FÚTBOL SALA | UEFA CUP

El Movistar jugará la Final Four

El equipo madrileño sufrió para vencer en Torrejón a un aguerrido Lidselmash bielorruso (4-2), que incluso se adelantó en el marcador.

0
El Movistar jugará la Final Four
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

El Movistar Inter cumplió este domingo en Torrejón su sueño de estar en la Final Four europea… tras superar lo que pudo ser una pesadilla. Porque su rival, el Lidselmash bielorruso, puso las cosas muy difíciles al equipo madrileño, que incluso llegó a estar fuera tras el primer gol de Goncharov. Aún así, los de Velasco lograron rehacerse y acabaron ganando el choque, aunque a alguno en el club aún le durará el susto en el cuerpo.

Del Lidselmash se sabía que era la revelación de esta UEFA Cup, y eso fue lo que demostró en el parqué del Jorge Garbajosa. Planteó el choque de la única manera que podía hacer daño al Movistar: máxima tensión defensiva para parar el talento de los españoles e intentar aprovechar alguna oportunidad para adelantarse en el marcador.

Ese fue el guión de la primera mitad, donde el Movistar llevó el control pero sus ideas se iban nublando ante el equipo bielorruso, que hacía rápidas rotaciones para mantener el ritmo defensivo. Pronto se vieron gestos de desesperación en los locales, incapaz de batir a Golovnyov, meta del Lidselmash que completó un partido formidable.

Pero fue en la segunda parte cuando los peores presentimientos del Movistar se cumplieron. Una jugada a balón parado pilló desprevenido al Movistar y lo aprovechó Goncharov para marcar el 0-1 que metía al Lidselmash en la Final Four. Afortunadamente para el equipo español, apenas hubo tiempo para que los fantasmas de Lisboa el año pasado aparecieran. Poco más de un minuto, el tiempo en que una jugada de Rivillos acabó en penalti. Justo, ya que pareció que el defensor tocó balón, pero señalado por los árbitros. Cardinal no falló.

Ese empate dio cierta tranquilidad, más cuando Ortiz enganchó un saque de esquina desde fuera del área para anotar el 2-1. Fue el fin de los bielorrusos. Ricardinho, en el rechace de un doble penalti, marcó el 3-1, tanto que hizo que el Lidselmash atacara desde entonces con portero-jugador.

Pero ya nada cambiaría. Jesús Herrero se sumó a la fiesta con un gol desde su portería cuando atacaba de cinco un rival que aún pudo anotar otro tanto, intrascendente pero que sirvió para dejar constancia de la gran competición hecha por el club bielorruso. Aún así, justa clasificación de un Movistar que estará, cinco años después, en la Final Four europea que completan el Benfica portugués, el Pescara italiano y el Ugra ruso.