TEMPORADA REGULAR

Julio Urías sufre en su primer partido en las Grandes Ligas

El pitcher mexicano tuvo sensaciones encontradas en su debut contra los New York Mets, pero su futuro con los Dodgers se mantiene intacto.

Julio Urías sufre en su primer partido en las Grandes Ligas
AL BELLO AFP

El mexicano Julio Urías es un talento supremo. De hecho, tan bien considerado es el pitcher zurdo de los Dodgers, que hay cierto consenso en abjudicarle la etiqueta de la mayor promesa que campa a sus anchas en las categorías inferiores de este deporte, más comúnmente conocidas como las Ligas Menores. En el equipo de Oklahoma City había conseguido una racha de 27 entradas seguidas sin conceder ni una sola carrera. A sus 19 años y 289 días, el talento de Julio Urías iba a ser puesto a prueba en casa de los New York Mets.

Y los subcampeones le hicieron saber al novato que las Grandes Ligas es un nivel mucho más complicado que todo lo que había conocido hasta la fecha. Sin embargo, tranquilidad para los seguidores de los Dodgers, Urías es un muchacho extraordinario y que traerá días de fortuna y gloria a los angelinos.

Chicago Cubs-Philadelphia Phillies (6-2)

Cuando Jon Lester está sobre el montículo, los Cubs tienen muchas esperanzas de ganar el partido. No es Jake Arrieta, pero se le acerca. Sobreponiéndose a varios errores, los poderosos bates de los Cachorros dieron buena cuenta de los pitchers de los Phillies. Home runs de Jorge Soler y David Ross supusieron la diferencia, aunque clave fue el del catcher de los Cubs, apodado cariñosamente ‘Grandpa Rossy’, que se retira tras este año y que consiguió el número 100 en su carrera.

Washington Nationals-St. Louis Cardinals (2-6)

Max Scherzer es uno de los mejores pitchers de la actualidad y al estar rondando siempre la zona de strike, las posibilidades de conceder home runs se incrementan. Esto es lo que ocurrió en el grand slam de Stephen Piscotty posterior a una inusual falta de control de Scherzer, que ha alternado victorias y derrotas en sus últimas seis participaciones. ‘Mad Max’ lidera la liga con 15 home runs permitidos y son 39 en los últimos 365 días. ¡Ouch!

Toronto Blue Jays-Boston Red Sox (7-5)

Josh Donaldson dice que no se ha sentido ‘bien’ en todo lo que lleva de año, pero después de verle conseguir cuatro hits, dos home runs y cinco carreras impulsadas, incluido el home run decisivo contra Koji Uehara, uno tiene que pensar seriamente en cuál puede ser el techo del MVP de la temporada pasada. Parece que el ataque de los Blue Jays al fin empieza a despertar y gran parte de ello dependerá de él.

New York Mets-Los Ángeles Dodgers (6-5)

Julio Urías comenzó el encuentro muy dubitativo, siempre por detrás respecto a los bateadores de los Mets en la cuenta de bolas y strikes. Los nervios y la adrenalina por el debut son algo a tener muy en cuenta y así hay que entender las tres carreras de la primera entrada. Aun así, los Dodgers no renunciaron a ganar el partido y Utley empató el partido contra un Familia que salía con una ventaja de cuatro carreras… que no pudo mantener. La redención llegaría para Curtis Granderson, cero de tres con tres strikeouts hasta el momento, que lograba el home run para unos locales que celebran durante el fin de semana al equipo que ganó el título del mundo en 1986.

Cleveland Indians-Baltimore Orioles (4-6)

Buck Showalter había tenido suficiente tras ver a su ataque acumular 52 strikeouts en su visita a Houston y los cambios dieron los frutos deseados. Como parte de unos cambios sorprendentes, todas las piezas contribuyeron, incluido Adam Jones desde el primer puesto. Machado consiguió cuatro hits y Mark Trumbo logró su 15º home run del año, mejor marca de su propia liga para dar a la eterna promesa Dylan Bundy su primera victoria tras varios años plagados de lesiones.

Alex Rodríguez logró su primer home run tras volver de la lista de lesionados en la visita al Tropicana Field.

Tampa Bay Rays-New York Yankees (1-4)

Masahiro Tanaka puso la seriedad sobre el montículo y la veteranía y el músculo de Alex Rodríguez y Carlos Beltrán hicieron el resto. Entre los dos bateadores, casi suman 80 años de edad y 1100 home runs sumando sus carreras. El que tuvo, retuvo y los Yankees consiguen parar la sangría y el debate sobre quién tiene que ser el DH… de momento.

Atlanta Braves-Miami Marlins (4-2)

Cuando los Braves están teniendo una temporada como la actual, estableciendo récords de mediocridad, un golpe de fortuna es lo que necesitas para parar la sangría y eso es lo que le ocurrió a Markakis con su hit que impulsó las carreras decisivas en la octava entrada. Se trata de la tercera victoria en 23 partidos ante su público.

Texas Rangers-Pittsburgh Pirates (1-9)

Se dice que todo se acaba y eso es lo que le ocurrió a la racha de 12 victorias consecutivas de Cole Hamels, que vio cómo Jonathon Niese le superaba en el montículo y cómo los explosivos bates de los Pirates la sacaban del campo hasta en cuatro ocasiones, de cara a sumar su quinta victoria seguida. Los Pirates no pierden de vista a los Cubs en su división.

Milwaukee Brewers-Cincinnati Reds (9-5)

Aaron Hill sigue en sus trece, está en un gran momento o en un bajón de los que hacen época. Sus dos home runs contra los Reds, equipo al que le ha hecho cinco de sus seis home runs de la temporada. Por su parte, los de Cincinnati no han tocado fondo y siguen encontrando todas las maneras posibles para llegar a perder partidos, alcanzando su racha ya los once derrotas seguidas.

Kansas City Royals-Chicago White Sox (7-5)

Eric Hosmer no venía de hacer un buen papel en la gira más reciente del equipo y se puede concluir que está muy contento de volver al entorno familiar del Kauffman Stadium. Sus tres hits, uno de ellos que fue home run, y cuatro carreras impulsadas fueron suficientes para superar las malas noticias de la lesión de Moustakas. Hosmer es uno de los pesos pesados del vestuario y llamado a hacer grandes cosas para los Royals. Su momento es ahora y más cuando se trata de partidos contra un rival divisional directo.

Colorado Rockies-San Francisco Giants (5-2)

Cuando uno juega en Coors Field, nunca se sabe lo que puede ocurrir, pero lo que nadie espera es una actuación dominante… del equipo local. Tyler Chatwood continúa con su sobresaliente recuperación tras su segunda operación Tommy John, y fue capaz de maniatar de forma admirable a un turno que venía absolutamente lanzado. Actuaciones como la suya arroja una luz a las habituales sombras de los lanzadores de los Rockies.

Arizona Diamondbacks-San Diego Padres (3-10)

Yangervis Solarte fue capaz de conectar home runs desde ambos lados del plate y fue parte fundamental en el rodillo de 18 hits que supuso para los pitchers de los Diamondbacks. El tercera base se ha perdido 38 encuentros por una lesión muscular y su contribución es muy apreciada en un turno que no anda precisamente sobrado de potencia.

Los Ángeles Angels-Houston Astros (7-2)

La parte central del turno de los Angels volvió a hacer de las suyas y Shoemaker se reivindicó por segunda actuación consecutiva. Como parte de una explosiva tercera entrada con seis carreras anotadas, Pujols logró un home run de dos carreras y Trout un doble de tres carreras. Todo ello supone que los Angels han ganado 9 de los últimos 14 encuentros disputados.

Oakland Athltics-Detroit Tigers (1-4)

Michael Fullmer tuvo la mejor actuación de su todavía joven carrera, dejando a cero a los Athletics a lo largo de siete entradas y dos tercios y Nick Castellanos, Cameron Maybin, James McCann y J.D. Martínez impulsaron carreras. De esta manera, los Tigers han ganado nueve de los últimos once partidos para tener un récord positivo una vez más.

Seattle Mariners-Minnesota Twins (2-7)

Cuando Pat Dean se enfrenta a 40.000 ruidosos aficionados de los Mariners que quieren ver un triunfo de Félix Hernández, sabe que su margen no suele ser muy grande, aunque no pudo estar más equivocado. Los Twins anotaron cinco carreras con ‘King Felix’ en la tercera entrada y Dean se estrenó con su primer triunfo en las Grandes Ligas. Los Twins son uno de los peores equipos de la competición, pero Safeco Field se ha convertido en su nuevo hogar, visto lo visto.