BALONMANO

El Atlético de Valladolid consuma el ascenso a la Asobal

Ganó en la histórica pista de Artaleku al Bidasoa de Irún por 24-29, y con esa victoria se proclama campeón de la División B a falta de una joranada

El Atlético de Valladolid consuma el ascenso a la Asobal

Valladolid volverá a tener balonmano en la élite. El Atlético de Valladolid, que tomó el testigo hace dos años al desaparecido e histórico Valladolid logró el título de campeón de la División de Honor B en la pista del Bidasoa de Irún, en Artaleku, otra de las pistas legendarias del balonmano nacional, porque por allí han desfilado los mejores equipos del mundo. Y, además, los irundarras también pelean por el ascenso y van segundos en la Liga.

Pero este Atlético de Valladolid, compuesto por veteranos que conocen el oficio y están curtidos en mil batallas, y otros más jóvenes con ganas de pelear en la élite, no desaprovechó la ocasión de confirmar el ascenso en el mejor recinto posible. Ahora lo celebrará la próxima semana ante su público, en la despedida de la Liga, con jugadores como Fernando Hernández y Delgado Ávila entrando en el libro de legendario del deporte vallisoletano: estuvieron en las maduras, se quedaron en las duras, y devuelven a la gran afición vallisoletana un equipo en la Liga Asobal.