Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

GIMNASIA RÍTMICA

Quereda: "Ni loca me iba a perder estos Juegos"

El equipo español de rítmica ha vivido un ciclo con muchas lesiones. En cada jornada ensayan al menos seis veces cada uno de los ejercicios.

Quereda: "Ni loca me iba a perder estos Juegos"
Clive Brunskill Getty Images

Alejandra Quereda, de 24 años, es la capitana del equipo español de gimnasia rítimica que se ha colgado la plata en los Juegos de Río. Feliz y plena por el éxito, no todo ha sido un camino de rosas hasta alcanzarlo. Tanto ella como Elena López deberán pasar por el quirófano por sendas lesiones que le han martirizado el último año: “El sueño de los Juegos puede más. Superamos adversidades, lesiones, fue un año duro porque llevamos ocho al más alto nivel. El cuerpo pasa factura como en cualquier deporte de élite. En mi caso, tengo una rotura en la cadera con edema óseo en el fémur. ¡Ni loca me iba a perder estos Juegos!”.

Este contratiempo les hizo perderse algunos entrenamientos y llevar una preparado paralela a sus compañeras para llegar en óptimas condiciones a Río, aunque logró llegar a tiempo, con algún dolor, y cumplir un sueño que le habían arrebatado en los Juegos de Londres, cuando quedaron en cuarta posición. “A mi compañera Elena le decía: 'tranquila, esto nos lo devolverán algún día. Nunca queremos ser favoritas, queremos ganarlo a pulso y que lo demás venga solo. Y lo hemos conseguido”, afirmó, mientras el resto de sus compañeras también mostraron su satisfacción. “Lo que queríamos era ir mejorando día a día. Nos quitamos la espina de 2012, aquello nos dio rabia, aunque fueron nuestros primeros Juegos. Estamos felices y es la recompensa a todo el trabajo. Los momentos difíciles nos hicieron más fuertes”, añade Sandra Aguilar.

Sara Bayón, una de las dos entrenadores del conjunto junto a Anna Baranova, explicó cómo han sido las sesiones de trabajo hasta llegar a Río. “Llevamos desde finales de septiembre con esta rutina. En una jornada podemos llegar a repetir seis veces cada ejercicio. Es difícil calcular cuántas veces lo hemos practicado”, comentó. "Fue la mejor competición que hicieron", dijo, clavando los ejercicios de la preliminar y la final, el día que tocaba.

Apenas pasaron nervios las españolas, que decidieron no mirar las puntuaciones en la rotación uno. Luego, entienden que Rusia las superara pero reconocen que "nuestro ejercicio también tenía dificultad, aunque en los Juegos los jueces suelen ser más justos".