Competición
  • Clasificación Eurocopa

Colts 24 - Titans 17

Los Colts homenajean a sus héroes ganando a los Titans

Los ganadores de la Super Bowl XLI, con Peyton Manning a la cabeza, estuvieron presentes en la victoria de Indianapolis sobre Tennessee.

Los Colts homenajean a sus héroes ganando a los Titans
ANDY LYONS AFP

Los Indianapolis Colts del año 2006 son la mejor versión de cualquier equipo en la historia de la franquicia. Aunque sólo sea porque ganaron la Super Bowl XLI y porque en su seno jugaba Peyton Manning, sin duda el mejor jugador de los de la herradura en su periplo por la NFL. Al cumplirse el décimo aniversario de aquella gesta, los jugadores de entonces fueron homenajeados en el descanso del partido entre Colts y los Tennessee Titans, y sus sucesores cumplieron con su parte de la fiesta al ganar a sus rivales de división. No fue fácil, eso también es cierto.

Tiene algo de poético que el rival fuesen los Titans, a los que tantas veces ganaron Manning y los suyos en una década de dominio absoluto sobre la AFC Sur. Están lejos de ser los tiranos de antaño, pero al ganar por 24 a 17 a Tennessee se aseguran el ser la alternativa a los Houston Texans si estos pierden pie, algo que no es descartable en absoluto viendo su nivel de juego. Porque con los Colts y los Titans en, más o menos, el mismo récord parece claro que este duelo marca quién es quién entre ambos.

El partido comenzó con unos Colts desatados y con un sentido táctico muy claro de qué tenían que hacer. Se trataba de aprovechar a Andrew Luck para explotar la parte más débil de la defensa de Titans, y de obligar a Tennessee a jugar por aire eliminándoles la carrera. Cumplieron a la perfección. En un cuarto y medio fabuloso, Luck lució como el QB franquicia que sabemos que tiene dentro y que asoma de tanto en cuando mientras que DeMarco Murray y los suyos sufrían en cada acarreo. Con anotaciones de Turbin, Moncrief y Hilton, esta última con fortuna pues el pase debió se interceptado, el marcador se puso en un aparentemente imposible 21-0.

De hecho, el resultado pudo ser aún más abultado ya que Adam Vinatieri tuvo en sus botas el 24-0, pero por primera vez desde el año pasado el veteranísimo kicker falló un extra point. Había anotado los 44 anteriores sin error, lo que es récord de la liga.

Para acabar la primera mitad, los Titans consiguieron anotar un touch down de DeMarco Murray, pero de pase. Porque lo cierto es que, en esos instantes de desesperación, abandonaron la carrera para intentar algo diferente. Eso les dio un mínimo de aire para la reanudación.

Y a fe que lo aprovecharon. Porque la segunda mitad les vio como el equipo duro y potente que han mostrado en el último mes. Con los Colts dedicados mucho más a conservar que a arriesgar, el oleaje les fue alcanzando. Rishard Matthwes llegó a las 122 yardas y DeMarco Murray a las 70 de carrera. Tajae Sharpe aportó un touch down y, de repente, teníamos partido.

La dinámica se rompió al inicio del último cuarto. Andrew Luck, harto de contemplar como la avalancha se les venía encima, se la jugó con un pase profundo, bombeado, precioso, hacia T.Y. Hilton. Este recogió el balón con suavidad y avanzó 50 yardas. Ahí abandonó el encuentro su tendencia y se metió en una guerra de guerrillas que ganó el que tenía siete puntos de ventaja: los Colts.

Porque los Titans tuvieron que agarrarse a un par de cuartos downs, a momentos de cara o cruz casi continuos. Y en esas cuitas puedes ganar muchas veces, pero con una que pierdas es suficiente para perderlo todo. Es lo que tiene el todo o nada. En esta ocasión fue una carrera de DeMarco en cuarto down, que no convirtió, y un pase de Luck a Hilton en tercer down, que sí valió.

Fue así como los Indianapolis Colts honraron a sus leyendas: ganando a los Titans y permaneciendo en la carrera por los playoffs. De eso sabían algo Manning, Wayne y compañía.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS DEL PARTIDO.