Power ranking

Power ranking NFL semana 13: Estabilidad en los extremos

Tanto los buenos muy buenos como los malos muy malos están claros en esta temporada; es en el medio donde todo se complica al máximo.

Power ranking NFL semana 13: Estabilidad en los extremos
Hannah Foslien AFP

Una cosa curiosa para empezar el power ranking esta semana: los cinco primeros y los tres últimos repiten posición de manera exacta. Esto lo que indica es que hay una cierta estabilidad en lo que son los muy buenos equipos y los muy malos. En el medio, eso sí, caos infinito entre una maraña de equipos que se mueven entre el miedo a perder plaza de playoff y el sueño de aún tener opciones de pelear por el título.

(Mariano #1, Pepe #1, Michel #1, León #1) ¿Hay fisuras que permitan el resto de equipos albergar esperanzas de que este equipo se vaya viniendo abajo por culpa de tanta juventud en posiciones clave? Podría responderos que sí, pues contra Minnesota no jugaron especialmente bien, pero la respuesta correcta es no, porque no muestran más que pequeñas debilidades lógicas: no hay equipo perfecto.

(Mariano #4, Pepe #2, Michel #2, León #2) Tienen una cosa los Raiders que es un tesoro: explosividad desbocada. Llega un punto en sus partidos en los que, de repente, todo parece romperse y, ahí, emergen anotando puntos como les da la gana. Explosividad, big plays. Y, cuando no, son tan temibles como cualquiera. Su temporada es una absoluta maravilla.

(Mariano #2, Pepe #3, Michel #3, León #3) Hay dos ligas: la NFL y los New England Patriots. A su ritmo. A su rollo. Si alguna vez ambos universos se cruzasen veríamos si hay posibilidad de que los Pats se comporten como un equipo más. ¡Anda, mira tú! Resulta que en las próximas dos semanas reciben a Ravens y viajan a Denver. Ahí veremos si son inmortales.

(Mariano #3, Pepe #5, Michel #5, León #4) A pesar de la enorme paliza que le endosaron a los Panthers y de que, en justicia, tienen el seed 2 de la NFC a tiro, las nubes han tapado el sol al equipo. La lesión de Earl Thomas es terrible porque es, junto a Russell Wilson, el jugador más insustituible de toda la plantilla. Y clave en su forma de jugar.

(Mariano #5, Pepe #4, Michel #4, León #5) Los Chiefs son ese equipo rocoso al que nadie quiere enfrentarse porque son un dolor de muelas. Pero si se han visto alzados, en los últimos tiempos, es gracias a diversos ‘accidentes’ como los que les hicieron ganar a Denver y a Atlanta. Si siguen aprovechando con tanta avaricia sus oportunidades estarán ante su año.

(Mariano #6, Pepe #6, Michel #6, León #7) El calendario que se le viene encima a los Broncos es para tener miedo del de verdad. No sólo tienen que jugar contra los Patriots sino que han de enfrentarse a sus rivales directos de división. Son los campeones, y el año pasado ya estuvieron en estas mismas cuitas, pero no es fiesta todos los días. Va a ser pura emoción verles este diciembre.

(Mariano #11, Pepe #7, Michel #7, León #6) El equipo en el que nadie cree a pesar de que no pare de ganar. Muy preocupados no se les ve, la verdad. Lo cierto es que en Nueva Orleans cuajaron uno de los mejores partidos de su año, el único en el que no fueron perdiendo en el último cuarto, y ante unos Saints que venían imparables. Son serios. Y Matthew Stafford ha crecido dde forma inversamente proporcional a la presencia de Calvin Johnson en el campo.

(Mariano #8, Pepe #9, Michel #8, León #8) Tremenda exhibición frente a los Dolphins, a los que destrozaron sin piedad en todos los órdenes del juego. Sólo me da miedo que su juego de carrera no existe y eso, tarde o temprano, ha de seguir dos caminos: o aparece, o pierden partidos en diciembre y enero.

(Mariano #7, Pepe #8, Michel #10, León #9) Para el buen equipo que son, para lo bien que están jugando, pierden demasiados partidos. Tantos que van a tener un mes final de competición bastante más apurado de lo previsto. Adolecen de consistencia. Mal asunto.

(Mariano #9, Pepe #10, Michel #9, León #10) Lo de los Giants lo hicieron parecer un juego de niños. No es que eso diga mucho de su defensa, que parar a los de New York no es gran cosa hoy en día, pero sí que dice mucho de su ataque. Pacientemente, tras un Le’Veon Bell que es un espectáculo maravilloso, son capaces de mover las cadenas sin perder sus fulgurantes hachazos puntuales. Pocas ofensivas más letales.

(Mariano #10, Pepe #12, Michel #11, León #11) Han sonado las alarmas en Nueva York: el ataque no funciona. No lo ha hecho en todo el año, eso es cierto, pero el calendario, y una estupenda defensa, lo han ido camuflando. Ahora llega la hora de la verdad, y necesitan que Eli y compañía aporten bastante más. Es dudoso que sean capaces de hacerlo.

(Mariano #12, Pepe #11, Michel #13, León #13) Uno de los equipos de moda en la NFL. No le va a llegar, y tampoco hace falta, pero Jameis Winston está jugando a nivel de MVP. Y Mike Evans a nivel del mejor receptor de la NFL. Y no son, en modo alguno, las únicas estrellas de un equipo. Ahora mismo son un dolor de cabeza en el puzzle de la NFC, tanto para los Falcons como para la plaza de Wild Card.

(Mariano #13, Pepe #13, Michel #12, León #15) ¿Qué les pasó en Arizona? Jay Gruden estaba cabreado como una mona con sus jugadores, algo lógico porque la derrota les pone en una situación de precariedad en la pelea por la Wild Card, incluso en la pelea de cazar a los Giants.

(Mariano #14, Pepe #14, Michel #14, León #14) En Detroit sienten el aliento de los Packers y se echan a temblar. Dos victorias seguidas, aunque sean ante dos equipos en caída libre como son los Texans y los Eagles, han servido para que en Green Bay recuperen la fe. Y estos tipos con confianza son peligrosísimos.

(Mariano #15, Pepe #16, Michel #15, León #12) Llegaban los Dolphins a jugar contra los Ravens con la sensación de que podían ser uno de los claros outsiders en la AFC, pero dejaron el campo con la seguridad de no tienen nivel para pelear con los buenos equipos. No se trata sólo del récord de victorias y derrotas, sino de la sensación de impotencia e inferioridad.

(Mariano #21, Pepe #15, Michel #18, León #16) En las últimas siete semanas los Vikings acumulan seis derrotas. Su juego se ha venido abajo. No tienen apenas opciones de entrar en playoffs como campeones de división… pero los dos últimos partidos han sido una mejoría, con sendas derrotas ante Lions y Cowboys de forma no diré injusta pero sí muy apretada. De nada vale, ya lo sé.

EQUIPOS DEL #17 AL #32