BALONMANO\CHAMPIONS LEAGUE

El goleador meta del Elverum no impidió el triunfo logroñés

28-21. Mal partido que gana el oficio del Naturhouse, que recupera el liderato. Nergaard marcó cuatro tantos de portería a portería

El goleador meta del Elverum no impidió el triunfo logroñés

El Naturhouse La Rioja se mantiene líder de su grupo de la Liga de Campeones tras ganar por 28-21 al Elverum en un choque discreto en juego, en el que el oficio de los logroñeses fue determinante en la recta final del partido para doblegar a los noruegos cuyo portero, Nergaard, marcó cuatro tantos de portería a portería, máximo goleador de los suyos.

Tanto en Noruega como en Logroño, el Naturhouse ha superado al Elverum con claridad, pero más en el marcador que en el juego, porque el conjunto de Logroño no ha conseguido dar muestra de sus mejores prestaciones ante un estilo al que se adapta mal y ante un rival que le ha planteado muchas dificultades tácticas.

El miedo táctico de los dos equipos, deparó el peor primer cuarto de hora que, probablemente, los riojanos han jugado en la máxima competición continental y solo las paradas de los dos porteros evitaron el bostezo generalizado de los aficionados. El Naturhouse anotó su primer gol -en un saque de banda sin el portero noruego en su puesto- pasados los seis minutos y su rival tardó otro tanto en empatar.

Solo pasado el primer cuarto de hora el Naturhouse decidió asumir la responsabilidad que le correspondía en el partido y tuvo algo menos de miedo a atacar, aunque siguió fallando mucho ante un inspirado Nergaard y eso le impidió estar cómodo.

Pero en cuanto el juego se organizaba, el Naturhouse dejaba claro que era superior y por eso -y porque por momentos defendió mejor a los lanzadores noruegos- se puso por delante antes del descanso y llegó al intermedio con tres goles de ventaja (11-8).

En el inicio del segundo tiempo el Naturhouse volvió a tener muchas dudas y solo las paradas de Kappelin lograron mantener su corta ventaja, de dos o tres goles.

Así, el encuentro llegó al último cuarto de hora en un filo muy delicado para el Naturhouse, sobre todo porque el Eleverum empezaba a creer en sus posibilidades y tenía mucho descaro en sus ataques sin portero.

Pero en ese punto, el equipo noruego optó por arriesgar más y no le salió bien; Kappelin realizó tres intervenciones decisivas para el Naturhouse, que respiró a once minutos del final con su mayor ventaja hasta entonces (21-15).El equipo riojano, no obstante, estaba empeñado en dificultarse el camino y volvió a su peor versión en menos de dos minutos, para dar aire al Elverum (21-18).

El conjunto noruego volvió a pecar de inocente, no logró remontar y se desfondó y terminó con una derrota más abultada de lo que hubiera merecido.