JUEGOS OLÍMPICOS

Así afectará la elección de Trump al deporte de EEUU

El perfil del presidente electo podría restarle votos a Los Ángeles de cara a la candidatura olímpica. En juego también, la expansión de las Ligas de EEUU y un posible Mundial de fútbol.

Donald Trump con la antorcha olímpica.

La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos puede suponer un gran obstáculo para la candidatura de Los Ángeles como sede de los Juegos Olímpicos de 2024.

El comité que dirige compite en la carrera con París y Budapest, temen que la imagen racista, xenófoba y sexista de Trump les pueda restar apoyos en la carrera por albergar los Juegos.

El temor de los miembros del comité de Los Ángeles 2024 es que el perfil del presidente electo pueda espantar el voto femenino y de los respresentantes de países árabes y latinoamericanos del COI, según expresaron a USA Today fuentes próximas a la candidatura.

El triunfo de Trump —quien fue relevista de la antorcha olímpica en los Juegos de Atenas 2004— es visto por la cadidatura angelina como una catástrofe para sus aspiraciones, según L'Équipe, que compara el efecto negativo con el llamado Big One, el gran terremoto de más de 8 grados en la escala Richter que, según los sismólogos, un día destruirá California.

El Comité Olímpico Internacional confirmará el próximo mes de diciembre las ciudades que definitivamente serán candidatas a organizar los Juegos Olímpicos de 2024. La proclamación de de la sede se realizará el 13 de septiembre de 2017 durante la reunión del COI en Lima (Perú).

El precedente de Obama

Aunque está por ver el papel que, de forma activa o pasiva, pueda jugar Donald Trump en la carrera por albergar los Juegos de 2024, quién sí se implicó en la última candidatura de una ciudad estadounidense para albergar unos Juegos Olímpicos fue Barack Obama. El presidente saliente apoyó personalmente la candidatura de Chicago a los Juegos de 2016.

En octubre de 2009, Obama viajó a Copenhague, donde se elegía la sede, e intervino en la presentación final de la candidatura, que fue eliminada en la primera ronda de votaciones frente a Tokio, Madrid y Río de Janeiro.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en octubre de 2009, defeniendo en Copenhague (Dinamarca) la candidatura de Chicago a los Juegos Olímpicos de 2016.

El Mundial de fútbol, también en peligro 

Según publica en su web la BBC, el Mundial de 2026 está de cara para Estados Unidos. O al menos lo estaba hasta la llegada de Trump a la Casa Blanca. Para esta edición del torneo, la FIFA planteaba empezar a ofrecer una competición con varias sedes. En este caso el proyecto era un Mundial conjunto entre Estados Unidos, Canadá y México, pero tras las intenciones de Trump de "construir un muro entre México y Estados Unidos" las relaciones entre estos países con el magnate como presidente no parecen las más favorables para llevar a cabo este proyecto. Según la BBC, una de las soluciones que se podría plantear sería excluir a México de la organización y hacer un Mundial con sede en Canadá y Estados Unidos.  

Sus medidas, perjudiciales para la expansión del deporte americano

Desde hace años, tanto la NBA como la NFL están llevando a cabo programas de expansión global de su marca llevando de gira a sus franquicias deportivas a disputar amistosos y hasta jugando partidos de liga fuera de las fronteras norteamericanas. Con la llegada del empresario neoyorkino al despacho presidencial, parece ser que estos programas se complicarán a causa del propio programa económico del presidente. 

El nuevo presidente ha planteado un programa arancelario que puede complicar la presencia de las ligas norteamericanas fuera de sus fronteras. De momento, Sadiq Khan, alcalde de Londres, no ha presentado problema y ha dejado claro que la ciudad "está abierta".