ATLETISMO | MUNDIALES DE PORTLAND

Beitia alcanzará a Mutola en número de participaciones (9)

La cántabra, de 36 años, aspira a la medalla número 13 de su carrera. Sin las rusas, su gran rival el domingo será la estadounidense Cunningham.

0
Beitia alcanzará a Mutola en número de participaciones (9)
Andy Lyons DIARIO AS

A medio mes de cumplir los 37, Ruth Beitia igualará este fin de semana en Portland el récord absoluto de participaciones en Mundiales de atletismo bajo techo, ahora en poder de la mozambiqueña María Mutola con nueve, y reanudará su eterno combate por una medalla, que sería la número trece de su carrera.

Hace quince años, en Lisboa, debutó en unos Mundiales en sala con un séptimo puesto y un salto de 1,93. Desde entonces no ha faltado a la gran competición invernal, en la que ya tiene una medalla de plata (Doha 2010) y dos bronces (Moscú 2006 y Sopot 2014).

Beitia ha estado presente en siete finales mundialistas en pista cubierta y en Portland disputará con seguridad la octava, pues no existe ronda de calificación. Sólo se perdió la de Budapest 2004, donde quedó fuera con una marca de 1,93.

La capitana del equipo español llega a Portland encaramada al segundo puesto del ránking mundial del año con el salto de 1,98 que le dio su decimoquinto título de campeona de España en Madrid, un solo centímetro por debajo de la gran revelación del año, la júnior estadounidense Vashti Cunningham.

Beitia ya es la medallista de más edad en Mundiales bajo techo después de su bronce en Sopot 2014. Ahora se apresta a librar una dura batalla generacional.

La diputada cántabra dobla en edad a Cunningham, que ha cumplido 18 en enero y en la misma pista de Portland acaba de proclamarse campeona estadounidense con 1,99. Con idéntica seguridad se convertirá en la finalista más joven en la historia de este torneo.

La inhabilitación a la Federación Rusa por prácticas de dopaje y corrupción despeja el camino para las demás saltadoras de altura, pero la empresa, advierte Ruth, seguirá siendo complicada. "Que nadie piense que porque no vayan las rusas será más fácil. Ese 1,98 del campeonato de España me da un aval, un plus para estar luchando por las medallas. Me encantaría venirme con una, pero va a ser complicado como siempre. Hay que estar al 100 por cien y jugar tu baza porque es una prueba técnica, táctica y larga, en la que ocurren muchas cosas", declaró a EFE la discípula de Ramón Torralbo.

Junto a la veterana española y la joven estadounidense estarán la defensora del título, la polaca Kamila Licwinko, que llega con una marca de 1,97 y tiene acreditadas dotes competitivas; la lituana Airine Palsyte, con igual registro, y la italiana Alessia Trost, invicta este invierno, que derrotó a Ruth en la reunión de Madrid y busca su primera medalla internacional en categoría sénior.

La baza de Ruth Beitia es prácticamente la única esperanza de medalla para España, aunque Manuel Olmedo podría tener opciones en 1.500 metros si consigue adaptarse a la diferencia horaria, su gran preocupación.

En un equipo de quince atletas -la quinta expedición menos numerosa en la historia del campeonato-, Beitia y Olmedo parten con la responsabilidad de participar en la lucha por las medallas. En la edición anterior, España regresó con una sola presea y un solo finalista: el bronce de Ruth Beitia.