Verlander y Bautista colocados en ‘waivers’ revocables

Mercado de traspasos

Verlander y Bautista colocados en ‘waivers’ revocables

José Bautista se ha unido a Justin Verlander como los dos jugadores más conocidos en los waivers revocables del mes de agosto.

Gregory Shamus

Getty Images

La presencia de las estrellas en esa figura inauguran la nueva temporada de traspasos y que os explicamos a continuación.

El pasado 31 de julio se cerraba el mercado de traspasos veraniego en las Mayoresdesde determinado punto de vista. Es verdad que esas trepidantes operaciones que han llevado a José Quintana y Justin Wilson a los Cubs, Sonny Gray a los Yankees, Yu Darvish a los Dodgers o J.D. Martínez a los Diamondbacks han tocado a su fin, pero no es que se haya cerrado el grifo a la hora de contemplar cambios entre las franquicias de las Grandes Ligas.

No, nos quedan los ‘waivers’ en agosto y Justin Verlander y José Bautista son los primeros rostros reconocibles en ser asignados a esa figura y que procedemos a explicaros.

Una fórmula complicada

Lo primero de todo es subrayar que se trata de un escenario que tiene sus complejidades y que resulta confuso hasta para los propios implicados, pero no estamos aquí para ello sino para intentar arrojar algo de luz sobre el tema.

Después del cierre de mercado de traspasos (31 de julio), un jugador puede cambiar de equipo siempre que pase por el trámite del ‘waiver’ revocable. Esta disponibilidad de un jugador en cuestión dura 47.5 horas y si nadie pone de manifiesto su interés, puede cambiar de aires.

Sin embargo, si un jugador es ‘reclamado’ por otro club, la franquicia que le tiene bajo su poder puede hacer tres cosas. Una es traspasarle, otra es revocar la colocación en ‘waivers’ y la última es dejar que el interesado asuma todo el contrato que se le debe, fórmula ideal para quitarse de encima esos contratos desproporcionados e injustificables, salvo por el hecho de que casi nadie pica el anzuelo en su totalidad.

Hay que destacar que los equipos suelen colocar a numerosos jugadores, incluso aquellos que no tienen pensado traspasar, para que hagan de cortina de humo sobre aquellos por los que sí contemplarían una potencial marcha.

Hasta ahora todo claro, pero ahora llega la madre del cordero. Si hay varios equipos que se interesan por un jugador en concreto, cosa que puede suceder, el equipo que se haría con sus servicios sería aquel que tuviese peor récord y de ahí en adelante. Ha ocurrido en ocasiones en el pasado en el que los equipos que van por detrás en la clasificación se han visto ‘obligados’ a hacerse con los servicios de un jugador que no era su principal objetivo sólo por el hecho de evitar que llegase a su rival más directo.

Por último, nos queda un matiz no especialmente pequeño y es que todo jugador cuyo ‘waiver’ o descarte sea revocado no podrá volver a ser retirado del mercado.

Rostros conocidos

Se ha conocido que tanto Justin Verlander como José Bautista han sido colocados en el mercado a través de la fórmula del ‘waiver’ revocable y seguramente no serán los últimos que tendrán que pasar por esta travesía antes de conocer si tienen nuevo equipo tras el período de 47 horas... o permanecen en su equipo de origen, que es lo más probable.

En el caso de Verlander persisten los mismos obstáculos que dificultaron su marcha de Detroit como son los 65 millones de dólares que se le adeudan entre este año y hasta 2019 más el poder de vetar cualquier operación si no es el del agrado del pitcher, lo que obligará a una revisión de su caso durante la offseason salvo un inesperado giro argumental.

Por su parte, José Bautista se encuentra en una situación parecida al poder vetar cualquier marcha, pero no hay tanto salario implicado ni un acuerdo de larga duración puesto que la opción contractual para 2018 depende que tanto Blue Jays como dominicano estén de acuerdo para prolongar su vinculación y no parece probable a día de hoy.

En ambos casos, tienen numerosas papeletas para superar ese período de 47.5 horas desde que fueron colocados en waivers y podría llegar a producirse una negociación.

Aunque las operaciones que pueden marcar el desarrollo de los playoffs pueden haberse producido ya, no es descabellado descartar que alguna que se produzca en agosto tenga su importancia, que ya se sabe no siempre son los primeros espadas los que brillan con más fuerza en la hora de máxima necesidad.

0 Comentarios

Mostrar