Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

Chargers – Saints

Los Saints se llevan una milagrosa victoria de San Diego

Con dos anotaciones por debajo y menos de un cuarto por disputarse la defensa de New Orleans dio una lección de corage y fe para ganar el partido.

Los Saints se llevan una milagrosa victoria de San Diego

Chargers-Broncos en directo

El partido comenzó como cabría esperar. Drew Brees y Philip Rivers se habían citado para un duelo de pistoleros y no defraudaron. Ayudados ambos por dos buenos corredores como son Mark Ingram, RB de Saints, que terminó con 57 yardas de carrera, 46 de recepción y 1 TD, y Melvin Gordon, RB de Chargers, que concluyó el partido con 36 yardas de carrera, 46 de recepción y 2 TDs .

La defensa de Chargers saltó al campo más enchufada que la de Saints, algo que no es difícil por otro lado, lo que permitió a su equipo tener más posesiones y en mejores posiciones de campo. Esta “superioridad” se tradujo en 24 puntos en la primera mitad para los locales. Por su parte Brees fue capaz de sumar 14 puntos al marcador con la colaboración de su backfield, Ingram y el fullback, John Khun, quienes se encargaban de meter el balón en la endzone con carreras cortas.

Las secundarias de ambos equipos se veían una y otra vez superadas por los receptores. Michael Thomas,WR de Saints, terminó el partido con 44 yardas de recepción y 1 TD; mientras que Dontrelle Inman, receptor de Chargers, concluyó 120 recepciones y 1 TD. Pero lo que más llamó la atención durante la primera mitad fue la capacidad que ha tenido Melvin Gordon para reconducir su carrera. Se le nota con fianza, algo que le faltó a raudales la temporada pasada y su equipo lo agradece muchísimo.

La segunda mitad tuvo un escenario muy diferente. La defensa de los Saints empezó a ganar la posesión del campo al ataque de Rivers. Brees volvió a conectar buenos pases para llevar el balón a la yarda 1para que de nuevo, John Kuhn anotase un TD y pusiese el 24 – 21 en el marcador. A raíz de este instante ambas defensas comenzaron no sólo a cubrir mucho mejor a los receptores, sino incluso a meter presión en el pockett.

El último cuarto comenzó con los Chargers en primer down desde la yarda 25 de Saints. Rivers no desaprovechó uno de los pocos ataques en la segunda mitad en los que había logrado llegar a la red zone. Conectó un pase con Tyrell Williams para dejar el balón en la yarda tres y que Melvin Gordon anotase un TD de carrera muy importante, ya que ponían el marcador en 31 – 21 con 12:15 de tiempo jugarse.

La defensa de los Chargers dio un golpe de autoridad en el siguiente drive de los Saints al interceptar a Brees y llevar el balón a la yarda 26. En esta ocasión la defensa de los Saints logró frenar al ataque, aunque no pudieron evitar un FG de 47 de Lambo. La defensa de los Chargers continuó impidiendo el avance de los Saints por lo que el reloj se iba consumiendo.

Sin embargo ocurrió lo que menos cabría esperar, por cómo se habían dado las cosas. La defensa de los Saints consiguió un turnover en la red zone de los Chargers, gracias a un fumble recuperado a Melvin Gordon. En un 4 y 2 desde la yarda 6 los Saints se jugaban buena parte de su crédito en el partido. Brees optó por una jugada de pase al receptor rookie Michael Thomas que atrapó el pase y anotaba el TD que ponía el 34 – 28 en el marcador con 4:50 por disputarse.

La defensa de los Saints estaba on fire. El siguiente snap tras la conversión del extra point supuso el segundo turnover consecutivo, de esta forma Drew Brees se encontraba de nuevo con el balón en su posesión, iniciando el ataque desde la yarda 31 de San Diego. La ofensiva de Brees buscó no sólo anotar el TD, sino además gastar todo el tiempo posible. Los pases cortos a los receptores grandes como Coleman. Con un primer down en la yarda 1 se llegó al two minutes warning. Sean Peyton optó por volver a darle el balón al fullback, John Kuhn, quien lograba así tu particular “Hat trick”.

La presión caía de nuevo en Rivers quien tenía 1:57 para lograr anotar y llevarse el partido. La defensa de los Saints continuaba muy metida en el partido como demostraron realizando un sack y dejando a la ofensiva en una situación de 4 y 22 desde su propia yarda 13 e interceptando al quarterback en la última bala que le quedaba. Enorme victoria para un equipo que lo tenía todo en contra pero a base de fe logró llevarse el gato al agua.