Jacksonville - Tennessee

Jacksonville supera miedo a perder y vence a Titanes

Los Jaguares dejan escapar varias oportunidades frente a Tennessee, pero sacan una victoria que los pone en la pelea por el título de la AFC Sur.

0
Jacksonville supera miedo a perder y vence a Titanes

El duelo entre Tennessee y Jacksonville resultó ser exactamente lo que se anticipaba: un juego entre equipos que no saben o tienen miedo a arriesgar y que gracias al bajo nivel en el que ambos levitan, ofrecieron un cierre de partido modestamente emocionante.

En la última jugada del encuentro y en territorio de Jacksonville, Andre Branch capturó a Marcus Mariota atrás de la línea de scrimmage mientras el quarterback se preparaba a lanzar un pase desesperado a la zona final, para así decretar el triunfo de los Jaguares por 19-13 sobre Tennessee en el inicio de la Semana 11.

Y por increíble que parezca y tras ligar su segundo triunfo, los Jaguares están metidos de lleno en la pelea por el título de la AFC Sur, la peor en 2015.

Y Jacksonville pudo haber resuelto con anticipación el encuentro y no sufrir hasta el último segundo, pero el miedo a perder pudo más que la necesidad de ganar en la banca felina.

Fue hasta que el reloj se convirtió en su aliado, cuando los Titanes ya no disponían de mucho tiempo en el último cuarto, que el coach de los Jaguares, Gus Bradley, decidió arriesgar en la zona roja con su ofensiva.

En las tres ocasiones anteriores en las que su ataque amenazó con anotar, los Jaguares se conformaron con anotar goles de campo.

Aún así, a Jacksonville le alcanzó para irse al frente 9-3 en el tercer cuarto, lo que habla también de la falta de contundencia –y nivel—de Tennessee.

Llegar hasta la yarda 4 de Tennessee, luego a la 12 y después a la 2 y sacar sólo tres puntos en cada una de esas oportunidades fue evidencia clara de por qué Jacksonville es un equipo que no termina de consolidarse bajo la tutela de Bradley, quien está en su tercera campaña al frente del equipo.

Quizá sea precisamente por eso, porque Bradley juega a la segura, demasiado a la segura, con la intención de no perder o hacer más decorosas las derrotas.

Del otro lado, Tennessee tiene a un coach interino, Mike Mularkey, quien tras tomar el puesto por el despido de Ken Whisenhunt, tiene mayor margen de maniobra y su equipo lo demostró con un accionar más agresivo.

Sin embargo, Mariota y compañía se toparon con una defensiva que los limitó, de ahí que Ryan Succop tuviera que conectar goles de campo de 47 y 49 yardas para tener a Tennessee abajo sólo por tres puntos en el tercer cuarto.

Sin mucho que perder y considerando que está audicionando para quedarse con el puesto, Mularkey le dio más libertades a su ataque de lo que Bradley le dio al suyo.

Esa actitud le dio dividendos a Tennessee, cuando obtuvieron un castigo en contra de Jaguares por interferencia de pase que puso a Mariota y su ofensiva en la yarda 23 de los felinos.

Desde ahí, Mariota corrió por la banda izquierda para lanzarse a la zona final y anotar el touchdown con el que le devolvió a Tennessee la ventaja por 13-9 en el tercer cuarto.

La efectividad de la defensa felina se plasmó en el intento de gol de campo de 53 yardas que Succop falló en los primeros minutos del último cuarto.

Cuando Bradley decidió soltar un poco las riendas a su ataque, Bortles fue interceptado, pero su defensiva evitó daño alguno y fueron los equipos especiales los que le dieron una oportunidad más al coach de ser agresivo.

Rashad Greene regresó una patada de despeje 63 yardas hasta la 5 de Tennessee y una jugada más tarde, Bortles se conectó con Julius Thomas en pase de touchdown que puso 16-13 arriba a Jacksonville con 3:30 por jugar.

La defensiva de Jaguares le dio una última oportunidad de ser agresivo a Bradley tras recuperar un balón suelto de Tennessee en la yarda 28 de los Titanes. Su ataque avanzó nueve yardas y media y Bradley ordenó ir por el primero y 10.

Sin embargo, Bradley cambió de idea durante el último tiempo fuera de Tennessee y ordenó un gol de campo, el cuarto para Jason Myers, para sólo alejar a seis puntos a Jacksonville.

Esa decisión les dio a Mariota y a los Titanes una última oportunidad de sacar el juego, aunque fuera con un milagro, e hizo sufrir innecesariamente a los Jaguares.

Pero Branch acabó con la amenaza al capturar a Mariota para darle, ahora sí, rienda suelta a la celebración para un equipo que no disfruta muchas desde hace varios años.