MUNDIAL FÚTBOL SALA

España llega en cuadro a la batalla ante Rusia

Sin Lozano ni Ruiz, y con Aicardo como duda, la Selección juega (1:00, Eurosport1 y Gol) la reedición de la final de la Eurocopa por una plaza en semifinales.
España-Ucrania: Europeo de fútbol sala

España llega en cuadro a la batalla ante Rusia
RICARDO MALDONADO ROZO EFE

Apenas ha terminado el recuento de bajas tras la victoria en octavos ante Kazajistán y España afronta en la madrugada del sábado al domingo (1:00, Eurosport 1 y Gol) noche en el Coliseo El Pueblo de Cali otra batalla tremenda. Rusia, su gran rival en el continente europeo, se presenta en los cuartos de final sólida, con confianza y aún escocida por la final de la Eurocopa de febrero, donde la Selección le dio un baile sonrojante (7-3). Ese fue el último capítulo de una rivalidad donde España casi siempre salió victoriosa (le ha derrota en cuatro finales europeas y nunca perdió con Rusia en un Mundial), pero donde los rivales también tienen hitos felices, como la victoria en las semifinales de la Eurocopa 2014 o la imagen del ya fallecido Eremenko levantando ese mismo título en Granada en 1999.

Por tanto, ‘partido grande’, que en el caso de la Selección se le añaden tintes épicos por las numerosas bajas. El duelo ante Kazajistán tuvo un precio altísimo. Dos de sus mejores hombres en Colombia no terminaron el partido: Sergio Lozano se rompió el ligamento cruzado (ya ha dejado la concentración) y Aicardo acabó con su pie derecho maltrecho. Lesiones que se unen a la de José Ruiz, que ya no jugó en octavos, y un Fernandao con problemas que no acaba de entrar en el equipo.

“Podemos llegar con tres bajas importantísimas y Rusia está impresionante. Pero yo confío en mi equipo y vamos a dar la cara”, comenta el seleccionador, José Venancio López, al frente de un grupo donde, sólo se habla de “unión”. “Tenemos tres motivos más para ganar, nuestros tres compañeros lesionados”, apunta Pola. Mario Rivillos coincide: “Todos vamos a arrimar el hombro y, todos juntos, miraremos al frente”.

Motivación clave para multiplicarse ante la interminabla rotación de Rusia, que ha logrado una diferencia de goles de +20 en los cuatro primeros partidos. La voz cantante la llevan cuatro brasileños nacionalizados: el meta Gustavo, Romulo (fichaje estrella del Barça), Robinho y Lima, que se acoplan perfectamente a la base rusa. Plantel que está convencido de que esta es su oportunidad de lograr su primer título, más después de la criba de favoritos en octavos (tras Brasil, Egipto se cargó a Italia).

El problema para Rusia es que se enfrenta a La Roja de las dos estrellas. Un equipo que, como hace bien en recordar el propio Venancio, “ya sacó situaciones más difíciles adelante”. Hay motivos para creer.