Pádel

La fidelidad en la pareja no se valora en el World Padel Tour

Federico Quiles y Esther Laheras, por ejemplo, ha tenido cinco parejas distintas a lo largo de la temporada, y cambian para el año que viene

La fidelidad en la pareja no se valora en el World Padel Tour
PEPE ANDRES DIARIO AS

La definición del pádel como "un deporte individual que se disputa en pareja" esta temporada ha sido más auténtica que nunca. Las parejas se mueven tanto, que al final de la temporada sólo las seis primeras pueden considerarse fortalecidas por el paso del tiempo, mientras que el resto de los jugadores va probando para encontrar un buen acomodo. De hecho, la suma de puntos para el ránking es individual, y cada jugador, con quien quiera que juegue, lleva los puntos en su mochila, nada de compartir,

Esther Lasheras, que esta temporada ha disputadi doce torneos del Wold Padel Tour, lo ha hecho con cinco jugadoras diferentes: Paula Josemaría (Cáceres), Elena Ramírez (Huelva), Andreina de los Santos (uruguaya residente en Málaga), Ana Noguerira (portuguesa de Oporto) y ha terminado con Verónica Virseda (Toledo). "Antes se mantenían más las parejas, pero ahora los jugadores van cambiando más, buscando adaptarse, pero es complicado si no se tiene tiempo", comenta Esther, que esta temporada se ha visto en la obligación de variar su juego en la pista, del drive al revés, en dos ocasiones,

Por otra parte, es complicada la buena conjunción porque salvo los primeros del ránking, que viven del pádel, al resto le resulta complicado "trabajar y jugar", y mucho más cuando casi no se entrena en común. Lasheras, de Zaragoza, que vive en Madrid pero que baraja trabajar en Montecarlo la próxima temporada, con quien más se compenetra es con Marta Castro, pero ella, estudiante, no está por la labor de jugar el Circuito profesional.

En hombres, la tónica es semejante. Federico Quiles, por ejemplo, anunciaba hace un par de semanas que la próxima temporada jugará con Tito Allemandi, un top 10 del ránking que esta campaña ha estado emparejado con Silingo (no llegaron a jugar juntos el Master Final por la lesión de este), pero ese anuncio es únicamente para iniciar la temporada aunque, de entrada, el planteamiento es de permanencia,

Quiles, argentino afincado en Madrid, arrancó la temporada con Nerone, luego formó pareja con Stupacsuk (la próxima campaña será pareja de Cristian Gutiérrez), siguió con Concepción, para disputar dos torneos con Juan Martín Díaz y acabar con Uri Botello. No le fue mal la experiencia con Juan Martín, con quien llegó a dos semifinales, pero para entonces Díaz ya tenía apalabrado su futuro con Ramiro Moyano.

Así son lasa cosas en el pádel, y por eso casos como el de Carolina Navarro y Cecilia Reiter, por ejemplo, media vida juntas, son las anécdotas que justifican la regla.