LOS LATINOS EN GRANDES LIGAS

Bengie Molina: los latinos pueden ser buenos managers

El ex cátcher puertorriqueño y hermano del receptor de San Luis, Yadier, indicó que hay figuras de origen hispano listos para dirigir en Grandes Llgas.

Bengie Molina: los latinos pueden ser buenos managers
Ronald Martinez Getty Images

Si los nombres de 209 peloteros latinos aparecieron en los rosters del Día Inaugural de la Temporada 2016 de Grandes Ligas el pasado 4 de abril, es tiempo de que varios de ellos sean dirigidos por managers de la misma región.

Así lo expresó el ex cátcher puertorriqueño Bengie Molina, quien jugó 12 años como cátcher en las Mayores, indicó que ya es hora de que los pilotos latinoamericanos sean considerados para ocupar más puestos como managers en las Mayores.

“Tenemos a muchos personajes que comprenden muy, muy bien este deporte y podrían hacer un buen trabajo”, dijo Molina, según una nota de ESPN en EU.

Actualmente, el puertorriqueño Fredi González, con Atlanta, es el único manager latino en las Grandes Ligas.

Trece temporadas (1998-2010) en la Gran Carpa, además de la experiencia que ha adquirido los últimos años como coach asistente en los staffs de San Luis, San Francisco y Anaheim, le han dado la confianza a Molina de expresar su deseo de dirigir a un club en las Mayores.

“Quiero ver si lo que aprendí lo puedo poner en práctica y ayudar a los jugadores a ser mejores, hacer a un equipo mejor, hacerlo ganar”, señaló. “No hacerlo solo sino contribuir en ese objetivo”.

Una curiosidad es que Molina ha adquirido experiencia como entrenador en los staffs de los Cardenales, Gigantes y Angelinos, dirigidos respectivamente por Mike Matheny, Bruce Bochy y Mike Scioscia, que también jugaron como cátchers en Grandes Ligas.

El hermano de Bengie, Yadier, es cátcher de los Cardenales y el hermano de ambos, José, jugó de 1999 a 2014 en Grandes Ligas… adivinaron, como cátcher.

Bengie jugó la mayor parte de su carrera con los Angelinos a las órdenes de Scioscia y también en San Francisco con Bochy y se retiró en 2010 con 144 jonrones, 711 carreras remolcadas y promedio de .274 con el bat.