JUEGOS OLÍMPICOS | GIMNASIA

Carolina abre la rítmica y cierra su larga carrera

La gimnasta de 30 años debuta en la competición individual en la que aspira a "quedar entre las diez primeras. Eso sería mi medalla".

Carolina abre la rítmica y cierra su larga carrera
EFE

Otra Carolina, no Marín sino Rodríguez, será protagonista este viernes del programa español en la antepenúltima jornada olímpica. Su puesta en escena será más sentimental, ya que pensar en la medalla es un reto gigantesco teniendo en cuenta la 14ª plaza obtenida en los últimos Juegos de Londres. Pero la gimnasia rítmica española despide a la que ha sido su emblema. A los 30 años y tras tres Juegos a su espalda, la leonesa dice adiós al gran acontecimiento mundial en el tapiz, en la competición individual.

“Acabar entre las diez mejores es para mí una medalla”, explica la gimnasta, que llegó el pasado día 14 a la Villa Olímpica. Estudiante de Psicología, entró en el equipo nacional en 2001, con apenas 15 años, y ha vivido los altibajos y sinsabores de un deporte muy sacrificado, que lleva al cuerpo hasta el límite de la flexibilidad. Después de participar en Atenas 2004 y quedar séptima en equipos, lo que le valió obtener un diploma, Carolina fue apartada del equipo en 2007. Fue uno de sus momentos más duros.

Regresó después de Pekín, y en 2009 la incluyeron nuevamente en el equipo nacional. Pese a alguna que otra lesión, consiguió sus mejores resultados y en los Juegos de Londres logró ser la única española en participar en la competición individual y por equipos en dos eventos seguidos, además de igualar a Almudena Cid como campeona de España por octava vez. Ahora quiere despedirse en el mejor escenario posible.