Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Osasuna Osasuna OSA

-

Eibar Eibar EIB

-

LaLiga SmartBank
Oviedo Oviedo OVI

-

Lugo Lugo LUG

-

Serie A
Ligue 1
Angers Angers ANG

-

Metz Metz MTZ

-

Amiens Amiens AMI

-

Nantes Nantes NAN

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Willem II Willem II WII

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Heracles Heracles HCL

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

El retorno de Romo despierta a Dallas Cowboys de su letargo

DOLPHINS 14 - COWBOYS 24

El retorno de Romo despierta a Dallas Cowboys de su letargo

El retorno de Romo despierta a Dallas Cowboys de su letargo

RHONA WISE

EFE

Los texanos vencen y superan a los Miami Dolphins en un encuentro muy correcto y absolutamente en todas las facetas del juego.

El retorno de dos líderes como Tony Romo, Sean Lee y los problemas con ciertos miembros de la plantilla fueron los grandes temas de la semana y que de una forma u otra podrían afectar a este encuentro. Christine Michael y Corey White (más problemas en una secundaria despoblada) fueron despedidos por no cumplir el código de vestuario del equipo (fueron los dos únicos miembros que no llevaron traje la semana pasada), esto resalta con el hecho de que pese a todo lo que acumula y sigue acumulando Greg Hardy (ha faltado a reuniones del equipo y suele llegar tarde a los entrenamientos), el staff es incapaz de tomar el mismo tipo de decisiones según el jugador.

Los Miami Dolphins de un Dan Campbell que nació en Texas y creció como un fan de los Cowboys (jugó varias temporadas en la franquicia), despertaron de su dulce inicio con el técnico interino tras recibir un golpe de realidad divisional ante Patriots y Bills, pero fueron capaces de sobrevivir a un complicado duelo ante los Eagles. Hoy se enfrentaban a otro conjunto de la NFC Este, que está sufriendo para frenar a sus rivales, y si por algo han destacado estos Dolphins de Campbell es por priorizar un juego de carrera machacón.

Drive inicial del partido los Dolphins comenzaron explotando a Lamar Miller, que consiguió carreras de muchísima ganancia. Cuando parecía que eran imparables con ese juego de carrera, optaron por sorprender al pase, no lo consiguieron. Un tercer down largo que capturó Rishard Matthews fue dado por bueno por los árbitros, pero Jason Garrett pidió el challenge, que ganó. La recepción de Matthews tocó claramente el suelo, turno de ataque para los Cowboys y para un Tony Romo que llevaba desde la segunda semana sin jugar.

Diez victorias consecutivas de Romo como visitante, su misión principal era la de frenar las siete derrotas consecutivas de su equipo. Ya advirtió en twitter con un mensaje de una célebre película de béisbol: “tenemos que ganarlo todo”. Lluvia y viento en Miami, la naturaleza podía tener un papel protagonista en el partido, Tony Romo evadió un safety en una de esas evasiones en el pocket tan características de su persona. Pese a ello, los Cowboys no consiguieron avanzar en su primer drive ofensivo del encuentro.

Los Dolphins comenzaban en una posición de campo magnífica, cerca de la mitad del campo, nuevamente un detalle iba a impedirles avanzar. Jarvis Landry en un pase profundo no consigue asegurar el balón, lo capturó pero este termina escurriéndose.

En su siguiente serie ofensiva, Garrett iba a dejar claro que estaba en Miami para fuera como fuera ganar este partido, desde su propia yarda 45 se jugó un 4ª y 1 que transformaron en primer down con una carrera de McFadden. El ataque tenía una fluidez no vista desde hace dos meses, Romo manejaba con maestría todo a su alrededor. Su química con Witten (hoy jugaba su 197º partido consecutivo, superando así a Bob Lilly. El que fuese el primer jugador drafteado en la historia de la franquicia, jugó hasta 196 partidos de forma consecutiva) entraba en juego, Dez estaba involucrado, McFadden aportaba en el juego de carrera, y hasta Gabin Escobar volvía a tener un papel claro.

Pero entonces llegó el primer turnover, Romo es interceptado, los Dolphins ejecutan un blitz masivo que obliga a Romo a ejecutar con rapidez. Este observa el 1 vs 1 de Dez Bryant con Brent Grimes, lo busca y… es interceptado. Esto llega por un malentendido entre ambos, Dez corta hacia el medio cuando debía ejecutar el curl.

Hay un factor que está por encima de la táctica: el corazón y la confianza.

La combinación Tony Romo-Darren McFadden fue dinamita para los Dallas Cowboys.

Turno para Miami, que iba a devolver el favor con creces a sus rivales. En un tercer down complicado desde muy cerca de su ‘endzone’, Tannehill busca a uno de sus receptores cuando este iba a cortar por dentro, pero no se había dado cuenta de que Rolando McClain le estaba persiguiendo con la mirada. En una jugada individual magistral, el linebacker de Alabama intercepta y retorna para touchdown. 7-0

Rolando cuando está sano ha demostrado ser un jugador diferencial para los Cowboys, fue el mejor la pasada semana ante Tampa Bay, y por ahora en Miami está siendo un jugador de impacto diferencial. Cuando sus compañeros saltaron al blitz, el cayó a cobertura y ejecutó de la forma más inteligente posible una jugada de impacto, algo que los Dallas Cowboys necesitaban como agua de mayo.

A esto le seguiría más ineptitud ofensiva por parte de los Dolphins, que eran incapaces de convertir ningún tercer down. En una serie ofensiva de los Cowboys los de Florida iban a cometer otro error capital, cuando habían conseguido frenar a su rival muy cerca de su propia endzone, consiguiendo así forzar un punt que seguramente les otorgaría una muy buena posición de campo. Un holding defensivo transformó un 4ª y largo en un primer down. Los Cowboys iban a aprovechar este regalo, Robert Turbin, el ex de los Seahawks que firmó hace cuatro días por los Cowboys tras el cese de Christine Michael (también ex-seahawk), dejó muy buenas sensaciones.

No iba a ser sencillo, alguna que otra conversión de tercer down, el apoyo de Dez Bryant, Devin Street y un Terrance Williams que volvía a ser decisivo. Una situación de 2ª y 27 se convertiría en el segundo touchdown del equipo, primero dejándoles en 3ª y 10 gracias a una recepción de 17 yardas de T-Williams. Y en la siguiente jugada, el receptor que fue figura en Baylor con RG3 supera a su defensor en un 1vs1 por fuera y anota con una recepción de 31 yardas. 14-0

Terrance Williams es sumamente importante, y tras la marcha de Tony Romo sólo acumulaba decepción tras decepción. Incesantes drops que no hacían justicia a lo que se espera de este jugador, el cual debe superar y aprovechar las dobles coberturas que habitualmente sufren Dez Bryant, Jason Witten e incluso Cole Beasley.

Un kickoff extremadamente corto iba a dejar a los Dolphins en una gran situación cuando faltaba poco más de un minuto por jugarse en la primera mitad. No iban a desaprovecharlo, un pase profundo que Jarvis Landry transformó en una gran ganancia, y una recepción de Jordan Cameron en la endzone situaba a los Dolphins muy dentro del partido. 14-7

En el primer drive de la segunda parte, Tony Romo tomó la peor decisión personal del encuentro. Con su pocket prácticamente colapsado, se adelantó para escapar de la presión, y lo que debía haber sido un pase sencillo a Robert Turbin se convirtió en una interceptación, demasiada parábola, un error individual nada habitual en un quarterback de la NFL.

Ryan Tannehill no tuvo su mejor actuación frente a los Dallas Cowboys.

Por fortuna para los Cowboys, la defensa respondió de la mejor de las maneras. Los Dolphins tenían a su favor una muy buena situación de campo, pero no consiguieron avanzar y economizar el turnover.

Los Miami Dolphins iban a romper de la mejor forma posible con las dificultades que mostraron en la primera mitad a la hora de convertir terceros downs. En un drive en el cual aportó Jay Ajayi (drafteado este año desde Boise State), los Dolphins empataron el encuentro en un pase exterior de Tannehill a Kenny Stills. 29 yardas en un 3ª y 7 para poner el 14-14.

Darren McFadden demostraba en el regreso de Tony Romo que podía mantener el mayúsculo nivel de las semanas anteriores

Los Cowboys iban a responder inmediatamente, en un drive inmaculado de la línea ofensiva y el juego de carrera. Robert Turbin estaba teniendo un debut inmejorable en cuanto a sensaciones, recordando a la esa versión 2.0 de Lynch que parecía ser en Seattle. Darren McFadden conseguía más yardas de las que la defensa le permitía, ejecución perfecta del stiff arm y reconocimiento de los gaps. Terrance Williams volvería a conseguir otro preciado primer down en una gran sideline catch, pero es gracias a la línea ofensiva que los Cowboys entrarían en la redzone rival, una counter play perfectamente ejecutada permitió a McFadden aprovecharse de los bloqueos zonales y sacar una gran ganancia.

Un holding ofensivo alejó a los Cowboys, pero Tony Romo no entró en pánico y consiguió conectar con Dez Bryant en una corner route que situaba la contienda 14-21.

Los Miami Dolphins tan pronto recibieron el balón tuvieron que despejarlo, en el retorno Lucky Whitehead consiguió 18 yardas valiosas, además de 15 extra por sufrir una penalización por violenta innecesaria. Los Cowboys atacaron desde la yarda 21 de Miami, estuvieron a tiro de endzone gracias a una conexión entre Jason Witten y Tony Romo, en el día que el Tight End de Tennessee superó el record de Mr.Cowboy, él y Romo seguían con esa química imparable en la que es la ruta favorita por ambos: wide option. Más adelante, Cole Beasley no conseguiría asegurar una recepción que valía un touchdown, se verían obligados a patear y Dan Bailey no fallaría. 14-24

La defensa de los Cowboys iba a hacer nuevamente su trabajo, un sack de Tyrone Crawford acabaría alejando a los Dolphins lo suficiente para que no pudiesen superar el primer down. Y con algo más de seis minutos en el marcador y dos anotaciones por detrás, Dan Campbell decidió chutar el punt.

Cuando el partido entraba en su punto decisivo, el matchup entre Ndamukong Suh y la línea ofensiva parecía que iba a alcanzar su auge. En 2ª y 14 desde la yarda 9 de su propio terreno, Darren McFadden iba a ser frenado sin ganancia, se pitó entonces un holding sobre Suh de Martin, que fue rechazado por Dan Campbell. En la próxima jugada, un draw de Romo a McFadden, que con bloqueos zonales de varios miembros de la línea ofensiva consiguió 15 yardas y el consiguiente primer down. La línea ofensiva había abusado en esta segunda parte del front 7 de los Dolphins.

En la siguiente serie de downs, otro tercer down que solventan gracias a los bloqueos, esta vez de los receptores. Screen pass a Cole Beasley para otro primer down, y en la siguiente jugada, diez yardas para un McFadden revitalizado. Él había sido junto a Byron Jones (ojo a la posible lesión en el tobillo, es capital en esta defensa) la mejor noticia para los Dallas Cowboys en las siete derrotas sin Tony Romo. 131 yardas en 28 acarreos, y no es sólo la estadística sino también las sensaciones, sacando yardas en cualquier situación, carreras por dentro, fuera, lectura de espacios, uso del stiff arm

Con McFadden, Turbin, una línea ofensiva que ha despertado de su letargo, un juego aéreo que respondió en cada una de sus figuras, además de una defensa que hace jugadas y es capaz de frenar cuando debe a sus rivales, además por supuesto de Dan Bailey, infalible y un desequilibrante Lucky Whitehead en los retornos.

Respecto a los Dolphins, la perdida de Cameron Wake es notoria en el impacto de su front seven. También lo fue la de Jelani Jenkins en un papel diferente. Quería lanzar una cuestión, ¿estamos perdiendo por su mini-football a un enorme proyecto de quarterback como lo es Ryan Tannehill?

El retorno de Tony Romo parece haber despertado a los Dallas Cowboys, que fueron superiores a los Miami Dolphins en todas las facetas posibles del juego. Ni los turnovers y errores en equipos especiales alejaron de la victoria a unos Cowboys que esta vez y sin sufrimiento, consiguen escapar de una sequía que les acompañaba desde hace dos meses. La mera presencia de Tony Romo hace a todos los integrantes de los Dallas Cowboys mejores jugadores, al final hay un factor que está por encima de la táctica: el corazón y la confianza.

En cuatro días volverán a jugar, en el tradicional partido de Acción de Gracias. Será ante unos Panthers invictos y con un record de 10-0, prueba legítima para unos Cowboys que sueñan con la remontada de las remontadas.

0 Comentarios

Normas Mostrar