Competición
  • Clasificación Eurocopa

Texans 23 - Bears 14

La era Osweiler en Texans comienza con victoria

Brock Osweiler inició su periplo en Houston como lo terminó en Denver: ganando partidos difíciles, gracias a una sangre fría.

La era Osweiler en Texans comienza con victoria

Brock Osweiler inició su periplo en Houston como lo terminó en Denver: ganando partidos difíciles, gracias a una sangre fría impactante para un quarterback que únicamente ha actuado como titular en ocho partidos (contando el de hoy) en la NFL. Osweiler pasó para 231 yardas, dos touchdowns y una intercepción, liderando una sólida remontada protagonizada por los Texans en la segunda mitad para acabar derrotando, 23-14, a unos Chicago Bears que ganaban, 14-10, al descanso.

Otros dos debutantes brillaron en el ataque de los Texans: el corredor ex de los Dolphins, Lamar Miller, y el rookie receptor, Will Fuller. Miller sobrepasó las 100 yardas terrestres (106) en su debut con Houston y Fuller encabezó a su equipo, con cinco balones atrapados para 107 yardas y un touchdown. El otro fue obra del sensacional DeAndre Hopkins, quien firmó 54 yardas en las mismas recepciones que Fuller.

Jay Cutler cumplió en la primera mitad, dirigiendo certeramente a una ofensiva visitante que logró dos touchdowns. El primero llegó en una carrera de una yarda del running back Jeremy Langford y el segundo, instantes antes del descanso, en una recepción de 19 yardas, protagonizada por el veterano wide receiver Eddie Royal, a pase de Cutler. Sin embargo, el ataque de Chicago extrañó la versatilidad del corredor Matt Forte (ahora con los Jets) y desapareció en el juego terrestre (Langford concluyó el choque con solo 57 yardas), no pudiendo sumar un solo tanto en una segunda mitad dominada por una defensa local que, liderada por sus feroces hombres de línea, realizó cinco sacks sobre Cutler.

La retaguardia local, sin embargo, sufrió una dura pérdida, al caer lesionado de la rodilla, en el mismísimo primer cuarto, el linebacker Brian Cushing, quien se perderá, como mínimo, los próximos seis partidos de los Texans.