Cinco cosas que pienso

Ben McAdoo y el arte de no complicar lo sencillo

La valía de un entrenador principal se ve en los partidos que su equipo gana por pocos puntos y, en este apartado, los Giants son el conjunto número 1 de toda la NFL.

Ben McAdoo y el arte de no complicar lo sencillo
AL BELLO AFP

Para el afamado redactor de la revista Sports Illustrated Peter King, la jornada 10 fue la mejor de la temporada de la NFL hasta ahora. Desde luego, no está desencaminado después de los partidazos jugados en Carolina, New Orleans, Pittsburgh, New England o el mismo Monday Night en el estadio de los Giants. Todos merecerían una columna, especialmente la acción de dos puntos anotada por los Broncos (me la guardo para más adelante, cuando me venga el síndrome del folio en blanco), pero a pesar de la remontada de los Chiefs, del fenómeno de los rookies Dak Prescott y Ezekiel Elliott y de la maravillosa venganza de la Super Bowl XLIX perpetrada por Russell Wilson & Co. en Foxborough, me quedo con la sencillez mostrada por Ben McAdoo para llevarse el partido ante los Bengals por la mínima, 21-20.

En una división en que brilla la pareja de novatos de los Cowboys, se consolida Kirk Cousins y resalta la figura de Carson Wentz, poco se habla de la gran labor que está realizando este head coach debutante al frente de los Giants. La NFC North es la mejor división de la NFL. Todos sus equipos tienen marcas positivas y los neoyorquinos -¡oh sorpresa!- se encuentran en la segunda posición con un récord de 6-3. La valía de un entrenador principal se ve en los partidos que su equipo gana por pocos puntos. Es decir, aquellos que se deciden al final, por una sabia decisión y, en este apartado, los Giants son el conjunto número 1 de toda la NFL. Con una diferencia de puntos de -2 (182 a favor y 184 en contra), todas las victorias el cuadro de la Gan Manzana han sido por un touchdown o menos de diferencia, incluyendo dos por un solo punto, en la primera semana en Dallas (20-19) y en este Monday Night (21-20).

En el último cuarto del duelo ante los Bengals vimos dos aspectos muy interesantes de la forma de dirigir de McAdoo. Quedan poco más de 12 minutos por jugar, Nueva York tiene cuarto down y dos para anotar, perdiendo por seis puntos. Lo lógico es chutar un field goal corto –sí de esos que se han fallado muchos en la NFL esta temporada-, para ponerse tres por detrás y, teóricamente, empatar con otro chut de tres puntos más adelante. McAddo, sin embargo, decide ir a por el touchdown. John Gruden, el entrenador que llevara a Tampa Bay a conquistar su única Super Bowl, cuestiona como comentarista de ESPN, la decisión del head coach de los Giants. Pero a Eli Manning y sus huestes les está costando mover el balón (de hecho no volvieron siquiera a estar cerca de anotar en el resto del partido) y McAdoo piensa “ahora o nunca”. Manning completa su tercer pase de touchdown de la noche con el rookie Sterling Shepard y, tras el extra point, los locales se ponen por delante, 21-20. Gruden rectifica y alaba el coraje de McAdoo.

Pero la magistral lección de sencillez del entrenador de los Giants no acaba aquí. Tras buenas jugadas defensivas, el conjunto neoyorquino recibe la pelota en su yarda 41 con 3:01. Cincinnati todavía tiene dos tiempos muertos. ¡Qué difícil es para muchos cerrar un partido así! Para Tom Coughlin era imposible la temporada pasada…

McAdoo tira de manual. Los Bengals llenan la caja en primer down, Rashard Jennings corre para una yarda. Cincinnati para el reloj. Segundo y nueve, los visitantes siguen presionando arriba, Jennings gana tres yardas por vía terrestre. Los Bengals usan su último tiempo muerto y se echan para atrás esperando un lanzamiento corto de Manning. Draw, el quarterback y la línea simulan pase, Jennings se escapa por en medio y consigue nueve yardas. ¿El partido está decidido? Bueno, quedan más de dos minutos (2:07) y hemos visto a entrenadores estropear situaciones así (por ejemplo, Mike Smith en Londres -Falcons contra Lions- hace dos años). Jennings corre por el centro, cero yardas. Pausa de los dos minutos. Jennings repite de nuevo por en medio, galopada de 25 yardas. Ball Game!!!

Cinco cosas que pienso:

1. Perdón a Thomas Rawls, pero pienso que C.J. Prosise demostró el domingo por la noche que será el corredor titular de los Seahawks por muchos años. Prosise posee una gran versatilidad y no es extraño –aunque es doloroso- que Seattle acabe de prescindir de Christian Michael.

2. Pienso que la grandeza de Patriots y Seahawks se resume en los dos jugadores que registraron sendos hat tricks de touchdowns en el partido del domingo. ¿Cómo llegó LeGarrette Blount a New England como agente libre sin que ningún otro equipo lo reclamara antes al quedar libre de su relación laboral con Pittburgh? ¿Cómo es posible que nadie eligiera en el draft a Doug Baldwin y acabara en Seattle?

3. Es cierto, perdió Minnesota y una victoria en Detroit en la última semana de la liga podría arreglarlo todo, pero pienso que la situación de Green Bay en estos momentos puede calificarse de dramática.

4. Pienso que en Chicago tienen que hacer el esfuerzo de olvidarse inmediatamente de Jay Cutler. Sus números esta temporada: cuatro partidos, tres pases de touchdown, seis turnovers y 13 sacks

5. Pienso que es curioso que la Federación de Fútbol Inglesa anunciara un lleno en Wembley en el partido entre Inglaterra y España, pero viéramos muchos más asientos vacíos, al principio y al final del partido, que los que contemplamos en los dos encuentros de la NFL disputados este año en el mismo recinto. Cuando marcó Isco el 2-2 no quedaban en Wembley ni la mitad de espectadores que caben en el gran estadio…