Competición
  • Clasificación Eurocopa

SUPER BOWL 50

Coldplay, Beyoncé y Bruno Mars en el Show de la Super Bowl

El espectáculo del descanso de la Super Bowl 50 sirvió para repasar algunos de los mejores momentos del show de pasadas ediciones.

La NFL ha querido usar esta edición número cincuenta de la Super Bowl como un escaparate de recuerdo de sus grandes momentos. Así ha sido durante toda la temporada y así ha sido en el espectáculo del descanso.

Este show musical es uno de los momentos más esperados de toda la parafernalia que rodea al gran partido de la liga y siempre está cuidado hasta el extremo. Por eso, probablemente, hayamos asistido a una de las coreografías más trabajadas de las que se recuerdan, aunque eso signifique un desprecio notable a la labor artística de los implicados.

El espectáculo comenzó con esa costumbre, ya instaurada en grandes eventos, de poner al público coreografiado. Tanto como los artistas. El primero en aparecer sobre el cesped fue Chris Martin, cantante de Coldplay y, en teoría, grupo central del miniconcierto. A su alrededor comenzaron a pasar 'emocionados' fans que corrieron a ocupar su lugar en el campo y a ejecutar lo que se les pedía en cada momento. Al son de 'Viva la Vida', uno de los mayores éxitos de la branda británica, Martin mostró su limitado rango vocal y enlazó canciones una tras otra pero sin llegar nunca a interpretar al completo pieza alguna. Eso llamado medley y que tan necesario es para que ese ente llamado todos los públicos pueda tragar canciones que, al parecer, son demasiado para escuchar durante cuatro minutos seguidos.

Los guiños al pasado comenzaron con Bruno Mars, primero, y Beyoncé, después, ocupando el centro del show. Ambos han actuado en las últimas ediciones de la Super Bowl e, incluso, Bruno Mars repitió canción. O trozo de canción de Uptown Funk. Beyoncé atacó a continuación y se produjo un duelo entre ambos al que se unió el propio Martin a continuación.

Con una muy lograda coreografía por todo el campo, más efectos lumínicos en el propio suelo del escenario y 'tifos' del público, el resultado fue muy llamativo. Aunque aún quedaba la traca final, en la que vídeos de algunos de los mejores momentos musicales de la Super Bowl aparecieron en pantalla con Coldplay mezclando canciones propias, con el piano de 'Clocks' como base, con algunas que marcaron a los aficionados de la NFL como 'Purple rain' de Prince o 'Beautiful day' de U2.

Ese fue el homenaje definitivo a su propia historia, que ya había comenzado con los MVPs de la historia del partido saltando al cesped antes del kickoff.

En el mero aspecto musical la gran triunfadora de la noche fue Lady Gaga con un himno americano cantado de forma espectacular, si bien recreandose un poco de más en los gorgoritos, pero concluido con potencia y gusto. Además, lo hizo con pantalones, algo con lo que pocos contábamos.