RUGBY 7

La familia masculina también quiere su diploma en Río

Los de Inchausti debutan frente a Sudáfrica y Australia este martes. Canosa: "Cumplimos el sueño de toda una vida deportiva.

La familia masculina también quiere su diploma en Río
Esteban Biba EFE

Tras las Leonas, es el turno de 'La Familia'. Así se autodenomina la selección masculina de seven desde que un grupo de 14 visionarios aceptó en 2009, con una beca de 600 euros, apostar por un proyecto que debía acabar en los Juegos de Río. Vivían en colegios mayores o compartían piso. Ahí comenzó a fraguarse la hermandad, con idas y venidas de algunos, que en Mónaco con un ensayo de Iggy Martín in extremis metió a España en los Juegos. Este martes debutan contra Sudáfrica (11:30) y luego se medirán a las 21:00 a Australia. El miércoles espera Francia. El objetivo es, como las chicas, ganar un partido que les meta en cuartos.

"Este es un momento que tenemos que disfrutar", les dice el seleccionador, Tiki Inchausti, a sus hombres. "La meta es lograr el diploma (eso les aseguraría también ADO y la continuidad del proyecto). Pero eso pasa por competir. El rugby español tiene que aprovecharlo", advierte el técnico.

Para Matías Tudela, de 31 años, pisar el césped del estadio de Deodoro significará culminar un proyecto de vida. "Es cumplir el sueño de toda una vida deportiva. Poder sudar la camiseta por nuestro deporte en unos Juegos es todo un orgullo. Ser olímpico es una actitud”, cuenta el capitán, entregado a tope a la Familia. A sus 31 años, reparte su tiempo entre Valencia, donde vive, y Madrid, donde se concentra con el resto de la Selección. "No somos los mejores, pero jugamos con el corazón", advierte siempre Pablo Feijóo, de 34 años y una institución en el rugby. La unión, en su caso, hizo la fuerza.