Competición
  • Champions League

MIAMI DOLPHINS

La reconstrucción de los Dolphins arranca con buen pie

En Miami han entendido que no pueden pagar lo mismo que el mercado y han virado su política hacia algo más sensato y sostenible.

La reconstrucción de los Dolphins arranca con buen pie
Getty Images

La agencia libre se presentaba atípica para unos Miami Dolphins acostumbrados a moverse con soltura en el mercado. Las ataduras del límite salarial no les permitirían desembolsar cantidades ingentes de dinero para fichar al jugador estrella de turno sino todo lo contrario: buscar saldos y reformar su plantilla con inteligencia en lugar de publicidad.

El plan parecía perfecto pero presentaba un problema: ¿cómo renovar a tus propios jugadores? Y los Dolphins tenían tres frentes abiertos importantes: Olivier Vernon, Rishard Matthews y Lamar Miller. Con Vernon, todo apuntaba al divorcio y así ha sucedido. Normal viendo el dinero que los Giants han pagado al defensive end pero queda la sensación de que los Dolphins podían haber hecho algo más para evitar llegar a esta situación.

Con Matthews y Miller el panorama era distinto. El cambio de entrenador, con Adam Gase dirigiendo ahora la ofensiva, afectaría a su estatus dentro de la plantilla y viendo la escasa importancia que dieron los Dolphins a su renovación, parece que los planes del nuevo staff van en otra dirección para los puestos de runningback y receptor.

Hasta aquí todo es bastante sensato. Decides no pagar a Vernon como el mejor jugador defensivo de la liga porque ni siquiera es el mejor jugador defensivo de tu equipo y dejas marchar a dos jugadores ofensivos que no entraban dentro de los planes del head coach. Los problemas empiezan cuando buscan los sustitutos de estas tres piezas.

Desde Buffalo llega Mario Williams en busca de un efecto rejuvenecedor bajo el sol de Florida. ¿Qué se puede esperar de Williams en Miami? Lo primero es que deberá acostumbrarse a jugar en otra posición porque el lado izquierdo de la línea defensiva pertenece a Cam Wake. El año pasado respondió muy mal al nuevo sistema defensivo impuesto por Rex Ryan aunque es cierto que la vuelta al 4-3 le vendrá bien. En cualquier caso, los Dolphins buscan una solución temporal al pass rush ya que ni Williams (31 años) ni Wake (34 años) durarán mucho más.

Al menos tienen un sustituto para cubrir la baja de Vernon porque en el lado ofensivo todavía están esperando para reforzarse. Su estrategia ha sido incomprensible ya que semanas antes se sabía que no renovarían a Miller y aun así no hicieron ningún esfuerzo por fichar a laguno de los corredores disponibles. Hicieron una oferta por CJ Anderson que solo sirvió para acelerar su renovación con los Broncos. Eso deja a Damien Williams y Jay Ajayi solo en el backfield de Miami así que es casi una obligación para los Dolphins encontrar un runningback en el draft.

Al cuerpo de receptores no ha llegado ningún refuerzo y es posible que no lo haga hasta que se acerque el traning camp. Es una buena señal para los jóvenes que el staff no haya buscado un veterano en la agencia libre. Ahora mismo la media edad del cuerpo de receptores no supera los 24 años, con Jarvis Landry y Kenny Stills como referentes. Si no se producen novedades importantes de aquí a septiembre, llega el momento de la verdad para DeVante Parker que dejó muy buenas sensaciones en la segunda mitad de su temporada rookie.

A estas acciones hay que añadir el trade realizado con los Eagles con el que se hicieron con el cornerback Byron Maxwell y el linebacker Kiko Alonso. Pagaron un precio muy alto (bajar cinco puestos en la primera ronda del draft) por dos jugadores que vienen de dar un rendimiento muy pobre en la última temporada pero ocupan posiciones de necesidad en una defensa llena de agujeros.

A la vista de estos movimientos, está bastante claro que la directiva de los Dolphins está dispuesta a empezar un nuevo proyecto prácticamente desde cero. Los cambios en el staff se han visto continuados por las decisiones en la agencia libre, apostando por la construcción de una plantilla sólida a medio/largo plazo con jugadores jóvenes. El único movimiento que no encaja en este plan es el de Mario Williams aunque es cierto que no se pueden solucionar todos los problemas en una sola offseason.

No es fácil renunciar a jugadores propios con talento como Vernon o Miller pero los salarios que se están pagando en el mercado en la actual NFL son intolerables para equipos con problemas salariales y la única solución es volver a empezar y encontrar nuevos talentos. Después de una agencia libre que ha servido para marcar el camino a seguir, Chris Grier, Mike Tannenbaum, Gase y el resto de mandamases de los Dolphins tienen que sentar las bases de su nuevo proyecto en el draft. Y todos sabemos que unos buenos cimientos son vitales para llegar a lo más alto.