Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

La magia de Fitzpatrick y Marshall triunfa en New York

AFC Este desde dentro

La magia de Fitzpatrick y Marshall triunfa en New York

La magia de Fitzpatrick y Marshall triunfa en New York

ELSA

AFP

A pesar de que los titulares de la campaña de los Jets se han centrado en la defensa, la actuación del quarterback y wide receiver fueron clave el domingo.

Después de pasarnos toda la offseason hablando de la magnífica defensa que iban a tener los New York Jets, con Todd Bowles a los mandos y estrellas como Darrelle Revis y Mo Wilkerson; resulta muy interesante comprobar que los verdaderos líderes del equipo juegan en el lado ofensivo del equipo. Ryan Fitzpatrick y Brandon Marshall se han convertido en la esperanza de los Jets para regresar a los playoffs cinco años después.

Hacía muchos años que los Jets no tenían en sus filas a un quarterback veterano como Fitzpatrick y se está notando en el funcionamiento general del ataque. Tener a un tipo dirigiendo la ofensiva capaz de llegar a diciembre con el doble de touchdowns que de intercepciones es algo que parecía imposible en New York.

Pero lo más importante que ha conseguido Fitzpatrick va más allá de lo que pasa en el campo: el vestuario cree en él. Esto es quizás incluso más sorprendente que la estadística de TD/INTs. Después de dos QBs jóvenes como Sanchez y Geno, ver a un grupo unido apoyando a su quarterback titular es una magnífica noticia para los Jets que, por fin, parecen estar remando todos juntos en la misma dirección.

Al lado de Fitzpatrick, su mejor aliado dentro y fuera del campo, es Brandon Marshall. Si hacía años que los Jets no tenían un quarterback como Fitzpatrick, todavía hace más de la última temporada que tuvieron un verdadero receptor número uno. Basta decir que esta semana, Marshall ha batido las 1000 yardas de recepción, siendo así el primer jugador de los Jets que lo consigue desde 2007. Casi una década sin un receptor capaz de marcar de diferencias.

Imagen 1

Porque Marshall es precisamente eso: un jugador que centra la atención de la defensa y libera a sus compañeros, y cuando no lo hace y le dejan en uno contra uno, lo castiga con recepciones, yardas y touchdowns.

En la emocionante victoria sobre los Giants, ambos jugadores fueron determinantes. Fitzpatrick se marcó tres drives finales inmaculados, llevando a su equipo a conseguir los diez puntos necesarios para empatar el partido y el field goal decisivo en la prórroga. Marshall anotó el touchdown del empate a falta de 30 segundos en una de sus recepciones prototípicas en la endzone, como vemos en la imagen:

La situación de uno contra uno de Marshall en la endzone es una de las lecturas favoritas de Fitzpatrick y no suelen fallar. El receptor tiene una ventaja clara sobre casi todos los cornerbacks de la liga por tamaño y, como se puede apreciar, la sabe utilizar a la perfección. Así es como ha conseguido más de la mitad de sus 10 touchdowns.

Para demostrar la efectividad y confianza con la que está jugando Fitzpatrick podría haber elegido cualquiera de las muchas jugadas que llevó a cabo en esos tres drives. El scramble en 4º down en el drive del empate para mantener vivas las esperanzas de su equipo fue una jugada increíble pero me he quedado con otra que puede parecer menos importante pero es mucho mejor a la hora de probar lo bien que está jugando Fitz:

Imagen 2

En el primer drive de la prórroga, en 3&2 desde la yarda 25 de los Giants, los Jets mandan un rollout de Fitzpatrick a la derecha, buscando el pase a Eric Decker, que corre una ruta curl. Como vemos en la mitad superior, Fitzpatrick lanza el balón en el momento ideal, justo cuando el receptor está realizando el corte para dejar atrás al defensor. Además, el quarterback sitúa el balón en el sitio perfecto para que el receptor complete el pase sin posibilidad de que el cornerback moleste.

Es una jugada que puede parecer rutinaria pero que muchas veces sale mal porque el balón llega antes de tiempo o muy tarde o se lanza muy cerca del cornerback. En esta ocasión, el pase fue perfecto y permitió a los Jets acercarse más a la endzone, convirtiendo un potencial field goal de 43 yardas en uno de 31 que fue el que finalmente les dio la victoria sobre sus vecinos.

Mención especial también merece el propio Decker, que después de una buena pero incompleta temporada de debut con los Jets en 2014, ha encontrado su mejor rol en estos nuevos Jets. Como número dos, el ex de los Broncos está brillando como receptor de slot y en jugadas en redzone. Contra los Giants, en los tres drives finales consiguió 80 yardas en 6 recepciones. Le faltó el touchdown para rematar una actuación dominante en todos los aspectos.

Ahora mismo, los Jets dependen de sí mismos para entrar a los playoffs con el segundo puesto de wildcard. Tienen dos partidos divisionales para cerrar la temporada, Patriots en casa y visita a Buffalo, que serán los que decidan su pase a postemporada. No va a ser nada fácil pero en el vestuario de los Jets el sentimiento general es que con Fitzmagic todo es posible.

Notas del resto de la AFC Este:

- Los Patriots han perdido dos partidos consecutivos por primera vez desde 2012. Y además lo hicieron de una forma inusual para ellos: cometiendo errores en equipos especiales. Es una de las cosas que mejor controlan los Pats y contra los Eagles les acabó condenando. Un punt bloqueado retornado para touchdown y un retorno de punt de Darren Sproles también para TD. Si a esto le sumamos que Brady lanzó una intercepción en redzone y también fue devuelta para TD, el agujero que se cavaron fue demasiado profundo incluso para los Patriots.

- Victoria dura y trabajada de los Bills sobre los Texans en un partido que en muchos momentos parecía que nadie quería ganar. Errores continuos por parte de los dos equipos y que finalmente se decidió por un grave error en cobertura de Houston, que dejó solo a Charles Clay para anotar el TD ganador. LeSean McCoy llevó el peso de la ofensiva Bill mientras que Sammy Watkins volvió a superar las 100 yardas. En defensa, el safety Bacarri Rambo fue, una vez más, el más activo.

- Aunque todavía no están matemáticamente eliminados de los playoffs, está bastante claro que los Dolphins ya están pensando en la siguiente temporada. Por eso, la mejor noticia de esta jornada no es la victoria contra los Raven, sino la actuación de DeVante Parker. En un día horrible para el juego de pase de Miami (86 yardas), Parker fue el único receptor que pasó de las 10 yardas y consiguió su primer touchdown como profesional en una recepción espectacular, clavada a las que realizaba en Louisville. Este debe ser el primer paso de una productiva carrera.

0 Comentarios

Normas Mostrar