LIGA NACIONAL

Con Strasburg los Nationals son favoritos, pero sin él no

Metemos el bisturí sobre unas hipotéticas Series de División entre Washington Nationals y Los Angeles Dodgers.

Con Strasburg los Nationals son favoritos, pero sin él no
Brad Mills USA Today Sports

Ya quedan pocos días de temporada regular y el Washington Nationals contra Los Angeles Dodgers será una de las dos Series de División en la Liga Nacional, salvo que el equipo angelino se derrumbe y los San Francisco Giants remonten en el tramo final, cosa que parece muy difícil porque el mejor pitcher del mundo como es Clayton Kershaw, ha vuelto para los de Dave Roberts, y los de Bruce Bochy están horribles desde el parón del All-Star. Actualmente la ventaja entre ambos conjuntos es de cuatro partidos, así que todo parece indicar que Nationals y Dodgers irán por un lado del cuadro, mientras que Cubs y el ganador del Wild Card game por el otro.

Los Nationals han sido mejor equipo durante la temporada, aunque ya sabemos que eso no sirve de nada en los playoffs de la MLB porque cualquiera que haya llegado hasta ahí, te puede ganar y dejarte sin la posibilidad de ganar el título del comisionado en las World Series. El equipo de Dusty Baker, tendrá a la mayor estrella en la línea de bateo de los playoffs en la NL, como es un Bryce Harper (junto a Kris Bryant) que quiere por fin ser el mejor jugador en los playoffs y llevar a su franquicia a lo máximo. En temporadas anteriores, tras hacer una gran temporada regular y ser favoritos en la postemporada, han decepcionado mucho siendo eliminados por ejemplo en 2014 a las primeras de cambio contra San Francisco Giants. Además de él, hombres como Daniel Murphy, que debería de ser el segundo jugador más importante, Anthony Rendon y Wilson Ramos hacen que tengan más pegada que los Dodgers.

La clave en la rotación de pitchers es si Stephen Strasburg (3.60) estará disponible en los playoffs, ya que como suele ser habitual actualmente está lesionado y su presencia es dudosa. Si puede ser el pitcher número dos, el gran Max Scherzer (2.78) ejercería como líder para intentar frenar en seco a la ofensiva angelina. El tercer lanzador sería un Tanner Roark (2.75), que está realizando una temporada espectacular, consolidándose como una pieza fundamental para que el conjunto capitalino esté ganando la División Este sin apenas apuros, ya que han sido muy superiores a los vigentes subcampeones New York Mets durante todo el año.

En el bullpen, un jugador destaca sin duda por encima del resto y es Mark Melancon. Antes del cierre de mercado de traspasos, los Nationals decidieron ir a por uno de los mejores closers de la MLB, adquiriéndolo después de hacer un traspaso con los Pittsburgh Pirates. Si los Nationals tienen ventaja en la última entrada, con este pitcher deberían de sufrir menos de lo que lo hubiesen hecho sin él en la plantilla.

Los Angeles Dodgers han sido inferiores durante la temporada, pero llegarán fuertes a los playoffs tras un mal inicio de temporada, donde les costó ganar partidos ya que sólo lo hacían con Clayton Kershaw como en 2015, pero los demás lanzadores no conseguían hacerlo salvo cuando se medían a equipos muy limitados. Durante la offseason los Dodgers no igualaron la oferta que le hicieron los Arizona D-Backs a Zack Greinke, porque les parecía que el conjunto del desierto había pagado de más y no se han equivocado. La temporada del pitcher ha sido muy mala y en un equipo que está en el sótano de la división, igualados con los San Diego Padres. En la línea de bateo el rookie SS Corey Seager está siendo el mejor jugador, llegando ya a los 25 HR. Jugadores veteranos como el 3B Justin Turner y el 1B Adrián González están siendo los que acompañen al joven jugador, siendo los mejores con los bates. A priori con los bates, los Nationals deberían de ser superiores pero tampoco por tanta diferencia como dicen las estadísticas.

La rotación de pitchers está liderada lógicamente por un Clayton Kershaw (1.81), que cuando ha estado al 100%, demuestra partido a partido que es sin duda el lanzador más fiable en el béisbol actual. Domina a todos sus rivales con una capacidad increíble para conseguir strikes y no lanzar tantas bolas como otros, así que los bateadores deciden intentar golpear la bola pero ante el arsenal que tiene el zurdo, ya que maneja todo tipo de lanzamientos, cuesta mucho saber como te viene la bola. Los que deberían de ser segundo y tercer pitcher titulares, serían Rich Hill y el japonés Kenta Maeda. Por lo tanto, si los Nationals podrían contar con todos sus lanzadores, se tendrían que medir ante Stephen Strasburg y Tanner Roark, siendo inferiores por lo visto este año.

En el bullpen los Dodgers siempre han tenido muchísimos problemas durante las últimas temporadas. Ahí, Dave Roberts, tiene que demostrar por qué es un gran manager y elegir a los jugadores idóneos para mantener ventajas (si las tienen) o que no se les escapen los partidos ante los Bryce Harper, Daniel Murphy etc. Pedro Báez por ejemplo podría sufrir bastante.

Por último, el closer será un Kenley Jansen que es un gran lanzador, pero que en situaciones de presión extrema podría transmitir menos confianza que Mark Melancon. Siempre confía en sus fastballs y esto, si te conectan con el bate, puede ser fatal.

En defensa ambos conjuntos parecen bastante parejos, con muchos jugadores capacitados para robarte singles con grandes cualidades defensivas, para actuar rápidamente y eliminar al jugador correspondiente.

Lo normal sería un 3-1 o 3-2 para los Washington Nationals y que en las Series de Campeonato se midiesen a unos Chicago Cubs, que son el claro favorito para llegar al clásico del otoño en 2016. Pero como Stephen Strasburg no esté disponible y la serie se vaya 1-1 a Los Angeles, a los capitalinos les puede costar bastante conseguir ganar un partido como visitantes.