PREVIAS MLB 2016: TORONTO BLUE JAYS

Toronto Blue Jays: Cuando le coges el gusto a ganar partidos

Toronto llevaba 21 años sin meterse en playoffs, triste sequía que concluyó en el 2015. Ahora será difícil verles de vuelta en el ostracismo, que esto envicia.

Toronto Blue Jays: Cuando le coges el gusto a ganar partidos
Tom Szczerbowski AFP

DESCARGAR PDF DE LA PREVIA DE LOS TORONTO BLUE JAYS

Los Toronto Blue Jays eran el único equipo que no había entrado en playoff desde la creación de las plazas de wild card para jugar la postemporada. En concreto, desde 1993. Es mucho tiempo, para cualquier franquicia de cualquier deporte norteamericano, sin probar las mieles de la pelea por el título.

Pero hete aquí que la temporada pasada, al fin, los astros se alinearon y los Blue Jays no sólo se metieron en playoff sino que pelearon hasta las Series de Campeonato de la Liga Americana con momentos memorables que se han quedado grabados en la memoria colectiva de seguidores de este deporte.

Y una vez que se prueban las mieles del éxito, claro, es muy difícil volver a ser un equipo tristón sin muchas cosas que decir y con todo el pescado del año vendido allá por el mes de agosto. No. Cuando ves a todo tu estadio vibrar, a toda la afición volcada, cuando eres el centro de atención durante todo un mes, lo que quieres es repetir. Y de inmediato.

Lo cierto es que ese es el escenario más plausible para este equipo. Todo lo que construyeron el año pasado sigue intacto. Es cierto que han perdido alguna que otra pieza capital, empezando por David Price, pero la esencia del grupo se mantiene.

No es poca cosa esto. Los seguidores de los Blue Jays se han acostumbrado a que su equipo sea el mejor ataque de la MLB y no quieren bajarse de ahí. Hay una filosofía, una personalidad, clara en estos bateadores de Toronto que agrada y que fideliza a partes iguales y es, sin duda, gran parte de su encanto.

Cuando en la línea de bateo se presenta, sin solución de continuidad, a Josh Donaldson, Edwin Encarnación, José Bautista y Troy Tulowitzki, se puede asegurar que habrá espectáculo ofensivo a raudales. Habrá home runs, habrá carreras, habrá turnos de bateo sensacionales y habrá, en resumen, excitación por ver subir números en el marcador, que es lo que suele llamar a más gente en todos los deportes.

Cuando un equipo le coge el gusto a ganar partidos es muy difícil verle retroceder. Pero hay un riesgo evidente en esta situación, novedosa en Toronto, y es que las exigencias van a ser bastante mayores que en los últimos años, que en las últimas décadas. Y no sabemos como reaccionará el grupo a esa presión extra que van a sentir esta temporada.

Esa es la gran incognita de un equipo llamado a ser una de las atracciones principales de los amantes de los bates agresivos.

El detalle histórico

La historia de los Toronto Blue Jays no se hunde en el principio del siglo XX, como la de la mayoría de sus rivales, sino que fueron creados en el año 1977. Durante sus primeras temporadas fueron un equipo del montón, como es lógico en franquicias de una expansión, pero a partir de mitad de los años 80 se convirtieron en una de las grandes potencias de la Liga Americana. Concluyeron aquella etapa dorada con dos títulos seguidos de las World Series, en 1992 y 1993... y no volvieron a playoff hasta la pasada campaña.

Las tres claves del equipo

1. José Bautista y Edwin Encarnación están en año final de contrato, con lo que ello supone de motivación extra... pero también de distracción en el grupo. Ambos son esenciales para seguir manteniendo el estatus de mejor ataque de toda la competición.

2. La rotación de pitchers sin un as claro. El año pasado la presencia de David Price hizo que los lanzadores de los Blue Jays acabasen con muy buena nota, pero ahora habrán de trabajar sin la presencia de una gran estrella de verdad. Esencial el progreso (o no) de Marcus Stroman.

3. La recuperación de Troy Tulowitzki. El magnífico shortstop llegó a Toronto tras ser una gran estrella en los Colorado Rockies pero, por problemas físicos y de adaptación, no encontró su forma en todo el año. Ahora tendrá esa opción con toda una pretemporada en Toronto.

Lo mejor:

1. Donaldson, Encarnación, Bautista, Tulowitzki... por favor, que alguien les detenga.

2. Marcus Stroman ante la oportunidad de convertirse en un pitcher líder de rotación.

3. El liderazgo en defensa de un seguro de vida como Russell Martin.

Lo peor:

1. Una rotación titular de pitchers que adolece de una figura real tras la marcha de Price.

2. La imposibilidad de que todos los bateadores tengan un año como el pasado.

3. Las expectativas generadas en una franquicia históricamente perdedora.

 

DESCARGAR PDF DE LA PREVIA DE LOS TORONTO BLUE JAYS