero incorporó en su repertorio los upper, que entraban siempre en la pera del húngaro. El primero a dos segundos del final del primer asalto, Kovacs sufrió.

En el segundo asalto Nico González aceleró, ya sabía por donde atacar y lo hizo. Abajo y crochet durísimo. Los lanzaba, y Kovacs resistía en pie, pero cuando veía que no podía escupía el bucal, hacía el paripé y tomaba aire. Le sirvió en dos ocasiones, el árbitro le advirtió que pararía la pelea a la siguiente. Llegó. De nuevo pinchado abajo y rematado en el mentón, quizá el más fuerte de todos. Hizo su treta, pero esta vez no le funcionó. El árbitro detuvo el combate, a tiempo, su castigo era claro. El español recuperó sensaciones y la dinamita. Nico González sigue siendo TNT.

Jesús Sánchez levantó su primer título ante Morote

Jesús Sánchez golpea a Morote durante su combate.

Jesús Sánchez tenía ante Iván Ruiz Morote una dura prueba, no sólo por el Nacional del peso pluma, también por medirse a un púgil tan experimentado. Cinturón y graduación para el joven, que dio gala de un boxeo estilista que encandiló a la grada. Esquivar, percutir y marcharse, sin arriesgarse. Esa fue la ruta que llevó al ‘Ciclón’ a su primer cinturón profesional. La victoria estuvo en las cartulinas (96-95, 95-96, 97-94) porque Morote además de mostrar su calidad dejó claro que se siente joven, tiene fuelle y se las sabe todas. Pelea digna del premio que había en juego.

Sánchez salió a tomar el centro del ring, moviéndose y tirando los golpes necesarios. Morote había tomado mucha distancia y al grito de “hasta ahí” de su esquina no arriesga. Así transcurrió el primer asalto, después Morote dio un paso adelante soltó más manos y Sánchez comenzó a destaparse como el estilista que es. Evitaba las manos y golpeaba, después se movía. No debía quedarse estático ni entrar en la corta distancia, en la que la veteranía de Morote era un punto favorable.

Lo supo ver y ahí encontró puntos a su favor Morote, también en manos que entraban duras al rostro de Sánchez, quien sabía recuperarse bien. Pelea igualada y disputada, la cual Sánchez creía suya y no quiso arriesgar en los dos últimos asaltos. Clase de madurez y de saber medir los tempos. En las cartulinas se reflejó la dureza e igualdad de la batalla, al final el título fue para el Ciclón, que se graduó.

0 Comentarios

Normas Mostrar