Power Ranking NFL

Power ranking NFL semana 17: llegó el día del juicio final

La temporada regular de la NFL se terminó y ha llegado el momento de dictar sentencia sobre quiénes suben al cielo y a quiénes no dejan entrar ni en el infierno.

0
Power ranking NFL semana 17: llegó el día del juicio final
Reinhold Matay USA Today Sports

Señores, Pepe Rodríguez se ha fugado. Se veía venir. Ya notaba yo que le echaba unas miradas lujuriosas de soslayo. Y que sonreía babeando cada vez que escuchaba su nombre. O se quedaba paralizado solo con intuir su aroma. La señora en cuestión se llama Cangas de Narcea y dicen las malas lenguas que tiene un trasero excelso. Que nos lo cuente cuando vuelva. Mientras tanto, aquí estoy yo para hacer el último power ranking de temporada regular. Que aunque no sea tan exuberante como habitualmente, seguro que también tiene sus cosillas.

(Mariano #1, Pepe #2, Michel #1, León #1) No quiero ni pensar, ni siquiera imaginar, lo que podrían ser estos playoffs si Gronkowski no estuviera lesionado. Pero lo mejor, o lo peor según se mire, es que los Patriots están que se salen y hasta nos hemos olvidado de que el mejor tight end de la historia de la NFL no estará en enero. Ganen o pierdan, un año más han sido una panda de mamonazos fuera de concurso.

(Mariano #2, Pepe #1, Michel #2, León #2) En septiembre, los Cowboys eran un equipo con el quarterback lesionado, sin defensa, que había gastado sus rondas del draft con frivolidad y no aspiraba a casi nada. Ahora sus dos estrellas ofensivas son rookies, su defensa es la mejor contra la carrera, su draft fue maravilloso, han sido el mejor equipo de la Nacional y aspiran a ganarlo todo.

(Mariano #3, Pepe #3, Michel #3, León #5) Tengo un problema. Estoy perdidamente enamorado. De ese ataque, de Matt Ryan, de Kyle Shanahan, de Dan Quinn, su defensa y la madre que los parió a todos. Y tengo sueños húmedos cada noche, en los que imagino al mejor ataque del siglo XXI enfrentándose al mejor equipo de todos los tiempos en la Super Bowl de Houston. Entonces suena el despertador y lo destrozo a martillazos por cabrón.

(Mariano #4, Pepe #5, Michel #4, León #3) Los ‘Señores del Acero’ nacieron para jugar en enero. El resto del año no importa demasiado, pero cuando el viento helador inunda la tundra, y la nieve impide mirar a lo lejos, ellos salen de sus escondrijos para devorar a niños sin pelar. Y Big Ben, LeVeon Bell y Antonio Browns tienen haaaambreeeeeeeee.

(Mariano #5, Pepe #7, Michel #5, León #4) No hay nada más peligroso que un boxeador estilista, bailarín, y encajador, que un día descubre que además tiene pegada. Y yo no sé vosotros, pero a mí me dan mucho miedo Hill, Kelce, Maclin, Ware, West… Vamos, que ya me da miedo hasta Alex Smith. Que últimamente se está poniendo chulito.

(Mariano #6, Pepe #6, Michel #6, León #6) Pues claro que están. ¡¡¡Pues claro!!! ¿Pero qué os habíais creído? Olvidad la defensa. Olvidad la banda. Olvidadlo todo. Solo necesitáis saber que Aaron Rodgers está lanzando los mejores pases posibles a Jordy Nelson y Davante Adams, que están jugando al mejor nivel posible. Y encima Jared Cook se quiere sumar a la fiesta. Ahora vas y lo cascas.

(Mariano #7, Pepe #4, Michel #8, León #8) Nueva York tiene hoy la defensa más dominante de toda la NFL, y quizá la mejor que han tenido en la Gran Manzana desde tiempos de Bill Parcells. Pero la clave es Lelo. Y como Lelo se remangue y diga aquí estoy yo, ni Rodgers, ni Elliott, ni Ryan, ni Brady, ni historias. ¡Viva Lelo manque pierda!

(Mariano #9, Pepe #8, Michel #7, León #7) Estamos en ese punto en el que ninguno nos creemos a los Seahawks por culpa de su línea ofensiva y la lesión de Earl Thomas, pero ninguno los queremos ver enfrentándose a nuestro equipo favorito por culpa de Wilson, Jimmy Graham y lo que queda de la ‘Legion of Boom’. Así que todos podremos decir que no son favoritos de nada, pero lo hacemos con la boca pequeña.

(Mariano #8, Pepe #10, Michel #9, León #9) Adam Gase ha montado un bloque sólido que además sabe reinventarse durante los partidos. Quizá llegue a los playoffs muy por debajo del radar, pero juegue Moore o Tannehill, hace falta hacerlo muy bien y dejarse el alma para arrebatarles la victoria.

(Mariano #10, Pepe #9, Michel #10, León #11) ¿Os imagináis a los Packers sin Rodgers, a los Steelers sin Big Ben, a los Falcons sin Matt Ryan, a los Seahawks sin Wilson, a los Cowboys sin Romo (perdón, eso ha sido un lapsus)? Pues una chorrada comparado con lo que son estos Raiders sin Carr. S’an quedao pasmaos.

(Mariano #12, Pepe #11, Michel #11, León #10) Otros que pueden haber dejado muy buenas sensaciones, y que han crecido como equipo este año, sobre todo dando una imagen de seriedad que no se veía en Detroit desde hace mucho tiempo, pero ha bastado con un dedo dislocado y tres partidos contra rivales de verdad, para que se derrumbara el castillo de naipes.

(Mariano #11, Pepe #12, Michel #14, León #12) Brock Osweiler contra Connor Cook, en la cumbre para inaugurar los playoffs de la NFL. ¡Que paren el mundo, que me bajo! Pero que nadie olvide que los Texans están acostumbrados a ganar partidos jugando sin quarterback. De hecho, han conseguido así nueve victorias en los últimos cuatro meses.

(Mariano #13, Pepe #17, Michel #13, León #14) Tampa ha sido una de las buenas noticias de 2016. Y uno de los equipos más divertidos de ver aunque no se haya dado cuenta demasiada gente. Pero estoy seguro de que en 2017, cuando de verdad empiecen a tener defensa, todo el mundo se va a enterar de que han llegado para quedarse.

(Mariano #14, Pepe #16, Michel #12, León #16) El football nos da lecciones que se graban a fuego año tras año. Y en 2016 los aficionados de los Ravens han descubierto lo importante que es tener un buen coordinador ofensivo. Tengo mucha curiosidad por saber a quién elegirá John Harbaugh como OC para asaltar en 2017 el Lombardi. ¿Mike McCoy?

(Mariano #15, Pepe #15, Michel #15, León #15) Fue frustrante ver la impotencia de un equipo que, hace mes y medio, tenía un ataque que parecía imparable con la irrupción de Rob Kelley como running back, y una defensa que empezaba a carburar con Josh Norman como líder, y en Navidad no jugaba a nada en ataque, ni en defensa, y era presa de su propia ansiedad.

(Mariano #17, Pepe #14, Michel #16, León #13) Quizá haya que plantearse que la plantilla de estos Broncos ni siquiera daba para 9-7 tras la lesión de Anderson, y que demasiado han hecho con los mimbres que quedaban después de la resaca de la Super Bowl. Y por mucho que ahora digan que es el destino soñado para cualquier entrenador, creo que será un trabajo titánico reflotar un vestuario que tiene más fugas de agua de lo que pueda parecer.

EQUIPOS DEL #17 al #32