JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Mo Farah se hace leyenda con un doble-doblete histórico

El británico consumó en Río 2016 su segundo doblete olímpico consecutivo al ganar los 5.000 metros con un tiempo de 13:03.30. Iguala a Lasse Viren.

Mo Farah se hace leyenda con un doble-doblete histórico
LUCY NICHOLSON REUTERS

Mohamed Farah se hizo leyenda ayer en el Joao Havelange de Río de Janeiro. El británico nacido en Somalia cerró con un oro en 5.000 metros un doblete histórico en las pruebas de fondo (fue campeón también en 10.000). Histórico porque ya lo había conseguido en Londres 2012. Un doble-doblete que sólo había sumado en estas pruebas en toda la historia olímpica otro atleta, el finlandés Lasse Viren, que lo hizo en los Juegos de Múnich 72 (ante Mariano Haro) y Montreal 76. Mo ya está entre los más grandes del atletismo. Con 33 años, habrá que ver lo que decide hacer con su futuro, pero que le quiten lo bailao, o lo corrido en este caso.

Como acostumbra, Farah se colocó delante, aunque no en cabeza, desde los primeros metros y dejó que otros tiraran del grupo. Los etiopes Dejen Gebremeskel y Hagos Gebrhiwet­ le llevaron con comodidad hasta más allá del 3.000, con ritmo lento. Pero por el 4.000 ya pasó en ­primera línea.

Invencible

Como en otras ocasiones, ocurrió hace unos días en el 10.000, dio la sensación de que alguien podría echarle el guante en la recta final. Nada más lejos de la realidad. El sábado le había retado sin suerte el keniano Tanui, y anoche fue el estadounidense Chelimo el que intentó toserle y no pudo. Se acercó, pero al notar su presencia, Farah aceleró y entró con todas sus fibras y en solitario en la meta (13:03.30), erguido y triunfante, con los brazos abiertos y gritando su victoria. Chelimo se quedó con la plata y Gebrhiwet, bronce. Porque el oro en fondo sólo tiene un dueño: el gran Mo Farah. La leyenda que suma cuatro títulos olímpicos, cuatro mundiales y cinco europeos entre los 5.000 y los 10.000. Casi nada.