TEMPORADA REGULAR

El presente y futuro de los Dodgers es Corey Seager

El shortstop novato de la franquicia angelina consiguió tres home runs en una actuación prodigiosa en la visita de los Atlanta Braves.

0
El presente y futuro de los Dodgers es Corey Seager
Harry How AFP

Cuando arrancó la temporada 2016 en las Grandes Ligas, había un dato seguro en el apasionante mundo de los novatos de la competición y es que el shortstop de Los Ángeles Dodgers, Corey Seager, era un talento especial. Llamado a darle el empujón definitivo a un equipo que ha decepcionado por la falta de progreso en octubre y con la presión extra de justificar el presupuesto más al to de la competición, lo que nadie anticipaba es que Seager se convirtiera en la referencia del club, lo cual es positivo porque habla mucho y bien de sus talentos, pero no tanto del resto del turno, que sigue la estela de los Giants y a la espera de tiempos mejores.

Con Corey Seager, los Dodgers tienen un bastión en una posición crucial, y si le suma a Joc Pederson, Yasiel Puig, Trayce Thompson y el jovencísimo Julio Urías, seguro que no tardan en llegar.

Chicago Cubs-Arizona Diamondbacks (6-0)

En palabras de alguien muy cercano, ver a los Chicago Cubs jugando contra sus rivales, se parece más al enfrentamiento entre adultos y niños. Puede que no esté mal tirado porque los Cubs no sólo ganan más que nadie sino que la suficiencia con que lo hace, impide que Héctor Rondón pueda hacer su trabajo ya que no suelen darse marcadores apretados. Y eso es muy positivo, con un veterano John Lackey siguiendo al pie de la letra el ejemplo de Arrieta y Lester.

Baltimore Orioles-New York Yankees (6-5)

Después de ver como los Yankees se ponían por delante con tres home runs, los Orioles nunca perdieron la cara al choque y demostraron una gran capacidad de reacción contra dos de los mejores pitchers de los Yankees, Nathan Eovaldi y Dellin Betances. Puede que la manera de adelantarse no fuese la más sexy, con una bola rasa a tercera de Manny Machado, pero los Orioles la aceptan con gusto porque no deja de ser un triunfo más, que siempre viene bien. Los problemas crecen para los Yankees una vez que Teixeira, que no es que esté bateando mucho sino todo lo contrario, ha sido colocado en la lista de lesionados por daños en el cartílago de su rodillo. Mal asunto.

Philadelphia Phillies-Milwaukee Brewers (6-3)

No es que los Phillies anden muy sobrado en ataque en estos tiempos que corren, pero una poco habitual explosión ofensiva, fue suficiente para detener la peor racha de su campaña, con siete derrotas consecutivas. Home runs de Cameron Rupp y Andrés Blanco resultaron ser clave para lograr ese objetivo. Lo positivo sería ver un progreso en este sentido, porque desde el montículo sí que se está haciendo un gran trabajo.

Pittsburgh Pirates-Los Ángeles Angels (2-9)

Francisco Liriano no anda especialmente fino con su control en los últimos encuentros y los Angels anotaron pronto y repetidamente contra el zurdo de los Pirates, capitalizando todas las opciones que se les fueron presentando. Ni siquiera el temor inicial a una nueva mala salida de Jered Weaver terminó siendo verdad, anulando a los locales después de ceder home runs a Marte y Kang.

Boston Red Sox-Toronto Blue Jays (2-5)

Por segunda vez, R. A. Dickey maniató a los Red Sox durante las cinco primeras entradas. En la primera, digamos que no tuvo un final feliz, pero en esta ocasión sí que consiguió dar con la tecla a pesar de ser descontroladamente efectivo. De esta manera, fue capaz de parar la racha de 26 encuentros seguidos de Xander Bogaerts, que tuvo el partido en sus manos… antes de caer víctima del strikeout ante Roberto Osuna.

Cleveland Indians-Kansas City Royals (6-1)

Danny Salazar es uno de los miembros más destacados de la rotación de los Indians y le dio a los vigentes campeones del mundo un poco de su propia medicina a lo largo de ocho entradas, manteniendo las 97-98 millas hasta en sus últimos envíos. Más allá del home run de Butera, poco pudieron rascar los Royals, que ven como los Indians se les sitúan a sólo medio partido en la tabla. No sería nada raro ver a estos equipos luchando hasta el final de la temporada por un puesto en los playoffs.

Detroit Tigers-Chicago White Sox (10-3)

El inicio de temporada de James McCann no ha sido el más positivo, con una lesión de tobillo y un bajón en el plate como aspectos más destacables, pero las cosas parecen haber cambiado a mejor y su triple y home run son buena muestra de ello. Jordan Zimmerman lanzó de forma efectiva por primera vez en 12 días, aunque Miguel Cabrera abandonó por precaución el choque debido a ciertas molestias en la espalda y no parece ser gran cosa.

Cincinnati Reds-Washington Nationals (7-2)

Incluso habiendo abandonado el Coors Field, el ataque de los Reds no se ha ralentizado y consiguieron acumular su tercer triunfo consecutivo, algo que sólo han hecho en tres ocasiones en toda la temporada. Eugenio Suárez hizo su tercer home run en dos días, y Zack Cozart y Adam Duvall también se sumaron a la fiesta.

Miami Marlins-New York Mets (2-6)

En el primer partido después de que conocer que la hernia discal en el cuello de David Wright le va a tener de baja no menos de seis semanas, su sustituto Wilmer Flores y el recién llegado James Loney hicieron más que suficiente para respaldar a un Noah Syndergaard que ganó su sexto encuentro del año. El home run número 100 en la carrera de James Loney fue decisivo a la hora de romper el empate mientras el club intenta paliar en la medida de lo posible la baja de su capitán.

Texas Rangers-Seattle Mariners (7-3)

El bate del gran Adrián Beltré fue más que suficiente en la apertura de la serie de partidos que va a enfrentar a los dos clubes y que lo iniciaban empatados en la clasificación. Su doble, home run y cinco carreras impulsadas ayudó a que Yu Darvish ganase su segundo encuentro tras su grave lesión. Jurickson Profar ha hecho todos los méritos posibles para permanecer en el equipo, supliendo de forma admirable la baja por sanción de Rougned Odor. Demasiados buenos jugadores y pocos puestos para contentar a todo el mundo.

Minnesota Twins-Tampa Bay Rays (2-4)

Los Rays no andan muy finos en muchas áreas del juego, pero por una vez, los resultados acompañaron a la hora de conseguir el hit decisivo en la persona de Brad Miller. Evan Longoria consiguió su segundo home run en dos encuentros y, en esta ocasión, jake Odorizzi tuvo un final feliz no como en su anterior salida ante los Yankees, pese a que la victoria no fue para él.

Houston Astros-Oakland Athletics (12-2)

Curiosidades de este deporte. Un día te vas con las manos vacías de forma literal. Al día siguiente tienes la mejor actuación ofensiva del año. Las siete carreras de la primera entrada fue una buena muestra de ello y es que a veces empieza uno a carburar y el resto de compañeros se contagian. Los cuatros hits, home run incluido, y cuatro carreras impulsadas de Evan Gattis ayudaron a sentar el tono y a que los Astros vuelvan a la senda ganadora.

St. Louis Cardinals-San Francisco Giants (1-5)

Incluso un Johnny Cueto mermado por las molestias en la espalda y una falta de control inusual, fue suficiente para que sumase su noveno triunfo del año. En un competitivo duelo con Wainwright, el dominicano fue ligeramente superior y eso es lo importante. Sin embargo, la recuperación de ‘Waino’ parece un hecho y salidas como esa es lo que necesitan los Cardinals para volver a ser competitivos, que lo serán. Incluso con Hunter Pence de baja durante los dos próximos meses por su operación para solucionar su lesión muscular en el bíceps femoral, los Giants demostraron que se manejan de forma admirable, incluso cuando vienen dadas.

Los Ángeles Dodgers-Atlanta Braves (4-2)

Si no fuera por Corey Seager, el ataque de los Dodgers estaría muy cerca de mostrarse inexistente. Por suerte para los angelinos, el rookie sacó en tres ocasiones la bola del campo y él solito derrotó a un Julio Teherán que hizo una gran labor a la hora de limitarles… salvo con Seager en el cajón. El favorito inicial a ser el rookie del año va mejorando según avanza la temporada.

San Diego Padres-Colorado Rockies (4-0)

Un home run descomunal de Matt Kemp fue decisivo para poner en la senda ganadora a unos Padres que superaron a la franquicia de las Rocosas y con un Nolan Arenado frustrado a más no poder en lo que sería su tercera derrota consecutiva y seis de los últimos siete encuentros. Perder repetidamente hace mucho daño, pero es que lo que le toca actualmente (y desde hace muchos años) a los Rockies.