Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

Liga Americana División Oeste: Cinco equipos aspiran a más

MLB Previas

Liga Americana División Oeste: Cinco equipos aspiran a más

Mike Trout, jugadore de Los Angeles Angels, está llamado a liderar un equipo aspirante a playoffs.

Sin un claro favorito a las Series Mundiales, las franquicias quieren olvidar los fantasmas del pasado y jugar en octubre.

A lo largo y ancho de Estados Unidos se encuentran ermitas, iglesias y catedrales con una característica única, su planta no es de cruz griega o latina sino diamantada. Curiosa figura geométrica que comparten los campos de los parques y los centenarios estadios. No hay persona que no recuerde como una epifanía el rito iniciático de entrar por vez primera en un campo de las Grandes Ligas. Es una experiencia tan profunda, que permanece para siempre en la memoria, como si hubiese sido cincelada en alabastro. Y es que el béisbol es tan especial que algunos lo definen como el único deporte en el que el equipo que se defiende lo hace manteniendo la posesión de la pelota.

Además de por la marmota, son varias las señales que indican que el invierno va dejando paso a la primavera. Una señal se produce cuando los niños llegan a casa y sus padres les esperan con los sobres de los cromos de la nueva temporada. En un ritual cuasi sagrado, se abren los sobres y se forma un montón con los cromos, que serán más estudiados que cualquier libro de texto. Otro signo inequívoco es el inicio de la nueva campaña del pasatiempo nacional.

Si algo caracteriza al béisbol es que en marzo todos los aficionados sueñan con ver en octubre como su equipo se proclama campeón. Las gorras y las camisetas se sacan del armario para que luzcan orgullosas más de seis meses.

Sueños de octubre

En la División Oeste de la liga Americana, cinco franquicias sueñan con el Clásico de otoño, pero antes deben afrontar un primer reto, dar un paso adelante y superar ese obstáculo que parece insalvable y que una vez dejado atrás, hace que cualquier desafío parezca alcanzable. La temporada pasada sólo los Texas Rangers estuvieron a la altura de las expectativas para, como el ser humano, tropezar por segunda vez en la misma piedra.

En la bahía de Oakland no pierden la fe y al festival de presentación de los Athletics acudió más gente que a la ceremonia de nombramiento del presidente. A pesar de que parecen claros candidatos a ocupar la última plaza de su división, se han reforzado con la vuelta de Santiago Casilla, que regresa como el hijo pródigo después de lanzar para los A´s entre 2004 y 2009. Los aficionados acudirán al vetusto Coliseum con la esperanza de ver a Sean Doolittle rindiendo a gran nivel y confiando sus aspiraciones a uno de los cuerpos de relevistas más profundos de toda la competición. También cuentan con cuatro closers experimentados, algo que les hace pensar que en julio algún equipo aspirante llamará a su puerta. Sólo les deseamos que si hacen un traspaso estén más afortunados que cuando se desprendieron de Donaldson. Su reto será mejorar respecto al año pasado.

A algo menos de 400 millas al sur del Coliseum, se encuentra el Angel Stadium, hogar de Los Ángeles Angels. El equipo de Disney cuenta entre sus atracciones con fuentes, una cascada de agua y con el mejor jugador de la liga, Mike Trout. El genial centerfielder sólo ha jugado tres partidos en octubre, mes en el que se forjan las leyendas. Esta temporada los Angels disponen de una gran variedad en el puesto de pitcher abridor y con dos jugadores que pueden poner en solfa todo lo conocido por la ciencia médica. Por un lado, Matt Shoemaker felizmente recuperado de su fractura de cráneo. Por otro, Garrett Richards, que en vez de someterse en su codo derecho a la cirugía Tommy John, ha realizado un tratamiento con células madre. En el caso de que Richards vuelva a alcanzar las 96 millas por hora de su bola rápida, habremos sido testigos de un gran avance de los Angels y de la medicina. Su reto, formar un equipo competitivo para Trout y rendir como mínimo al nivel del año 2015.

Sin abandonar las tranquilas aguas del Pacífico que bañan la costa oeste de Estados Unidos, nos encontramos a los Mariners. Uno sabe que se encuentra en Seattle cuando en el descanso de un partido, la gente que hace cola en el puesto de Starbucks es más larga que la del puesto de cerveza. Son incontables los movimientos que el manager general, Jerry Dipoto, ha hecho durante el invierno desde la gerencia de los Mariners. Entre tanto ir y venir, destaca la clara apuesta por la defensa y la velocidad con los refuerzos de Jean Segura y Jarrod Dyson. Han fichado a Danny Valencia para que torture a los lanzadores zurdos y el puesto de cátcher lo tiene cubierto, porque sabe que Carlos Ruiz estará listo en caso de que Mike Zunino falle. Parece que por fin los de la ciudad esmeralda tienen todas las piezas para poner fin a la racha más larga de una franquicia sin hacer presencia en playoff y que, de una vez por todas, se vea un partido de béisbol desde la aguja espacial en octubre. Ese será su reto.

Y si se habla del espacio exterior es obligatorio introducir en la conversación a la ciudad de Houston. En boga por el descubrimiento del nuevo sistema planetario, los Astros no quieren quedarse retrasados y aspiran a tocar el cielo con las manos. Después de un 2015 en el que los jóvenes Astros maravillaron al mundo, el 2016 dejó un amargo sabor de boca porque la temporada terminó antes de lo esperado. A pesar de algunas dudas en la rotación, el equipo tejano ha incorporado a Carlos Beltrán como bateador designado más Josh Reddick y Norichika Aoki al outfield para reforzar a sus jóvenes estrellas capitaneadas por el gran Carlos Correa. El Minute Maid Park se caracteriza por tener una vía ferroviaria, por la que circula una locomotora que transporta naranjas por encima de los aficionados. Los Astros quieren engancharse a esa locomotora para superar su reto y llegar imparables a octubre.

Sin salir del estado de la Estrella Solitaria nos encontramos al último equipo de esta división, los Rangers de Texas. Para los Rangers, la frontera con Canadá se ha convertido en una línea Maginot que les ha sido imposible superar, ya que los dos últimos años han caído en las Series de División contra los Blue Jays. Su reto esta temporada es claro y para ello se han reforzado con Mike Napoli, que puede actuar tanto en la primera base como de bateador designado y continúan con Jonathan Lucroy y Carlos Gomez. Gran parte de sus anhelos están depositados en el joven Rougned Odor, que a sus 23 años ya suma más de 1500 apariciones en el plate. Además, los Rangers son uno de los equipos que más y mejor ha trabajado la inagotable factoría de talento que es El Caribe y cuenta con las joyas de Nomar Mazara y Jurickson Profar.

La División Oeste de la Liga Americana se presenta de nuevo apasionante con, a priori, tres franquicias con claras opciones de extender sus partidos a la post-temporada. Todas tendrán que vencer a sus fantasmas y superar sus retos. Ninguna aparece con el cartel de favorita para ser campeona del mundo, pero ya se sabe que en el béisbol cualquier cosa puede pasar.

Cuentan que en la época en la que se construían las grandes catedrales, estas sí de cruz latina, había dos tipos de canteros, los que decían que ellos trabajaban la piedra y los que decían que construían catedrales. Desde MLB AS tenemos claro que aportamos nuestro sillar labrado a esa majestuosa catedral que es el béisbol.

0 Comentarios

Normas Mostrar