Los principales interrogantes de los equipos en la NL Este

MLB

Los principales interrogantes de los equipos en la NL Este

El último año bajo contrato de Bryce Harper con Washington Nationals promete ser foco de atención en las Mayore en 2018.

Getty Images

Washington Nationals se perfile como el amo y señor de la división en el último año de Bryce Harper, pero Mets, Braves, Marlins y Phillies querrán ponérselo difícil.

Ya estamos en plena offseason y superada la temporada de premios. Sin embargo, el mercado tanto de traspasos como en la agencia libre se ha visto ralentizado sin ningún motivo claro o incluso tan evidente como fue en 2017, mientras se iba cerrando la renovación del convenio colectivo en las Mayores, que hizo que todos los equipos esperasen a los términos definitivos para saber a qué atenerse.

Con este objetivo, seguimos con nuestra serie de artículos que desgranarán las necesidades más evidentes para todos los equipos, división a división, y en esta ocasión le toca a la Este en la versión de la Liga Nacional.

Atlanta Braves

La offseason para los Braves no es que empiece bien que se diga. Al escándalo de las prácticas previas al draft y en la escena internacional por parte del antiguo GM John Coppolella y que le costó el puesto, la sanción a la que se enfrenta el club no ayudará a que el trabajo de Alex Anthopoulos vaya a discurrir por el camino que le gustaría. Es obvio que el equipo no consiguió dar el salto cualitativo en 2017 que esperaba la gerencia, pero hay mimbres más que interesantes en posiciones claves. No obstante, el equipo se enfrenta a un momento en el que puede optar por contrataciones para afianzar la competitividad del club (Mike Moustakas, Todd Frazier), aunque tampoco se quiere bloquear el camino a los Austin Riley y especialmente a Ronald Acuña que se perfila como uno de los jugadores a seguir en 2018. Reforzar el montículo será clave, con especial atención a un bullpen que fue un desastre el año pasado.

Miami Marlins

Toda la offseason de los Marlins puede girar en torno a Giancarlo Stanton… o no, por el pequeño matiz que es dueño de su destino y que si un equipo en concreto no le convence, Giancarlo seguirá con los Marlins. No obstante, el año 1 como consejero delegado de Derek Jeter promete ser movido por la intención de reducir masa salarial y las figuras de Stanton, Dee Gordon, Martín Prado y otros se antojan clave. No parece ser el caso de Christian Yelich o Marcell Ozuna, por los que se tendrían que recibir ofertas mareantes para contemplar su marcha. Desgraciadamente para los de South Beach, en lugar de pensar en refuerzos, más bien habrá que hacerlo por los que ya no estén.

New York Mets

El año pasado para los Mets fue un despropósito desde todos los puntos de vista para un club que buscaba repetir aparición en los playoffs y que acabó a 27 partidos de los Nationals en la cuarta plaza de su división. El club tiene tantos interrogantes que es difícil empezar por un área en concreto, pero seguro que ninguna es más importante que la salud de la rotación, que destacó por su ausencia en 2017 con la excepción de Jacob deGrom. Evaluar a Matt Harvey será fundamental y también recuperar la versión más cerebral y efectiva de Noah Syndergaard.

El bullpen también recibirá algún que otro refuerzo, aunque habrá que ver cuál es la solución del club en tercera base teniendo en cuenta las dificultades de David Wright para volver a los terrenos de juego, y una segunda base que todavía no tiene un dueño claro. También habrá que seguir de cerca la evolución de los jóvenes Ahmed Rosario y Dominic Smith en el short y en primera respectivamente, de cara a convertirse en los nuevos abanderados de los Mets. No parece claro que los Mets afronten la llegada de un Lorenzo Cain que les vendría de maravilla para el center field, pero nunca se sabe cómo se puede desarrollar.

Philadelphia Phillies

Uno de los equipos más interesados en monitorizar la situación de Giancarlo Stanton son los muchachos de la ciudad del Amor Fraternal. Resulta que las obligaciones del club para las próximas temporadas son mínimas y unido al músculo que les caracteriza y un contrato televisivo favorable, les convierten en un actor principal en la puja por el jugador de los Marlins. Eso o echar un vistazo a otras áreas de mayor necesidad para la gerencia como son los pitchers, que es lo que busca todo equipo que se precie, y que es especialmente cierto en el caso de los Phillies, con muchas dudas entre los abridores si exceptuamos a Aaron Nola. No obstante, no parece que vayan a lanzarse a por un Jake Arrieta o Yu Darvish, pero otros candidatos de segundo o tercer nivel podrían ser del agrado de Matt Klentak a la hora de asentar un club que dará guerra en breve, especialmente tras la ilusionante agencia libre del año que viene.

Washington Nationals

Los capitalinos afrontan el último año de Bryce Harper bajo su control. Bueno, de Bryce y Daniel Murphy, correspondiendo a la parte central del turno de bateo de Dave Martínez. No es descartable que el club afronte la operación de su jugador franquicia tal como lo hiciera con Stephen Strasburg a un precio más que razonable, pero no es el ‘modus operandi’ habitual de Scott Boras, que ya ve más cercana la posibilidad de convertir a un cliente en el depositario del primer contrato de 400 millones (o más) en las cuatro grandes ligas norteamericanas. Al contrario que el año pasado, no hay una necesidad urgente por reforzar el bullpen, pero nunca está de menos ‘peinar’ el mercado para ver lo que se puede conseguir. Un refuerzo de lujo para el equipo sería la llegada de J.T. Realmuto aprovechando la situación de los Marlins, pero nunca a cambio de un Víctor Robles, que se perfila como un jugador muy especial.

0 Comentarios

Mostrar