Gebrselassie: de 'pequeño emperador' a gigante de los negocios

ATLETISMO | ¿QUÉ FUE DE…?

Gebrselassie: de 'pequeño emperador' a gigante de los negocios

El atleta etíope Haile Gebrselassie durante los Mundiales de Sevilla de 1999 y en un acto publicitario.

Da trabajo a mil personas, posee plantaciones de café, minas de oro, un hotel de lujo y un rascacielos con el nombre de su mujer: Alem.

Haile Gebrselassie ha pasado de ser de los mejores atletas de la historia, un verdadero coleccionista de récords y títulos mundiales y olímpicos, a uno de los mayores empresarios de Etiopía, con intereses económicos en diversos sectores (automoción, hostelería, minería de oro, cafetales, inmobiliaria…) y posiblemente, futuro candidato a la presidencia de su país. Y una minucia: máximo dirigente de la Federación Etíope de Atletismo, una de las más poderosas y respetadas de África.

Haile ha marcado toda una época en las pruebas de media y larga distancia en el atletismo mundial, con títulos de alcance mundial desde los 1.500 a los 10.000, y con 27 récords batidos en total, entre ellos cuatro en 5.000 metros (más dos en pista cubierta), tres en 10.000 y dos en maratón.

Resumiendo: en los Juegos Olímpicos ha ganado dos oros en 10.000; en Mundiales, cuatro oros en 10.000, más una plata y un bronce, además de otra plata en 5.000. En pista cubierta ha sido campeón en cuatro ocasiones, tres en 3.000 y una en 1.500. Y, además, tiene un bronce en los Campeonatos del Mundo de cross.

Haile Gebrselassie, campeón mundial en Sevilla 1999.

Su época de máximo esplendor se desarrolla entre 1993 y 2003, una década de plenitud en el que se ganó el título de Pequeño Emperador, por su baja estatura (1,64 metros) y por su dominio casi absoluto en el mundo del atletismo.

Sus negocios están coordinados en un rascacielos en Addis Abeba, que lleva el nombre de su mujer: Alem. Todos ellos están centralizados en la corporación Haile and Alem International PLC.

Tiene un hotel llamado Haile Resort, de cinco estrellas, con 120 suites y otras habitaciones, junto al lago Hawassa, en el Valle del Rift, a unos 270 kilómetros de Addis Abeba, la capital Abisinia, con mayoría de población de religión protestante, aunque también hay cristianos ortodoxos, musulmanes y católicos. El complejo está situado en un lugar paradisiaco, dotado con piscinas, gimnasios, campo de golf, una pista para practicar running y zonas para montar a caballo. Y barcos para navegar por el lago. Además dispone de la segunda discoteca más grande de Etiopía, tras la que tiene el hotel Addis Sheraton en Addis Abeba. Los precios oscilan entre 56 y 146 euros.

Haile Gebrselassie posee también un cine, es empresario inmobiliario y ha conseguido la exclusiva de la importación de coches Hyundai para todo el país, a través de la empresa Marathon Motors.

Haile Gebrselassie venciendo en los Juegos de Sydney 2000.

En otro tipo de negocios, cosecha y exporta café en un terreno de 500 hectáreas, y tiene fuertes inversiones en minería, sobre todo en la extracción de oro.

Da trabajo a más de mil personas y se le calcula un patrimonio de 500 millones de euros. Y en un futuro próximo, muy probablemente, el asalto democrático a la presidencia de Etiopía. “Lo primero es acabar con la pobreza y mejorar mucho la educación”, ha dicho más de una vez, aunque cuando se le pregunta si optará al liderazgo político en su país, siempre responde con una sonrisa: su bandera en los muchos triunfos y en las pocas adversidades.

0 Comentarios

Mostrar