Temas del día Más temas

Nombres propios en el mercado de traspasos (I)

MERCADO DE TRASPASOS MLB

Nombres propios en el mercado de traspasos (I)

Nombres propios en el mercado de traspasos (I)

Getty Images

En la primera entrega de nuestro análisis de las posibilidades del mercado, nos centramos en los distintos jugadores de posición que pueden irse.

Una vez superada la temporada de premios, empieza el baile de cambios, altas y bajas en la MLB. Y es que no sólo de agencia libre vive el aficionado, el jugador, el representante, el directivo o quien sea. El mercado de traspasos ya se ha puesto en marcha en las fechas que han transcurrido desde el final de las Series Mundiales y, sinceramente, se espera que esté muy movido.

¿Cuál es el motivo de este repentino interés? Bueno, no es que se haya descubierto hace nada ya que los traspasos están en el ADN del béisbol desde hace mucho tiempo y argumento para hablar de forma retrospectiva sobre ésta y aquella operación que le hizo dar el salto cualitativo a un club… o que le hundió en la mayor de las ignominias.

El hecho de que pueda haber mucho movimiento es el siguiente. La agencia libre alcanza cotas inasumibles para muchas franquicias en materia de salarios y años, superando con creces la comodidad a la que está dispuesta a acometer una franquicia. Y es que no nos vayamos a engañar. Si quieres un gran talento y joven, vas a verte obligado a superar las seis y siete años y 120 o 140 millones de dólares. No muchos clubes están dispuestos a ellos.

Los traspasos no sólo te permiten unos compromisos más modestos sino que ese impacto inmediato se produzca de todas las maneras. Pero no todo va a ser bonito. El adquirir a un jugador que marque diferencias te obliga a desprenderte de tus mejores promesas, algo que te puede pasar factura a años vista. Las franquicias tienen que medir muy bien sus decisiones si quieren no pagarlo caro.

Es por ello, que he decidido dividir los jugadores que pueden cambiar de aires y que supondrían una mejora significativa en su hipotético destino. De todos estos nombres, puede que se marchan uno, dos, todos o ninguno pero sin duda que nos permite soñar sobre la pieza que falta en el puzle que te lleve a relevar a los Kansas City Royals como ganadores de las Series Mundiales en 2016.

*Starlin Castro 2B/SS (Chicago Cubs): El nombre del dominicano lleva sonando mucho tiempo en este sentido. Tras debutar en 2010 con 20 años, parecía que el futuro era brillante para Castro tras liderar su liga en hits (207) y ser dos veces All-Star a los 22 años. Ese contrato de siete años y 60 millones era una ganga para la piedra angular de los Cubbies. ¿Problema? Que Starlin no ha progresado tal como se esperaba y, de hecho, perdió la titularidad como shortstop en favor de un rookie como Addison Russell. Le quedan cuatro años y 37 millones por delante y la idea sería cambiarlo por lanzadores pero otros clubes pueden estar más interesados en Russell o en Javier Baez, con salarios más modestos. No obstante, se ha adaptado muy bien en segunda base y tuvo dos excelentes meses finales (.752 y .1055 OPS).

El talentoso Yasiel Puig puede atraer la atención de muchos equipos.

*Yasiel Puig OF (Los Ángeles Dodgers): Va a ser interesante cómo se enfoca el tema con el nuevo técnico, Dave Roberts. Puig tiene todo el talento del mundo pero los problemas físicos y la química o falta de ella que puede tener con el resto del vestuario puede obligar a los angelinos a cambiarle por lanzadores, teniendo en cuenta la posibilidad de que Greinke no siga en LA. Su modesto salario (25 millones hasta el 2018) le hace más atractivo todavía.

*Freedie Freeman 1B (Atlanta Braves): ¿No es obvio? Después de todos los jugadores que se han marchado en el último año vía traspaso, parece lógico que Freeman pueda ser el siguiente en irse tras Andrelton Simmons. Seguro que este no era el escenario que tenía en mente cuando firmó su ampliación de ocho años y 135 millones pero supongo que lo mismo pasaría con Simmons. Y que rebajen tu camiseta al igual que gente que ya se ha ido no invita al optimismo. En 2016 ganará 12 millones y de 2017 a 2021 superará los 21 millones de media. Es un sólido primera base (.841 OPS en 2015) pero un peldaño o dos por debajo de la élite en su puesto.

*Carlos González OF (Colorado Rockies): Recuperado de un aciago 2014, el venezolano se ha revalorizado como la espuma y puede ser el siguiente en salir de las Rocosas tras Tulowitzki para un equipo en pleno proceso de reconstrucción. Cuarenta home runs consiguió en 2015 y 27 fueron después del All-Star. Aunque ha dejado de correr como antaño, su dulce swing desde la izquierda le puede venir muy bien a cualquier equipo. ¿Es un producto exclusivo de la altitud y de Coors Field? En 2015 tuvo un .972 en casa y un .758 como visitante. Eso es algo a tener en cuenta y los 37 millones que se le adeudan por las dos próximas campañas.

*Todd Frazier/Jay Bruce 3B/OF (Cincinnati Reds): ¿Esto no es trampa? ¿Mencionar a dos jugadores? Puede que un poco pero es que van a formar parte del proceso de reconversión de los Cincinnati Reds tras la marcha de Johnny Cueto. Los de Ohio quieren acumular “cuerpos” en su organización y el campeón del HR Derby puede traer un buen paquete de promesas, conociendo la escasez de buenas alternativas en la agencia libre. Los dos serán agentes libres en 2018.

*Joey Votto 1B (Cincinnati Reds): ¿Otro de Cincinnati? ¿Fijación? Más bien un brindis al sol. Aunque no se puede descartar nada, creo que Votto es uno de esos contratos inamovibles en la MLB. Se le adeudan 9 años y 212 millones de dólares hasta el 2024. Casi nada.

0 Comentarios

Normas Mostrar