Competición
  • Champions League

ATLANTA BRAVES

El futuro de los Braves llegó y se llama Dansby Swanson

El primer jugador escogido en el draft de 2015 y protagonista de un polémico traspaso, llega como símbolo de la potente cantera del club.

El futuro de los Braves llegó y se llama Dansby Swanson
Scott Cunningham AFP

La temporada 2016 se preveía que fuera una campaña complicada para la orgullosa franquicia de los Atlanta Braves, una que tiene el récord de 14 títulos de división consecutivos entre 1991 y 2005, con otras tantas participaciones en los playoffs, pero siempre con la espina clavada de haber conseguido un solo triunfo en las Series Mundiales en 1995, que bien pudieron (y debieron) haber sido más. Si uno echa un vistazo a todos los jugadores, verdaderas leyendas como Greg Maddux, Tom Glavine, John Smoltz o Chipper Jones, que vistieron esa camiseta, se le queda ese resquemor, pero es mejor dejar el pasado precisamente ahí, que es lo suyo.

Como decía, la presente campaña iba a ser difícil de asimilar por parte de todas las personas que rodean (y se interesan) por los Braves, y el guion se ha cumplido escrupulosamente. El equipo se está confirmando como el peor de toda la competición y le han colocado como el más reciente ejemplo del ‘tanking’, perder a propósito para poder escoger lo más arriba en el draft y reconstruirse a través de esta vía, siguiendo el camino mostrado por Chicago Cubs y Houston Astros, que con éxitos notables del presente y, sobre todo, para el futuro.

Aunque en líneas generales el club ha mostrado algunos signos esperanzadores, con la confirmación de la valía de activos como el de Julio Teherán o Freddie Freeman, de nivel cercano al All-Star, el resto del plantel ha sido descorazonador, con una tremenda irregularidad en la rotación y múltiples cambios destinados a encontrar los cuerpos necesarios para el proyecto, más de lo mismo en el bullpen y con un turno de bateo con una alarmante falta de pegada que se traduce en la escasez de home runs. Los Braves son los que menos veces han sacado la pelota del campo, en 81 ocasiones y su antecesor en este ranking no muy positivo son los Giants con 99. Con la marcha a lo largo de los años de los Upton, Heyward, Gattis y compañía, es lo que se preveía, pero oye, al menos son un fijo en no caer víctima del strikeout, aspecto en el que han mejorado una barbaridad.

Y es en este momento donde los Braves, una vez traspasado Erick Aybar a los Tigers para cubrir la baja de José Iglesias, toman la audaz decisión de promocionar a Dansby Swanson, quizás el mayor exponente de una cantera que se ha colocado como la más poderosa de toda la competición y que debería ser la punta de lanza del club en los años venideros.

Oye, que la sufrida afición también se merece una alegría.

Directamente ascendido del equipo de la Doble A de Mississippi, la primera elección del draft del año pasado y protagonista de uno de los traspasos más desequilibrados de los últimos tiempos, ya ha realizado su debut en las Grandes Ligas el pasado miércoles, con un par de rotundos hits en los que utilizó todo el campo en sus cuatro actuaciones en el cajón. Eso sí, el balance no ha sido tan positivo en su segundo encuentro frente a los Nationals, yéndose de vacío con un par de strikeouts.

Más allá de la cuestionable promoción, que ya comenté en la Lata de Maíz con Dani García y Pepe Rodríguez en relación con la figura de Alex Rodríguez y podría llevar a Swanson a la agencia libre en 2022 si juega ininterrumpidamente, en lugar de 2023 si hubiese debutado el año que viene, lo cierto es que la organización tenía ganas de mostrar al mundo beisbolístico los resultados de su profunda reestructuración y Swanson es la primera pieza de una sucesión de talentos, que abundan más sobre el montículo que entre los jugadores de posición.

A pesar de que las comparaciones son odiosas, el producto de la Universidad de Vanderbilt se asemeja a Derek Jeter como modelo de conducta, con una profesionalidad y un saber estar que no se asocia a un muchacho de 22 años. Con posibilidades de ser un perenne candidato a participar en el All-Star, todas sus virtudes sobre el campo están por encima de la media y con margen de mejora debido a su gran inteligencia. La idea es que conforme una pareja para la doble jugada con Ozzie Albies, otro producto más de la inagotable cantera de Curaçao, durante muchísimos años.

Y si encima es de Marietta, a tiro de piedra de la propia Atlanta, mejor porque podrá conectar con una parte no pequeña de los seguidores.

La llegada de jugadores salidos del draft a las Grandes Ligas cada vez se produce con mayor rapidez, con casos como el de Michael Conforto o Andrew Benitendi que han precedido a Swanson, pero lo más esperanzador para la franquicia de Georgia es que los mejores tiempos ya se empiezan a ver sobre el campo y el SunTrust Park ofrecerá una versión más positiva del club.