MUNDIAL FÚTBOL SALA

El camino hacia la tercera estrella, por el lado difícil

España ya sabe cuál será su difícil camino hacia el ansiado tercer Mundial. La Kazajistán de Higuita, en octavos, luego Rusia y Brasil.

El camino hacia la tercera estrella, por el lado difícil
EFE

Tras una primera fase sin excesivas sorpresas, España ya sabe cuál será su camino hacia el ansiado tercer Mundial. Se cumplieron los pronósticos y la Selección marchará por el lado del cuadro, a priori, más complicado. Mañana, en Medellín, el primer escollo será la Kazajistán del ‘portero-jugador’ Higuita, un meta (uno de los cuatro brasileños nacionalizados) que se convierte en un atacante más cuando la ocasión lo requiere (sin necesidad de cambiar meta por un hombre de campo) y comprende un desafío táctico para cualquier rival al que se enfrente. En cuartos y semifinales, siempre que España avance y se cumplan los pronósticos, aparecen Rusia, con ganas de revancha tras la última final de la Eurocopa, y la pentacampeona Brasil de Falcao. Casi nada. Sobre todo si se compara con el otro lado del cuadrante, donde la Portugal de Ricardinho e Italia, con permiso de Argentina, parecen tener un camino más despejado.

“Sin intensidad”. Pero la principal preocupación española no son sus rivales. “Nos está faltando determinación, intensidad y demostrarnos que estamos mejorando”, reconocía el seleccionador tras cerrar la fase de grupos ante Marruecos, donde España volvió a tirar de oficio, pero sin un fútbol sala brillante. “Es importante ganar, pero también jugar bien”.

¿La lectura positiva? Que a España le ha bastado con eso para ganar los tres partidos, cumplir y pasar limpios de tarjetas. El panorama perfecto para encarar la fase decisiva.