JUEGOS OLÍMPICOS

Brasil y el COI temen que los Juegos de Río extiendan el zika

Según el New York Times, investigadores brasileños relacionan su propagación con el Mundial de 2014. El COI enviará guías para prevenir contagios.

0
Brasil y el COI temen que los Juegos de Río extiendan el zika
Percio Campos

El virus del zika también preocupa en los despachos del Comité Olímpico Internacional. Los Juegos de Río atraerán a medio millón de personas a Brasil durante el próximo verano y el influyente New York Times se hace eco este viernes de las conclusiones de grupos de investigación brasileños, que temen que el zika se disperse durante el evento, especialmente a Estados Unidos (más de 200.000 norteamericanos se desplazarán a Río).

Mientras, el COI ha confirmado a través de su presidente, Thomas Bach, que enviará guías informativas a cada comité olímpico nacional para prevenir contagios y "asegurar la salud de los atletas y los visitantes". "Estamos en contacto con la Organización Mundial de la Salud, el comité organizador y las autoridades brasileñas", recoge Reuters.

Cerca de 1,5 millones de personas se han contagiado de este virus en Brasil. Es transmitido por el mosquito Aedes y, aunque puede causar fiebre o sarpullidos, la mayoría de las personas no presentan síntomas. Estaría estrechamente relacionado con miles de casos de microcefalia en bebés recién nacidos en el país.

Los especialistas en virus consultados por el Times señalan que el zika comenzó su expansión en el invierno de 2014 y lo vinculan con el Mundial de fútbol de 2014, otro evento que concentró a cientos de miles de visitantes por todo el país. "El riesgo no se puede tomar en broma, mantendremos programas de inspección hasta que finalicen los Juegos Paralímpicos", asegura Mario Adrada, portavoz del comité organizador. "Son pasos en la buena dirección, pero estos debían haberse tomado hace cinco años, no a pocos meses de que comiencen los juegos", sentencia Carlos Granato, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Federal de Sao Paulo.